Luto y dolor por víctimas de 11-M

Una misa presidida por los reyes encabezó el homenaje a las víctimas de los atentados terroristas de 2004

COMPARTIR 
11/03/2014 23:25 DPA, EFE y AP / Fotos: Reuters

MADRID, 12 de marzo.– Un homenaje ciudadano a los muertos en la estación de tren de El Pozo puso ayer el broche final a una jornada de lágrimas, dolor y recuerdos hacia las víctimas de los atentados del 11-M, de los que se cumplieron diez años.

El día arrancó con una misa en la catedral de la Almudena de Madrid, a la que por primera vez en siete años acudieron unidas las máximas representantes de las asociaciones de víctimas del terrorismo, tras una década de desencuentros.

La ceremonia religiosa fue presidida por los reyes de España y a ella asistieron representantes de las altas instituciones españolas y partidos políticos. No estuvieron ni el conservador José María Aznar, jefe del Ejecutivo en el momento de los atentados, ni el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, que ascendió al poder tres días después al ganar las elecciones generales.

Las diez bombas que aquel día explotaron en cuatro trenes suburbanos de Madrid mataron a 191 personas, hirieron a más de mil 800, pero también abrieron una brecha en la sociedad española por las distintas versiones sobre su autoría.

La sentencia de la Justicia española determinó en 2007 que el atentado fue obra de un grupo yihadista, pero algunos sectores y medios afines a la derecha y al Partido Popular (PP) de Aznar y Rajoy apuntaron durante años al grupo armado vasco ETA e incluso al Partido Socialista Obrero Español (PSOE), aludiendo a su victoria electoral.

Abandonan suposiciones 

El partido gobernante en España marcó distancia con dicha teoría, denominada “teoría de la conspiración”. Diez años después, en esta efeméride especial, políticos y víctimas decidieron hacer un esfuerzo y dejar a un lado sus diferencias para rendir tributo a las víctimas.

Lo hemos celebrado todos unidos y creo que eso es muy reconfortante y muy positivo”, dijo el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, tras asistir al funeral de Estado.

Tras la celebración religiosa, los dos colectivos mayoritarios de víctimas oficiaron de forma separada sus respectivos homenajes.

La Asociación de Víctimas del Terrorismo, presidida por Ángeles Pedraza, lo hizo en el llamado Bosque del Recuerdo, un área en la que 191 árboles recuerdan a cada uno de los fallecidos.

La Asociación 11-M Afectados por el Terrorismo, representada por Pilar Manjón, a la entrada de Atocha, donde explotaron las primeras bombas en la fría mañana de aquel 11 de marzo de 2004.

Ambas enterraron el hacha de guerra y reivindicaron de forma conjunta la unidad de las víctimas, tras años de reproches y distanciamiento.

Quiero contaros cómo duele el alma y el corazón cada minuto por la pérdida de mi hija. Quizá entendiendo cómo nos sentimos, podáis entender nuestras reivindicaciones”, dijo Pedraza, dirigiéndose a políticos y ciudadanos como “madre”, tras perder hace diez años a su hija de 25 años.

Les agradezco de corazón que no hayan bajado de los trenes porque hoy es un día para la memoria”, dijo Manjón.

Comentarios

Lo que pasa en la red