Tropas rusas toman el control de Crimea

El mandatario ruso, Vladimir Putin, dijo que la movilización de su ejército es en defensa de los intereses de Moscú

COMPARTIR 
02/03/2014 08:08 AP AFP y EFE/ Foto: AP y Reuters
SIMFEROPOL, Ucrania, 2 de marzo.- El ejército ruso tomó ayer el control de Crimea después de que el Parlamento en Moscú autorizó al presidente Vladimir Putin el uso de fuerzas militares para proteger los intereses de Moscú en Ucrania.

El gobierno recién instalado en Kiev no reaccionó a las acciones de las tropas rusas estacionadas en la estratégica región y más enviadas a la zona, ayudadas por grupos ucranianos pro rusos.

Putin solicitó y rápidamente recibió la aprobación del Parlamento para usar su ejército con el fin de “proteger los intereses de Rusia en toda Ucrania”. Pero mientras las protestas a veces violentas a favor de Rusia estallaban en varias regiones de habla rusa en el este de Ucrania, la atención inmediata de Moscú se centró en Crimea.

Las tensiones se intensificaron cuando el presidente interino de Ucrania, Oleksandr Turchynov, anunció que había ordenado que las fuerzas armadas del país estuvieran en estado de alerta debido a la amenaza de una “agresión potencial”.

En declaraciones a la televisión ucraniana, Turchynov dijo que también ordenó aumentar la seguridad en las plantas electronucleares, aeropuertos y otra infraestructura estratégica.

Ignorando la advertencia hecha el viernes por el presidente estadunidense Barack Obama de que la intervención militar de Rusia tendrá “altos costos”, Putin dio un drástico paso en el conflicto sobre el futuro de Ucrania al evocar los recuerdos de la política arriesgada de la Guerra Fría.

El viernes, Ucrania acusó a Moscú de una “invasión y ocupación militar” en Crimea, una región estratégica donde está la sede de la flota rusa del Mar Negro. El primer ministro de Ucrania, Arsen Yatsenyuk, exhortó a Moscú “a retirar sus tropas y regresarlas a sus bases”, citó la agencia noticiosa Interfax.

“Socios rusos, dejen de provocar resistencia civil y militar en Ucrania”, agregó Yatsenyuk.

La lealtad de la población de 46 millones de habitantes de Ucrania se encuentra dividida entre Rusia y Europa, con gran parte de la región occidental de Ucrania abogando por lazos más estrechos con la Unión Europea (UE) mientras que las regiones en el oriente y el sur buscan el apoyo de Moscú. La mayor parte de la población de Crimea, una región semiautónoma que Rusia cedió a Ucrania en la década de 1950, habla ruso.

La solicitud de Putin se refirió vagamente al “territorio de Ucrania” en lugar de hablar específicamente de Crimea, aumentando la posibilidad de que Moscú pudiera usar la fuerza militar en otras provincias de habla rusa en el este y el sur de Ucrania, donde muchos se oponen a las nuevas autoridades de Kiev.

Decisión por unanimidad

El voto unánime del Parlamento se produjo mientras estallaban manifestaciones a favor de Rusia en las principales ciudades del este y el sur de Ucrania, donde los manifestantes hicieron ondear banderas rusas y golpearon a los simpatizantes del nuevo gobierno ucraniano.

Ésta es la más reciente escalada luego de que un movimiento de protesta encaminado a que Ucrania estreche sus lazos con la Unión Europea en detrimento de Rusia provocó la semana pasada la caída de Víktor Yanukóvich, el presidente pro ruso.

El primer ministro de Crimea, Sergei Aksenov, declaró que las fuerzas armadas, la policía, el servicio de seguridad nacional y los guardias fronterizos responderán únicamente a sus órdenes.

Crimea se convirtió en parte de Ucrania en 1954, cuando el gobernante soviético Nikita Kruschov transfirió la jurisdicción desde Rusia, una medida que fue un mero formalismo cuando tanto Rusia como Ucrania eran parte de la Unión Soviética. Con el derrumbe de la URSS en 1991, la región quedó dentro de la Ucrania independiente.

Rusia ha adoptado una postura de confrontación hacia su vecino del sur después de que Yanukóvich huyó del país. El exmandatario fue destituido por el Parlamento después de semanas de protestas que desembocaron en un estallido de violencia que dejó más de 80 muertos.

Los manifestantes buscaban su dimisión después de que desistió de firmar un acuerdo de acercamiento con la UE.

Relacionadas

Comentarios