Crimea avanza hacia su unión con Rusia; Moscú condiciona diálogo

Las autodefensas de la región autónoma ucraniana toman el control de nuevas posiciones estratégicas; Rusia pide que se le deje de acusar de ser parte del conflicto

COMPARTIR 
08/03/2014 10:26 EFE / Fotos: AP y Reuters

SIMFEROPOL, 8 de marzo.- Crimea se prepara a marchas forzadas para el referéndum del día 16 sobre su reunificación con Rusia sin encontrar apenas resistencia de Ucrania, que en las últimas 24 horas ha perdido nuevas posiciones estratégicas ante las llamadas autodefensas de la rebelde autonomía ucraniana.

El Servicio de Guardafronteras de Ucrania (SGU) reconoció hoy que un centenar de soldados rusos y unos 50 miembros armados de las autodefensas hicieron retroceder a los efectivos ucranianos en el puesto fronterizo 'Crimea' para permitir la entrada de dos columnas de vehículos militares en territorio de la autonomía.

Más de 30 camiones militares sin matrículas de identificación y un carro de transporte blindado entraron en territorio ucraniano desde la vecina Rusia a través de la frontera marítima en el estrecho de Kerch, al este de la península de Crimea, según el SGU.

Los guardafronteras ucranianos aseguran en un comunicado que los vehículos militares llegan al puerto de Kerch a bordo de navíos de guerra de la Flota rusa del Mar Negro, acuartelada en Sebastopol, en el otro extremo de Crimea.

En Simferopol, capital de la autonomía, un centenar de hombres armados con fusiles de asalto, que se identificaron como miembros de las autodefensas de Crimea, tomaron por la fuerza el comisariado militar de las Fuerzas Armadas de Ucrania.

Equipados con chalecos antibalas y transmisores de radio, han colocado tiradores con fusiles de asalto en las plantas del edificio y han dejado entrar en el territorio del comisariado tres autobuses con militares, presuntamente rusos, explicó a una televisión local el portavoz del Ministerio de Defensa ucraniano, Vladislav Selezniov.

El SGU también denunció que tropas rusas asaltaron esta madrugada uno de sus puestos de vigilancia en Crimea y echaron a los guardafronteras a sus familias a la calle.

Y mientas hombres armados sin distintivos, identificados por Kiev como tropas rusas, se hacen con el control de los últimos reductos donde resisten los ucranianos, el Gobierno de Ucrania pidió hoy la participación de observadores internacionales en un referéndum que ha calificado de ilegal.

El ministro interino de Asuntos Exteriores de Ucrania, Andrei Deschitsa, manifestó en Kiev su esperanza de que la situación pueda ser resuelta de mutuo acuerdo.

En Simferopol, donde reinan hoy la calma y el ambiente festivo del Día Internacional de la Mujer trabajadora, las autodefensas de Crimea juraron lealtad al pueblo crimeo en una ceremonia presidida por Serguéi Axinov, primer ministro del autoproclamado Gobierno crimeo.

Las sedes del Gobierno y el Parlamento regional crimeos, con sede en Sebastopol, ya no están custodiadas por hombres armados y uniformados.

Pero no todos están contentos en Crimea con la perspectiva, cada vez más probable, de volver al redil de la 'Madre Rusia'.

Algunos miembros de la minoría tártara en Crimea, cuyos líderes han llamado al boicot del referéndum por considerarlo ilegal, temen persecuciones y purgas si gana el sí a la reunificación con Rusia, a la que perteneció esta república hasta 1954.

Rusia condiciona diálogo

Rusia insistió hoy en negar legitimidad a las nuevas autoridades de Kiev y dejó abierta la puerta al diálogo con Occidente sobre Ucrania, a condición de que la comunidad internacional deje de acusar a Moscú de ser parte en el conflicto de ese país.

Cuando nos instan a trabajar directamente con los actuales dirigentes de la Rada Suprema (Cámara de diputados) de Ucrania para solucionar la crisis ucraniana y en general entablar con ellos un diálogo estratégico, lo que hacen es reemplazar los conceptos", dijo el ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, en rueda de prensa.

Sin embargo, estamos dispuestos a conversar (con Occidente), a condición de que sea un diálogo justo, como socios, sin que haya intentos de presentarnos como si fuéramos incluso parte del conflicto", agregó.

El jefe de la diplomacia se refirió así al aluvión de críticas de Occidente sobre la intervención rusa en la rebelde autonomía ucraniana de Crimea, que ha anunciado su intención de adherirse a Rusia y ha convocado un referéndum al respecto para el 16 de marzo.

En cuanto a la negativa de Moscú a negociar con las nuevas autoridades ucranianas, señaló que el así llamado Gobierno interino ucraniano no actúa por propia voluntad y depende de radicales nacionalistas que tomaron el poder a través de una insurrección armada.

Según Lavrov, no existe control sobre el orden público y es el así llamado ultranacionalista 'Sector de Derechas' quien 'manda en casa' a través del terror y la intimidación.

Los ultranacionalistas radicales, además, exigieron la apertura de "los arsenales de armamento de las Fuerzas Armadas de Ucrania y entregarle las armas", según Lavrov.

No sabría cómo calificarlo desde el punto de vista del civismo y la democracia", dijo.

Las declaraciones de Lavrov coincidieron con el anuncio del líder de 'Sector de Derechas', Dmitri Yarosh, uno de los protagonistas de la revolución ucraniana y sobre quien pesa orden de busca y captura emitida por Moscú, de postular a la Presidencia del país.

Lavrov también insistió en la necesidad de investigar los violentos disturbios en Kiev, que se saldaron con un centenar de muertos y casi un millar de heridos y acabaron con el derrocamiento del presidente Viktor Yanukovich.

Sin duda, la investigación debe ser realizada y creo que no será posible dar carpetazo a las últimas informaciones sobre el llamado 'caso de francotiradores'", indicó el jefe de la diplomacia rusa, en alusión a las sospechas de algunos diplomáticos europeos acerca de que los tiradores que actuaron en Kiev pudieron ser contratados por la entonces oposición ucraniana.

Lavrov acusó a las nuevas autoridades de Ucrania de haber incumplido el acuerdo suscrito el 21 de febrero entre la entonces oposición y el ahora depuesto presidente Yanukovich para el arreglo de la crisis en ese país.

Denunció que la oposición no ha cumplido ninguno de los puntos previstos en el acuerdo, entre ellos la formación de un Gobierno de unidad nacional.

Hoy Moscú amenazó con suspender inspecciones internacionales de armamento atómico en su territorio, recogidas por el tratado sobre la reducción de armas nucleares START III firmado entre Rusia y Estados Unidos en abril de 2010 y que contempla que ambos países deben reducir sus ojivas atómicas desplegadas hasta un máximo de 1.550 unidades en un plazo de siete años.

Estamos dispuestos a ese paso en respuesta a las declaraciones del Pentágono sobre la suspensión de la cooperación entre las carteras de Defensa de Rusia y Estados Unidos" por la intervención rusa en Crimea, dijo un alto cargo del Ministerio de Defensa ruso a las agencias locales.

jrr

Comentarios

Lo que pasa en la red