Hombre etíope secuestra avión para pedir asilo político en Suiza

Fungía como copiloto, aprovecha una salida del piloto para tomar el avión, que se dirigía a Roma, y lo lleva a Ginebra; se entregó a la policía y los pasajeros nunca advirtieron el suceso

COMPARTIR 
17/02/2014 07:35 EFE / Fotos: AP y Reuters

GINEBRA, 15 de febrero.- Un ciudadano etíope de 30 años secuestró hoy un avión de Ethiopian Airlines que realizaba el trayecto de Addis Abeba a Roma, para hacerlo aterrizar en el aeropuerto de Ginebra y pedir a las autoridades suizas asilo político.

El autor del secuestro, que no iba armado, se entregó inmediatamente a la policía al llegar a Ginebra, ciudad a la que se dirigió con la intención de solicitar asilo porque considera que su vida corre peligro en su país, informó en rueda de prensa el portavoz de la Policía de Ginebra, Eric Grandjean.

El secuestrador, que era el copiloto de ese vuelo ET-702, aprovechó un momento en el que el piloto salió al servicio para encerrarse en la cabina de mandos y tomar el control del aparato, según el relato de los hechos ofrecido por el portavoz policial en una rueda de prensa en el mismo aeropuerto pocas horas después del suceso.

Una vez se quedó solo al mando de avión, en torno a las 3.00 GMT el copiloto se puso en contacto con la torre de control del aeropuerto de Ginebra para pedir permiso para aterrizar en él alegando problemas técnicos; aunque media hora después, él mismo activó la alerta de secuestro, cuando el aparato sobrevolaba el sur de Italia.

193 pasajeros viajaban en la aeronave.

A las 6.02 hora local (5.02 GMT), el avión tomaba tierra en la pista cinco del aeropuerto ginebrino rodeado de aviones militares y cuerpos de elite, una operación para la que se desplegaron casi 200 efectivos entre policías, militares y otros agentes.

Diez minutos después del aterrizaje, el copiloto salió del avión por una ventana de la cabina ayudado de una cuerda y se dirigió hacia el primer agente de policía que vio, ante el que se identificó como responsable de lo ocurrido.

El copiloto salió del avión, por su propia iniciativa, y corrió hacia el primer policía que vio para comunicarle lo sucedido y su intención de solicitar asilo en Suiza", relató el portavoz.

Las autoridades suizas desplegaron un amplio dispositivo de seguridad ya que antes de que el secuestrador se entregara y relatara lo sucedido, las hipótesis apuntaban a un secuestro por parte de un grupo de piratas de ese Boeing 767.

Hasta 20 años de cárcel

El asaltante, que no iba armado ni tenía intención de herir a nadie, está en estos momentos siendo interrogado por la Policía y, en un plazo de 24 horas desde su detención, pasará a disposición judicial.

El fiscal de Ginebra que asumirá el caso, Olivier Jordot, avanzó que el asaltante no será transferido a su país natal, sino que será juzgado en Suiza, donde podría ser condenado a una pena de hasta 20 años de cárcel por secuestro y toma de rehenes.

El fiscal aclaró que el Código Penal suizo no incluye el delito de piratería, pero que aún así, el secuestrador se enfrentará a una de las penas más duras.

Según Jordor, es poco probable que el copiloto, nacido en Etiopía en 1983, obtenga el asilo político que demanda ya que ha cometido un delito muy grave para solicitarlo.

No obstante, matizó que, según sus primeras impresiones, el asaltante responde más al perfil de una persona desesperada que al de un criminal.

Pasajeros nunca se enteraron

Los pasajeros del vuelo ET-702 no tuvieron constancia en ningún momento de su condición de rehenes y sólo supieron que algo raro había ocurrido cuando comprobaron que estaban en Ginebra y no en Roma.

Una vez el autor del secuestro fue detenido, las 202 personas que se encontraban en el avión, entre pasajeros y tripulación, sanos y salvos, comenzaron a descender uno a uno del avión por las escaleras convencionales, en torno a las 8.00 hora local (7.00 GMT), precisó el portavoz policial.

La Policía ha recogido testimonios también entre los pasajeros, que recibirán atención médica y psicológica si lo requieren, y se espera que la compañía etíope los traslade a lo largo del día a Roma, o quizá otras ciudades italianas.

Según la televisión estatal de Etiopía, el avión contaba con 193 pasajeros, de los que 140 eran ciudadanos italianos.

jrr

Comentarios

Lo que pasa en la red