Condenan en NY a mexicanos por tráfico sexual y prostitución

Los tres hombres obligaban a las mujeres a prostituirse con entre 10 y 40 hombres al día

COMPARTIR 
07/02/2014 15:12 AP
Los mexicanos empezaron a introducir ilegalmente a las mujeres en Estados Unidos en julio del 2005, señala el expediente del caso.

NUEVA YORK, 7 de febrero.- Dos hermanos mexicanos fueron sentenciados a 18 años de prisión y un tercero a 10 por haber transportado ilegalmente a mujeres desde México a Estados Unidos y haberlas forzado a prostituirse en Nueva York.

La juez Carol Amon impuso las sentencias en la corte federal de Brooklyn contra Benito López Pérez y Anastasio López Pérez, los que pasarán más tiempo en prisión, además de José Gabino Barrientos Pérez, que pasará una década.

La red de tráfico sexual que los hermanos operaban era originaria de Tlaxcala

La red de tráfico sexual que los hermanos operaban era originaria de Tenancingo, Tlaxcala, desde donde otros mexicanos extraditados a Estados Unidos también han sido acusados de operar redes de prostitución.

Aunque los tres mexicanos tienen apellidos que no coinciden, la fiscalía de Nueva York señaló que sí son hermanos.

Según el expediente del caso, los hermanos Pérez están acusados de prostituir al menos a cuatro mujeres. Dos de ellas tenían tan sólo 14 años. Tras mantener relaciones románticas con los acusados y recibir promesas de un buen futuro, fueron obligadas a prostituirse primero en México y después en Estados Unidos.

Nueve años de delitos

Los mexicanos empezaron a introducir ilegalmente a las mujeres en Estados Unidos en julio del 2005, señala el expediente del caso.

La primera víctima fue obligada a prostituirse con un mínimo de 10 a 40 hombres al día hasta que escapó en el 2010. La segunda, introducida ilegalmente en Estados Unidos en el 2008, era forzada a prostituirse con 12 a 15 clientes al día y lo hacía en Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut.

Los mexicanos empezaron a introducir ilegalmente a las mujeres en julio del 2005

En abril del 2006 los acusados introdujeron ilegalmente en el país a la tercera víctima, que era la esposa de Gabino Barrientos-Pérez. Esta pagaba de 700 a mil dólares a la semana a su marido, en ganancias por prostituirse. La cuarta víctima, de 20 años, fue introducida ilegalmente en Estados Unidos por Romero Pérez, después de haber sido forzada a prostituirse durante tres meses en México.

Las jóvenes eran transportadas por conductores a distintas ubicaciones de Nueva York y el dinero que ganaban era enviado a familiares de los acusados en México. Los hermanos también abusaron de ellas sexualmente y las castigaban por no trabajar lo suficiente, asegura el expediente. Amenazaban además con usar la violencia contra los familiares de las víctimas para asegurar que así no se escapasen.

Los hermanos enfrentan hasta 25 cargos, que incluyen tráfico sexual, prostitución interestatal y lavado de dinero.

gak

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios