Maduro prepara uso del ejército para acabar con manifestaciones

El diario de EU Nuevo Herald reveló que el presidente Nicolás Maduro pretende imponer el toque de queda y utilizar al Ejército en las calles para poner fin a las protestas en su contra

COMPARTIR 
15/03/2014 05:30 Redacción

CIUDAD DE MÉXICO, 15 de marzo.- El gobierno de Nicolás Maduro busca imponer un toque de queda y usar al ejército para reemplazar a una Guardia Nacional ya exhausta en su intento por poner fin a más de cinco semanas de protestas, pero algunos militares resisten la propuesta por el riesgo de que catapulte a Venezuela a una espiral de violencia, dijeron fuentes familiarizadas con la situación al Nuevo Herald.

Algunos militares se oponen a ésa medida, pues creen que aumentaría la violencia.

El proyecto, que también contempla la suspensión de las garantías constitucionales, se discute ante las señales de que la Guardia Nacional Bolivariana ya no es suficiente para contener las manifestaciones que sacuden al país desde inicios de febrero.

Las protestas contra el gobierno de Maduro han dejado un saldo de al menos 28 muertos, más de 300 heridos y más de mil 300 detenidos, incluido el líder opositor Leopoldo López.

Pero la Guardia Nacional, que conjuntamente con los grupos paramilitares ha sido la encargada de enfrentar a los manifestantes, requiere de relevo, dijo una fuente al Nuevo Herald bajo condición de anonimato.

La Guardia Nacional ya no da más. Están pensando (la cúpula chavista presidida por Maduro) en sacar al ejército, decretar un toque de queda y suspender las garantías, pero no han podido hacerlo porque no han conseguido el apoyo total militar”, afirmó la fuente, quien se mantiene en contacto con oficiales venezolanos.

Refuerzan operativos

El gobierno de Venezuela amplió ayer los operativos contra manifestantes radicales, mientras endureció el tono contra Washington y acusó al secretario de Estado estadunidense, John Kerry, de “asesino del pueblo venezolano” por alentar las protestas.

El ministro del Interior y Justicia, Miguel Rodríguez Torres, informó que se han multiplicado los decomisos de pertrechos que según él son utilizados por manifestantes radicales y que fueron presentados en la televisión estatal.

Los operativos ordenados por el presidente Maduro, consistentes en una mayor presencia policial, detención de radicales y decomisos, se han centrado principalmente en Caracas, la ciudad de San Cristóbal (oeste), cuna de las protestas, y Valencia, localizada a 160 kilómetros y donde el pasado miércoles dos civiles y un guardia nacional murieron por impacto de bala en tres hechos distintos.

Venezuela vive desde el 4 de febrero una ola de protestas opositoras iniciadas por estudiantes de San Cristóbal. Al reclamo inicial de la inseguridad, se ha sumado la condena contra la inflación de 56%, la escasez de alimentos y productos básicos, la liberación de presos políticos y la represión de los cuerpos de seguridad.

“Lo denunciamos a usted como asesino del pueblo venezolano señor Kerry. Cada vez que estamos a punto de aislar y reducir a los violentos, sale a declarar Kerry e inmediatamente se activan las guarimbas —barricadas en llamas— en los principales focos de violencia”, afirmó Elías Jaua, canciller venezolano.

EU presenta iniciativa sobre crisis

Legisladores estadunidenses presentaron ayer una iniciativa de ley para reducir las importaciones de petróleo de Venezuela, como medida de castigo por la posible violación de los derechos humanos en ese país en crisis.

La iniciativa, copatrocinada por ocho representantes demócratas y republicanos, fue introducida en la Cámara de Representantes por la republicana por Florida, Ileana Ros-Lehtinen.

El proyecto se sumó al que fue presentado el jueves en el Senado, en lo que constituye un aumento de las acciones para presionar al gobierno del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.

Mientras que Maduro señaló que se han movilizado más de 20 mil agentes de la Guardia y la Policía Nacional para contener más de 500 eventos violentos desde hace un mes, y dijo que todos los muertos son de la “violencia guarimbera” (de las barricadas y disturbios).

Informó que han sido detenidas mil 529 personas desde el pasado 12 de febrero.

 

Amenaza a aerolíneas

Las aerolíneas que cierren operaciones en Venezuela no podrán volver a operar en el país mientras haya un gobierno chavista, advirtió ayer el presidente Nicolás Maduro a raíz de las cancelaciones de rutas anunciadas por compañías aéreas que reclaman al gobierno una deuda en dólares.

Aerolínea que reduzca (operaciones), tomaré medidas severas. Aerolínea que se vaya del país no vuelve mientras nosotros seamos gobierno tendrán que derrocarnos (...) porque eso forma parte de esa guerra que le quieren hacer a Venezuela”, dijo Maduro en una rueda de prensa.

Reducir o cancelar operaciones “forma parte de esa guerra (económica) que le quieren hacer a Venezuela. Tendremos nosotros fuerza para sustituirlos, para eso tenemos nosotros a la nueva Conviasa (aerolínea del Estado venezolano)”, agregó el mandatario.

El miércoles, Tony Tyler, director general de la Asociación Internacional de Transporte Aéreo (IATA), con sede en Ginebra, aseguró que el gobierno venezolano adeuda a compañías un total de tres mil 700 millones de dólares y advirtió que “las compañías no podrán sostener las operaciones de manera indefinida si no se les paga”.

Maduro también informó que Venezuela pagará “hasta el último céntimo” su millonaria deuda con empresas de Panamá.

Maduro aseguró que su gobierno negocia directamente con compañías tras la ruptura diplomática con el gobierno panameño.

Vamos a pagar todas las obligaciones surgidas por las relaciones comerciales con empresas radicadas en Panamá, hasta el último céntimo”, afirmó el Presidente, tras ser interrogado sobre los reclamos de empresarios panameños para que se cubra un adeudo estimado en unos dos mil millones de dólares.

Mientras que las barricadas que desde hace semanas pueblan el venezolano estado Táchira en protesta contra el ejecutivo van más allá de las calles y se han instalado en las posturas de los actores políticos, enfrentados e incapaces de ponerse de acuerdo para salir de la crisis que afecta al país.

Líderes de gobierno, oposición y estudiantes invocan una llamada al diálogo.

Relacionadas

Comentarios