China acusa a musulmanes uigures de matanza en estación de tren; suman 29 muertos

Las autoridades afirman que los agresores provienen de la conflictiva provincia de Xinjiang; al menos 10 individuos perpetraron el ataque en la ciudad de Kunming

COMPARTIR 
02/03/2014 23:35 AP / Fotos: AP y Reuters

KUNMING, 3 de marzo.- Las autoridades chinas prometieron responder con fuerza a la matanza terrorista de Kunming (suroeste), donde murieron el sábado 29 personas a manos, según Pekín, de musulmanes uigures armados con cuchillos provenientes de la provincia de Xinjiang.

Los fallecidos fueron 29 fueron civiles que sufrieron cortaduras; otras 143 personas resultaron heridas.

Los agresores conformaban un grupo de unos 10 individuos, entre éstos al menos dos mujeres, según la policía.

Una mujer fue detenida y la policía continuaba la búsqueda de los demás sospechosos después del ataque en la estación ferroviaria de Kunming, en la provincia de Yunnan, de acuerdo con un despacho de la agencia oficial de noticias Xinhua.

Según la televisora estatal CCTV, de los agresores, una mujer fue muerta y la otra capturada y trasladada a un hospital para atenderla.

Testigos dijeron que los agresores, vestidos de negro, irrumpieron en la estación ferroviaria, y atacaron indiscriminadamente con cuchillos y machetes a las personas en el lugar.

La estudiante Qiao Yunao, de 16 años, esperaba el tren en la estación cuando la gente comenzó a gritar y salir corriendo. Después vio cuando un hombre cortó el cuello a otro, al que causó una gran hemorragia.

Me aterroricé y corrí hacia una tienda de comida rápida; muchas personas corrieron ahí para refugiarse", dijo via Sina Weibo, la red de micromensajes de China.

Vi a dos agresores, ambos hombres, uno con un cuchillo para cortar sandías y otro con un cuchillo para cortar fruta. Ambos corrían y atacaban a quien podían", apuntó.

No están confirmadas las identidades de los agresores, pero las evidencias en el lugar muestran que se trató de un ataque terrorista perpetrado por fuerzas separatistas de Xinjiang, dijo el gobierno municipal citado por Xinhua.

Un fuerte contingente de policías armados efectuaba el domingo patrullajes dentro y en los alrededores de la estación del tren.

La ventanilla de venta de boletos reanudó sus actividades y trabajadores de limpieza desinfectaban con aerosol el lugar.

Una mujer colocó lilas amarillas y otras flores cerca de una estatua de un toro frente a la estación.

Es para expresar nuestras condolencias por las víctimas y para mostrar que no tenemos miedo ante la violencia", dijo la mujer, que se identificó solo por su nombre, Guo.

La región de Xinjiang en el extremo oeste de China es escenario de una persistente rebelión contra el dominio chino por parte de algunos miembros de la población musulmana uigur. El gobierno central ha reaccionado con severas medidas de seguridad.

La mayoría de los ataques atribuidos a separatistas uigures tienen lugar en Xinjiang, donde son frecuentes los enfrentamientos entre los uigures étnicos y miembros de la mayoría étnica han de China.

Sin embargo, el ataque del sábado ocurrió a más de mil kilómetros hacia el sureste, en Yunnan, que no tenía un historial de agitación de este tipo.

jrr

Comentarios

Lo que pasa en la red