Empleo y seguridad, retos presidenciales en El Salvador

Los ciudadanos acuden hoy a sufragar para decidir entre la continuidad de un gobierno de izquierda o si vuelven a la derecha

COMPARTIR 
02/02/2014 04:02 María Fernanda Navarro

CIUDAD DE MÉXICO, 2 de febrero.- Seguridad y empleo son los principales retos del candidato que resulte ganador en las elecciones presidenciales que hoy se llevan a cabo en El Salvador, consideró Raúl Benítez Manaut, investigador del Centro de Investigaciones sobre América del Norte.

Apenas dos décadas después de que se alcanzaran los acuerdos de paz que pusieron fin a la guerra civil que azotó a ese país durante la década de 1980, cerca de 4.9 millones de salvadoreños están convocados a las urnas en un país que ha alcanzado una democracia estable.

De acuerdo con Guadalupe González, académica mexicana de asuntos internacionales, a pesar de la débil situación económica y la delincuencia que aqueja a ese país “está consolidando un proceso político electoral que en este momento nadie está cuestionando” que, al mismo tiempo permitió la alternancia política con el actual gobierno de izquierda moderada de Mauricio Funes, cuando arribó al poder después de 20 años de gobiernos de derecha.

PROBLEMAS. Los salvadoreños están agobiados por la violencia y las estrecheces económicas.

Si bien hay cinco competidores en esta contienda política la atención se ha concentrado en los siempre antagónicos: Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), integrado por exguerrilleros y civiles que comprenden desde la izquierda radical hasta la moderada; y la Alianza Republicana Nacionalista (ARENA), la cual dominó el escenario político hasta antes de la victoria del actual Presidente.

Las encuestas de intención de votos han estado mostrando un margen apretado entre el candidato del oficialista FMLN, Salvador Sánchez Cerén vicepresidente de la actual administración, y Norman Quijano, exalcalde de San Salvador y abanderado presidencial de Arena, quienes registran un balance de 38.3% y 29% de las intenciones de voto, respectivamente, según datos de la Universidad Tecnológica.

Ante el panorama que brindan los diversos sondeos Benítez aseveró que “seguramente sea necesario recurrir a la segunda vuelta electoral” debido a que la ley salvadoreña exige la mayoría absoluta de votos para que se pronuncie la victoria para alguno de los candidatos.

En entrevista con Excélsior, Benítez, quien anteriormente ha sido observador en elecciones de El Salvador, dijo que la contención de la violencia y el crecimiento económico deberían ser las principales áreas de acción para aquél que encabece el gobierno salvadoreño en el periodo 2014-2019.

“El tema de la política anti pandillas es primordial porque éste es un país que sostiene cifras de aproximadamente 70 homicidios por cada cien mil habitantes, está en la lista de los países más peligrosos del mundo. El otro gran problema de El Salvador es la economía, necesita generar empleos, éste es un país en el que la pobreza es palpable en sus calles y que expulsa mucha de su población al extranjero en busca de empleo”, explicó el también especialista en temas de seguridad y geopolítica en regiones de norte y Centroamérica.

Los candidatos presidenciales del país centroamericano entienden que esa es una de las principales demandas de los salvadoreños e hicieron de estos dos asuntos los temas centrales de sus promesas de campaña.

El exgobernador de San Salvador y candidato de ARENA, hizo de la guerra contra las pandillas una marca personal en la campaña electoral que inició en octubre pasado, con el slogan “Vota por la Seguridad. Vota por Norman” además de que en sus anuncios asegura que hará “todo lo que tenga que hacer para que” El Salvador “quede libre de Maras”.

De hecho el candidato de la derecha ha acusado en diversas ocasiones al gobierno de Mauricio Funes de establecer acuerdos con la Mara Salvatrucha y Barrio 18 –las más peligrosas y numerosas de Centroamérica—, mismas que en 2012 anunciaron una tregua entre ellas a cambio de mejores condiciones en las cárceles y programas de reinserción a integrantes que mostraran buena conducta.

“Si bien la tregua no fue impulsada por el gobierno, sí fue tolerada y apoyada. Y fue un éxito en el año 2013 porque gracias a ella bajaron bastante los índices de homicidios entre estas pandillas”, comentó Benítez.

Por otra parte, Salvador Sánchez Cerén, candidato del oficialista FMLN, enfocó su discurso en la continuidad de programas sociales y brindar seguridad jurídica.

Pese a que este último rebasa a Norman Quijano, a veces hasta por diez puntos, de acuerdo con la mayoría de los sondeos aplicados durante los últimos tres meses, Benítez Manaut apuntó que sólo tiene posibilidad de ser el próximo presidente de El Salvador si obtiene la mayoría absoluta en la primera vuelta electoral.

“En la segunda vuelta va a perder porque los votantes de ARENA y UNIDAD se van a juntar y van a obtener más de 50 por ciento, UNIDAD es una sección de ARENA entonces el votante salvadoreño pues podría estar oscilando en favor de la derecha en un 60 por ciento”, consideró el investigador.

De acuerdo con un análisis del Council on Hemispheric Affairs (COHA) el retorno de ARENA al poder ejecutivo provocaría cambio de dirección en la política nacional y regional: “no hay duda, basado en la plataforma y la dirección del partido, que una victoria de ARENA se expandiría la privatización de los servicios públicos y se abriría el país a las políticas de libre comercio no regulados que caracterizaron la estrategia económica de 1989 a 2009”.

En este mismo análisis el COHA consideró que pese a que el FMLN se ha centrado la inversión pública en los sectores más marginados de la población “desde sus raíces socialistas revolucionarias en los años 70 y 80 ha virado hasta el centro y no ha sido inmune a las presiones de ajustes a los esfuerzos de Washington para rehabilitar la agenda neoliberal de las Américas”.

Queda entonces en manos de los salvadoreños la definición del mapa económico, social y político que se delineará los próximos cinco años.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red