Tormenta deja un millón de casas sin luz en EU

Cerca de un millón de casas estaban ayer sin servicio de energía eléctrica en varios estados del noreste de Estados Unidos, por la caída de líneas de conducción, que cedieron al peso de la nieve y hielo

COMPARTIR 
07/02/2014 01:20 Notimex y AP
Varias calles y avenidas en Nueva York quedaron intransitables, por lo que tuvieron que quitar la nieve con palas para poder circular. Foto: AP
Varias calles y avenidas en Nueva York quedaron intransitables, por lo que tuvieron que quitar la nieve con palas para poder circular. Foto: AP

WASHINGTON, 7 de febrero.— Cerca de un millón de casas estaban ayer sin servicio de energía eléctrica en varios estados del noreste de Estados Unidos, por la caída de líneas de conducción, que cedieron al peso de la nieve y hielo que se acumularon al paso de la tormenta invernal Nika.

El mayor impacto fue visible en Pensilvania, donde 750 mil hogares se encontraban sin electricidad, con el prospecto de que el servicio sea restablecido hasta el fin de semana en algunas regiones.

La situación forzó al gobernador de ese estado, Tom Corbett, a emitir una declaratoria de emergencia la noche del miércoles, sumándose a sus vecinos de Nueva Jersey y Nueva York, que hicieron lo propio unas horas antes.

La tormenta, que afectó en un punto casi la mitad del territorio estadunidense al generar torrenciales lluvias, nevadas y heladas, provocó caos en algunas partes al forzar el cierre de escuelas y oficinas de gobierno, además de la cancelación y suspensión de miles de vuelos.

PECO, la principal empresa de servicios públicos del sur de Pensilvania, alertó que podría ser hasta el fin de semana cuando se restablezca el servicio para sus más de 431 mil clientes. FirstEnergy estaba reportando casi 49 mil y PPL más de 20 mil.

Otros estados afectados por los apagones provocados por la caída de cables de la red de suministro eléctrico fueron Maryland, Nueva Jersey, Nueva York, Delaware y Connecticut.

“La gente deberá tener paciencia en este momento”, dijo el gobernador Tom Corbett al advertir que un nuevo descenso en las temperaturas durante la noche podría causar más problemas en los caminos.

Una funcionaria de Pensilvania comparó los daños con los que se esperarían de un huracán.

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios