J.J Rendón comprueba mentiras del Presidente salvadoreño Mauricio Funes

El estratega político y publicista envía una carta refutando ciertos señalamientos vertidos por el mandatario centroamericano

COMPARTIR 
02/02/2014 00:26 Redacción
Juan José Rendon Delgado, publicista. Foto: Especial

MIAMI, 2 de febrero.- Luego de haber demandado por 100 millones de dólares al presidente salvadoreño Mauricio Funes por el delito de difamación, el estratega político y publicista venezolano Juan José Rendón Delgado, hizo públicas sus declaraciones en las que demuestra las mentiras del mandatario centroamericano.

Señaló que el documento forjado "que usted muestra es una solicitud burda, sin sustento ni basamento jurídico alguno, de un fiscal acomodado al régimen de persecuciones políticas de Venezuela, que traslada un caso inexistente en Panamá y lo hace espuriamente en una corte Venezolana"

Con respecto a la denuncia declinada, dijo que Mauricio Fuste pudo verificar la información a través de sus autoridades, pero no lo hizo por actuar "de manera alevosa y tendenciosa buscando afectar el proceso electoral de manera irresponsable", y aseguró que esto es "un acto de desesperación enmarcada en su insólita, descarada, invasiva y evidente intervención en el proceso electoral en curso, siguiendo el buen ejemplo de los abusos de su camarada Nicolás Maduro en Venezuela".

J.J. Rendón prosigue y niega que la Interpol lo busque por delito alguno. "La fiscalía Venezolana no agotó las instancias para localizarme y usa esta excusa para perseguirme por una causa que no existe en Panamá, siendo esto un exabrupto jurídico en una pretendida extralimitación de las funciones de Interpol, usándola como mandadero y notificador de denuncias".

Finalmente el consultor político y uno de los  personajes más influyentes en Latinoamérica aseveró que es un demócrata.  "Y donde vea que hay violación a los derechos humanos como los que usted comete me plantaré y llegaré hasta las últimas consecuencia"

Rendón Delgado acusó en días pasados a Funes Cartagena de haberlo difamado con las "falsedades" que habría dicho durante una conferencia de prensa y entrevista que dio el mandatario salvadoreño el 30 de enero pasado.

El documento que sostiene la demanda fue presentado a la Corte del Onceavo Distrito Judicial de Miami-Dade por el bufete Choi & Menezes, LLP, con domicilio en esa ciudad estadounidense. El número del caso es 14-002756 CA 01 y fue aceptado por ese tribunal, según los defensores.

Este es el documento:

Carta abierta al Señor Funes:

 

Luego  de escucharlo en sus entrevistas en TCS, Canal 21 y hoy en Radio Nacional de El Salvador, y después de haber decidido demandarlo por difamación y por violentar mis derechos al buen nombre y al trabajo, reconocidos por la Convención Interamericana de los Derechos Humanos, me permito no sólo afirmarle, sino demostrarle lo siguiente:

 

USTED MIENTE cuando afirma que yo soy prófugo de la Justicia.

-  El documento forjado que usted muestra es una solicitud burda, sin sustento ni basamento jurídico alguno, de un fiscal acomodado al régimen de persecuciones políticas de Venezuela, que traslada un caso inexistente en Panamá y lo hace espuriamente en una corte Venezolana.  Este documento es muy distinto a los que yo hoy presento, los cuales están debidamente certificados, sellados y apostillados, y que son verificables por cualquiera que quiera ser serio, profesional y veraz.

(Anexo 1)

 

- USTED ME DIFAMA cuando lee una denuncia declinada (Anexo2)

-  Usted pudo verificar dicha información a través de sus autoridades, pero no lo hizo por actuar de manera alevosa y tendenciosa buscando afectar el proceso electoral de manera irresponsable y nerviosa, y en mi opinión, en un acto de desesperación enmarcada en su insólita, descarada, invasiva y evidente intervención en el proceso electoral en curso, siguiendo el buen ejemplo de los abusos de su camarada Nicolás Maduro en Venezuela.

 

-  USTED MIENTE cuando afirma que hay una Alerta Roja de Interpol en mi contra.

-  La Fiscalía al servicio del régimen de Nicolás Maduro en Venezuela, del que usted y su partido son aliados, dicen haber intentado citarme, y que no lo han logrado por tener un paradero desconocido.  Esto no tiene fundamento jurídico, ya que es de dominio público el hecho de que yo no vivo en Venezuela desde 2004.  Mi dirección domiciliar, teléfono, correo electrónico, páginas web, cuentas de redes sociales y otros métodos de contacto son públicos, notorios y accesibles para cualquier autoridad seria y justa que me quiera contactar.

-  ¿Tienen tiempo en Venezuela para difamar, para usurpar el logo de Interpol y hacer montajes de supuestas órdenes de captura, para tomar denuncias sin sustento como referencia, pero no tienen tiempo para agotar los recursos de una adecuada notificación y garantizar el debido proceso?

-  Y usted señor Funes ¿se presta para hacerle el juego al régimen de Nicolás Maduro al no verificar en repetidas ocasiones la veracidad de esos documentos a pesar de mis repetidas solicitudes y advertencias?

-  La fiscalía Venezolana no agotó las instancias para localizarme y usa esta excusa para perseguirme por una causa que NO EXISTE en Panamá, siendo esto un exabrupto jurídico en una pretendida extralimitación de las funciones de Interpol, usándola como mandadero y notificador de “denuncias”.

 

USTED MIENTE cuando dice que solo se le envió una copia de la demanda sin haber esta sido aceptada en el tribunal de la Florida

  • Le aclaro:
  • a)  La demanda fue aceptada (Anexo3), yo no ando haciendo bravuconadas como usted.
  • b)  Yo no afirmo que usted tiene propiedades o bienes en Estados Unidos, pero solicito que si los tiene, no los oculte.  Así podrá responder cuando pierda esta demanda.

 

-  USTED MIENTE al decir que mi demanda en su contra no tiene Jurisdicción

-  Si su difamación hacia mi hubiese sido en un pasillo o bar de El Salvador, aunque tuviese testigos, mal haría en demandarlo en otro sitio.

-  Usted me difamó de manera pública, notoria, transnacional y global.  El mensaje que usted dio se transmitió globalmente, siendo indiferente el lugar físico donde usted se encontraba al momento de emitir el mensaje.

-  Gracias al efecto que tienen hoy en día las redes sociales, el internet y los medios, las noticias pueden ser consideradas globales desde que se emiten.

-  Usted pretende criminalizarme a mi, a mis colaboradores y a mis clientes.  Acusándoles de volverse criminales por el solo hecho de estar a mi alrededor.

-  Mi domicilio está en Miami, y por ende, la demanda ha sido presentada acá, sobretodo después de la amenaza de arrestarme y extraditarme a Venezuela si llego a El Salvador.  Privándome el derecho a la defensa y al debido proceso.

 

Usted dijo que mi reclamo hacia usted fue débil porque yo le dejé un espacio a la conciliación.  Se nota Señor Funes que usted no conoce el proceso en una demanda de Difamación.  Yo me he vuelto experto en la materia y me ha tocado rodearme de los mejores especialistas en esta área del derecho.  Gracias a Maduro y su régimen, sumado a los tentáculos que tiene en toda Latinoamérica, me he convertido en el consultor político más perseguido y difamado en la historia de la consultoría política-estratégica contemporánea.

 

En un caso de difamación el primer paso como acto de buena fe y para dejarlo sentado frente al juez, es darle la oportunidad al demandado de que se retracte.  En el caso que no lo haga, y el difamador insista en su delito, esto servirá como agravante que terminará justificando o aumentando los daños punitivos demandados. 

 

Gracias señor Funes por darle mayor sustento y fuerza a mi demanda.

 

Este es era un paso, el cual hice público para darle la oportunidad de que “caballerosamente” se disculpara.  Usted me ha ahorrado este paso después de sus últimas declaraciones del día de hoy.

 

Quiero que sepa Señor Funes, que no me limitaré con esta demanda que le he interpuesto en el Estado de la Florida, preparé la próxima semana una acción en su contra en la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos.

 

Además, le recuerdo que la orden que usted dio, según descaradamente manifestó su Ministro de Justicia y Seguridad, Ricardo Perdomo, para que inapropiadamente y sin sustento alguno sus policías me capturaran si yo ingresaba a El Salvador, y me extraditaran a Venezuela sin causa, juicio, sentencia u orden de captura es un acto de: Terrorismo de Estado.  Básicamente confesaron que querían privarme de mi libertad y secuestrarme de manera cobarde y criminal para entregarme al régimen de Maduro.  Un comportamiento criminal, digno del miembro de una mara.

 

 Incluiré el lunes en la misma demanda al “distinguido” ministro antes mencionado, ya que ahora es cómplice de su difamación. Además, solicitaré que se presenten como testigos, los miembros de Interpol que se prestaron para este montaje burdo, digno de un circo.

 

Discúlpese señor Funes, y acepte que ha mentido, difamado, que ejecuta terrorismo de Estado y que persigue gente sin bases jurídicas… o declárese Dictador de El Salvador.

 

Yo soy consultor, y soy un demócrata.  Y donde vea que hay violación a los derechos humanos como los que usted comete me plantaré y llegaré hasta las últimas consecuencias.

 

Que sirva esta carta para que el pueblo salvadoreño sepa el tipo de gobernante que tiene, y el que seguirá teniendo si gana el FMLN.

 

Y si no se retracta, vaya buscándose buenos abogados y asesores que lo asesoren e informen bien.

 

Para terminar, me disculpo ante el pueblo salvadoreño por verme obligado a contestar en este fuerte tono y con estas duras palabras a la persona que en este misiva, no me nace llamar:  Presidente.

 

 

                                                                            

 

 

                                                                                                                       

 

JJ Rendón

J.J Rendón y Asociados

@JJRENDON

Facebook/ JJRendon

Comentarios

Lo que pasa en la red