Negocian el fin de la represión en Ucrania

Van 75 muertos por los enfrentamientos. Ministros de la Unión Europea presionan al Presidente para que renuncie y convoque a elecciones

COMPARTIR 
21/02/2014 07:22 Reuters, AP, AFP, EFE y DPA

KIEV, 21 de febrero.– Delegados de la Unión Europea intentaban negociar un acuerdo político en Ucrania, luego de que los enfrentamientos armados de ayer entre la policía y los manifestantes opositores al gobierno elevaran a 75 el número de muertos, en la peor ola de violencia de la historia del país desde tiempos soviéticos.               

Tres horas de luchas encarnizadas en la Plaza de la Independencia de Kiev, que finalmente volvió a ser ocupada por los manifestantes, dejaron los cuerpos de más de 20 civiles tirados en el suelo, a poca distancia del lugar donde el presidente Viktor Yanukovich se reunía con delegados de la Unión Europea.

Los ministros de Relaciones Exteriores de Alemania, Francia y Polonia se embarcaron en una “difícil noche de negociaciones” con el mandatario y la oposición, dijeron funcionarios de la UE que esperaban que un plan para instalar un gobierno interino y llamar a elecciones anticipadas diera paso a una distensión de las hostilidades.

El ministro de Francia, Laurent Fabius, dijo que todavía no había acuerdo sobre una hoja de ruta propuesta para terminar con el caos, que empezó a gestarse en noviembre después de que Yanukovich abandonó una oferta de un acuerdo comercial con la Unión Europea y prefirió estrechar lazos con Rusia.

“No hay acuerdo por ahora, las negociaciones están muy difíciles y estamos trabajando para llegar a una solución pacífica”, dijo el ministro galo.

El plan de la UE “ofrece la oportunidad de terminar con la violencia”, dijo el primer ministro polaco, Donald Tusk, en Varsovia, y agregó que Yanukovich estaría dispuesto a convocar a elecciones anticipadas parlamentarias y presidenciales, la última de las cuales generaría mayor resistencia del  mandatario.

Los tres funcionarios, que extendieron su estadía en Kiev hasta el viernes, han estado negociando con el gobierno y la oposición ucraniana desde ayer por la mañana.

“Tenemos que buscar todas las formas para ver cómo encontrar una manera de instalar un nuevo gobierno en Kiev, pensar en unas elecciones y ver una forma de terminar con la violencia, pero en este momento no hay una solución”, declaró Fabius.

El trío de ministros de Relaciones Exteriores se reunió con Yanukovich y la oposición después de que sus colegas de la Unión Europea en Bruselas anunciaron sanciones contra quienes resulten responsables de la violencia en Ucrania y amenazaron con tomar más medidas.

“Tomamos la decisión de actuar muy rápidamente para cancelar los visados y congelar los haberes de quienes están manchados de sangre”, anunció la ministra italiana, Emma Bonino.

Estados Unidos había anunciado que no dará visas a 20 funcionarios ucranianos a los que acusa de la represión policial. Canadá también prohibió a esos funcionarios viajar a ese país.

Hablan Obama, Merkel y Putin

En un esfuerzo diplomático, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, conversó sobre la crisis con la canciller alemana, Angela Merkel, quien a su vez discutió con el mandatario de Rusia, Vladimir Putin.

Putin “resaltó la importancia crítica de un fin inmediato al derramamiento de sangre, la necesidad de tomar medidas urgentes para estabilizar la situación y reprimir los ataques terroristas y de extremistas”, dijo el Kremlin, compartiendo la postura deKiev de que se estaría enfrentando a un golpe de Estado.

La Casa Blanca dijo que Obama y Merkel acordaron que era “crucial” que los líderes de Estados Unidos y la Unión Europea “se mantengan en contacto en los próximos días sobre medidas que podrían tomarse para buscar un fin de la violencia y una solución política que esté en el mejor de los intereses del pueblo ucraniano”.

 

Parlamento ordena repliegue

El Parlamento de Ucrania, conocido como Rada Suprema, prohibió ayer la operación antiterrorista anunciada el miércoles por los servicios secretos y dirigida contra manifestantes radicales que tomaron edificios oficiales.

El documento aprobado obliga a las fuerzas del Ministerio de Interior a desbloquear las vías de comunicaciones, las calles y las plazas de Kiev, algo que en la práctica significaría el fin de la violencia por retirada de uno de los bandos que protagoniza los enfrentamientos en la capital ucraniana.

Poco antes, el Ministerio había informado que la policía antimotines había sido reforzada con armas de combate para tratar de recuperar el control por las violentas protestas.

Lo anterior, debido a que los opositores habían retenido a 67 policías. “Para liberar a los rehenes, la policía tiene derecho a usar sus armas”, dijo el Ministerio en un comunicado publicado en su página web.

La policía antidisturbios fue captada ayer mientras disparaba contra los manifestantes desde el techo de un edificio en dirección a la plaza central.

Los manifestantes lanzaron bombas molotov y piedras contra las fuerzas de seguridad para replegarlas, lo que finalmente lograron.

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios