Reportan al menos a 70 muertos por protestas en Ucrania

El ministerio del Interior ucraniano autorizó el uso de armas de fuego y antimotines para contener las manifestaciones

COMPARTIR 
20/02/2014 14:01 AP
KIEV, 20 de febrero.- Por lo menos 70 personas murieron este jueves y cientos quedaron heridos en la convulsionada capital de Ucrania cuando los manifestantes de oposición avanzaron ante la policía arrojando bombas incendiarias y francotiradores del gobierno respondieron a balazos, dijo el jefe de los socorristas médicos que atienden a los manifestantes.
Las fuerzas armadas ucranianas están autorizadas para usar armas antidisturbios y armas de fuego en el cumplimiento del deber.
 
Un video de la televisión ucraniana mostró escenas de manifestantes abatidos por los disparos quedaban tendidos en el pavimento mientras sus camaradas corrían a ayudarles. Intentando protegerse con escudos, equipos de manifestantes retiraron cadáveres en trozos de plástico o planchas de madera.
 
El doctor Oleh Musiy dijo que la cifra de 70 muertos podría ser aún mayor.
 
No hubo forma de corroborar esta cifra en forma independiente. Horas antes, un periodista contó 21 cadáveres en la plaza central de Kiev.
 
En tanto el ministerio del Interior autorizó la tarde de hoy el uso de armas de fuego para contener las violentas manifestaciones de las últimas.
 
Una de las heridas, la voluntaria médica Olesya Zhukovskaya, envió un mensaje por Twitter — "me estoy muriendo" — tras recibir un disparo en el cuello. Musiy dijo que se encuentra grave tras ser operada.
 
También se vio a opositores que habían capturado a policías en el enorme campamento de protesta en el centro de Kiev. El ministerio del Interior dijo que 67 policías fueron capturados. Un legislador de la oposición dijo que eran retenidos en la ocupada municipalidad de Kiev.
 
El jueves ha sido el día más cruento hasta ahora en el campamento de la Plaza Independencia de Kiev, la llamada Maidán. 
 
El presidente Viktor Yanukovich y los manifestantes de oposición que exigen su renuncia están enfrascados en una batalla épica por la identidad de Ucrania, una nación de 46 millones de habitantes dividida en su lealtad entre Rusia y Occidente. Parte de la nación —mayormente en las ciudades occidentales— se ha rebelado abiertamente contra el gobierno central, mientras muchos en el este favorecen lazos firmes con Rusia, el antiguo gobernante soviético.
 
El derramamiento de sangre parece indicar que el caos que envuelve a Ucrania escapa al control tanto de Yanukovich, como de los líderes de la oposición. Además, ninguno de los dos bandos parece dispuesto a hacer concesiones. La oposición insiste en la renuncia del presidente ucraniano y elecciones anticipadas, y el presidente al parecer está dispuesto a luchar hasta el fin.
 
Un médico de los manifestantes, Andriy Huk, dijo que 12 activistas murieron. Además, tres policías murieron el jueves y 28 sufrieron heridas de bala, dijo el vocero del ministerio del interior Serhiy Burlakov.
 
La tregua anunciada el miércoles por la noche pareció tener poca credibilidad entre los manifestantes en su campamento en la Plaza de la Independencia. 
 
Uno de sus comandantes, Oleh Mykniuk, dijo  que aun después de la tregua los manifestantes seguían lanzando bombas incendiarias contra la policía antimotines. Al salir el sol los policías retrocedieron, los manifestantes los siguieron y la policía les empezó a disparar, afirmó.
 
El ministerio del Interior advirtió a los residentes de Kiev que se mantuvieran dentro de sus casas el jueves debido al "tono agresivo y armado del pueblo".
 
Yanukovich afirmó el jueves que la policía no estaba armada y que "se están tomando todas las medidas para poner fin al derramamiento de sangre y el enfrentamiento". El ministerio del Interior autorizó más tarde el uso de armas de fuego para contener las violentas manifestaciones de las últimas.
 
En una declaración difundida en su página Web, la dependencia informó que las fuerzas armadas ucranianas están autorizadas para usar armas antidisturbios y armas de fuego en el cumplimiento del deber, según un reporte de la agencia informativa Interfax-Ukraine.
 
En virtud del artículo 20 del servicio interno de las Fuerzas Armadas de Ucrania, los militares tienen el derecho de aplicar medidas de influencia física, y transportar, almacenar y utilizar armas antimotines y armas de fuego en el cumplimiento de su deber", subrayó el ministerio.
 
La declaración se divulgó luego de que el ministro ucraniano del Interior, Vitali Zajarchenko, ordenó este jueves la entrega de armas a la Policía para poner fin a los disturbios desatados este jueves, tras romperse la tregua.
 
"En el marco de las acciones del Centro Antiterrorista estamos firmando las correspondientes decretos: a las fuerzas de seguridad se les han entregado armas de combate", afirmó Zajarchenko en un mensaje a la nación, difundido por la radio y la televisión de Ucrania.
 
En su mensaje, el ministro, cuya destitución es reclamada por la oposición por el uso excesivo de la fuerza para contener a los manifestantes, confirmó la rotura de la tregua y el reinició de los enfrentamientos entre policías y “extremistas” ultranacionalistas.
 
"Los delincuentes destruyen todo a su alrededor, toman edificios oficiales y tiendas, prenden fuego a automóviles y viviendas. Los líderes del grupo Sector de Derechas llama a la gente a alzarse en armas y ocupar las estructuras estatales", subrayó.
 
Zajarchenko dijó que algunos de los manifestantes, a los que calificó de criminales, secuestraron a 67 policías, cuya suerte se desconoce y advirtió de que “las fuerzas de seguridad tienen derecho a emplear todos los medios que permite la ley, incluidas las armas, para su liberación".
 
"El Ministerio del Interior exige a los extremistas que entreguen voluntariamente sus armas y retornen al marco de la protesta pacífica", indicó el funcionario ucraniano, ante la violencia registrada este jueves y que ha cobrado la vida de al menos 70 personas. 
 
kgb 

Comentarios

Lo que pasa en la red