El Papa analiza el futuro del banco del Vaticano

La comisión encargada de investigar a la institución financiera entregó un amplio informe sobre la situación acutal y pasada del banco

COMPARTIR 
18/02/2014 23:25 Reuters
El pontífice no ha descartado cerrar el banco si no puede reformarlo.
El pontífice no ha descartado cerrar el banco si no puede reformarlo.
CIUDAD DEL VATICANO, 19 de febrero.- Una comisión que investiga al banco del Vaticano informó este martes sus conclusiones al Papa Francisco y a los principales cardenales, antes de que el pontífice decida qué hacer con la institución que ha avergonzado durante décadas a la Santa Sede.
El pontífice no ha descartado cerrar el banco si no puede reformarlo. 
La comisión, que el propio Papa creó en junio, brindó a Francisco y a su consejo de ocho cardenales de todo el mundo un resumen de tres horas.
 
Después, el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, dijo que no se había tomado ninguna decisión sobre el futuro del banco.
 
Lombardi añadió que la comisión dio un "amplio y detallado" informe sobre la situación actual y pasada del banco, y que ofreció "varias indicaciones posibles" sobre su futuro.
 
"Estamos esperando las indicaciones del Papa", dijo el portavoz sin dar detalles.
 
El pontífice no ha descartado cerrar el banco si no puede reformarlo y ha dicho que quiere que el Vaticano se adhiera a los estándares internacionales de transparencia financiera.
 
Ha habido sugerencias de que pueda crearse un nuevo ministerio del Vaticano para lidiar con los asuntos financieros, que ahora son responsabilidad del banco y de otros departamentos.
 
Los ochos cardenales de Italia, Chile, India, Alemania, República Democrática del Congo, Estados Unidos, Australia y Honduras asesoran a Francisco sobre cómo reformar la Curia, la administración central del Vaticano, a menudo disfuncional.
 
El banco, conocido oficialmente como el Instituto para las Obras de Religión (IOR), ha sido objeto de escándalos varias veces en las últimas décadas.
 
Los bancos italianos dejaron de tratar con la entidad financiera del Vaticano en 2010, después de que el Banco de Italia les solicitara contar con un estricto criterio contra el lavado de dinero.
 
Cargos por lavado de dinero 
 
En 2010, magistrados de Roma que investigaban el posible blanqueo de capitales congelaron 23 millones de euros del IOR en dos bancos italianos. El IOR dijo que sólo había transferido sus propios fondos entre cuentas de otros países.
 
El dinero fue desbloqueado, pero la investigación continúa.
 
El presidente de IOR, Ernst von Freyberg, un alemán contratado el año pasado, ha encabezado un amplio programa de reformas en el banco, que sirve a instituciones católicas, clérigos, empleados o antiguos empleados de la Ciudad del Vaticano, y las embajadas y diplomáticos acreditados en la Santa Sede.
 
El IOR ha cerrado cuentas de personas o instituciones que estén fuera de esas categorías.
 
El mes pasado, un comité de vigilancia del Consejo de Europa llamado Moneyval dio al Vaticano y a sus reguladores financieros una evaluación positiva, pero instó a que haya más controles en el IOR.
 
El banco del Vaticano volvió a ser centro de atención el mes pasado cuando monseñor Nunzio Scarano, un ex prelado de la Santa Sede enjuiciado por una supuesta trama para llevar de contrabando 20 millones de euros a Italia, fue acusado de lavar millones a través del IOR.
 
Los dos principales funcionarios del IOR dimitieron en julio, varios días después de que Scarano fuera detenido por primera vez. Desde entonces, las relaciones entre el Vaticano y los magistrados italianos, que a menudo han sido espinosas en el pasado, han mejorado sustancialmente.
 
Los investigadores italianos han agradecido al Vaticano por "colaborar plenamente" con el caso de Scarano.
 
El Papa tiene por delante una semana llena de reuniones sobre esta reforma con responsables de la Iglesia que están en Roma con motivo de unas ceremonias que se llevarán a cabo el sábado y en las que nombrará a 19 cardenales nuevos alrededor del mundo.
 
kgb 

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red