Obama, abierto al debate en Reforma Migratoria

El Presidente de EU indicó que podría considerar una ley que no incluya una vía especial a la ciudadanía para los 11 millones de personas que están en su país de manera ilegal

COMPARTIR 
01/02/2014 05:32 AP, DPA y EFE

WASHINGTON, 1 de febrero.— El presidente Barack Obama afirmó que podría considerar una ley migratoria que no incluya una vía especial a la ciudadanía para los 11 millones de personas que están actualmente en Estados Unidos sin autorización legal.

Obama reiteró su preferencia por una ruta concreta hacia la ciudadanía, pero dijo que no quiere “prejuzgar” lo que pueda acabar en su escritorio y tendría que evaluar las implicaciones de un proceso para permitir a las personas legalizar su situación y después tener la opción de convertirse en ciudadanos.

“No estoy tan seguro cómo termine la separación”, dijo Obama sobre las diferencias entre un camino especial a la ciudadanía y el estatus legal.

11 millones de personas se verían beneficiadas con la aprobación de una reforma migratoria

El Presidente midió cuidadosamente sus respuestas en una entrevista con la cadena CNN que marcó un notorio giro en su postura previa más radical con respecto a la ciudadanía.

Obama ha insistido repetidamente en que cualquier legislación debe incluir un camino a la ciudadanía para quienes ya viven en Estados Unidos sin permiso legal, y ha dicho que “no tiene sentido” dejar sin resolver ese aspecto de la reforma migratoria.

Los republicanos en la Cámara de Representantes difundieron el jueves sus principios sobre inmigración, que permitirían a millones de adultos que viven sin autorización en Estados Unidos obtener un estatus legal luego de pagar impuestos atrasados y multas. La propuesta fue mal recibida por varios conservadores que se oponen a otorgar cualquier tipo de estatus legal a inmigrantes que están sin autorización en el país.

Piensa en perjudicados

“La Casa Blanca se congratula por los avances en la Cámara de Representantes y esperamos trabajar con todas las partes para hacer de la reforma migratoria una realidad.”

Si el Congreso fuera a avanzar en una legislación que permita a las personas obtener estatus legal, la Casa Blanca probablemente insistiría en que millones de afectados por las medidas tengan la opción de obtener la ciudadanía, aunque no exista un camino especial prescrito.

También es probable que la Casa Blanca considere opiniones de abogados de inmigración, algunos de los cuales ven el estatus legal como la mejor opción que pueda lograrse en un Congreso profundamente dividido.

“Quiero asegurar que no sólo estoy tomando decisiones sobre lo que tiene sentido o no”, dijo Obama. “Vamos a estar consultando con las personas que se verían afectadas.”

En tanto, en un retiro de tres días en Maryland, los líderes republicanos distribuyeron una serie de principios que
guiarían la elaboración de cualquier legislación del partido sobre el tema, un documento que el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, dijo a sus colegas era lo más lejos que el partido estaba dispuesto a llegar.

En él se incluye una propuesta para regularizar el estatus migratorio de millones de adultos que viven sin autorización en Estados Unidos, pero ningún mecanismo para naturalizarlos.

Muchos estadunidenses jóvenes que fueron traídos sin autorización al país por sus padres sí podrían aspirar a obtener la ciudadanía.

“Para aquellos que cumplan ciertos requisitos y presten servicio honorablemente en nuestro ejército o consigan títulos universitarios, haríamos justamente eso”, dijo el comunicado.

Los principios también incluyen medidas para incrementar la seguridad en las fronteras del país y en los lugares de trabajo, y declaran estas medidas como prerrequisitos para cualquier otro cambio.

 

Alcanza acuerdo contra el desempleo

WASHINGTON.— Enfrentando una recuperación económica y una tasa de desempleo persistente, el presidente Barack Obama logró ayer que casi 300 empresas se comprometieran a ayudar a los casi cuatro millones de estadunidenses que no han tenido trabajo desde hace seis meses o más.

“Es un cruel círculo sin fin”, dijo el Presidente durante un acto en la Casa Blanca con directores de empresas, grupos de capacitación laboral y defensores de los desempleados. “Entre más tiempo pasas sin trabajo, pareces menos contratable”, lamentó.

Obama dijo que eso es “una ilusión” porque estos trabajadores muchas veces están mejor calificados y preparados que quienes acaban de perder su empleo.

4 millones de estadunidenses están desempleados desde hace seis  meses o más

El mandatario también firmó un documento donde instruye al gobierno a no discriminar en sus propias prácticas de contratación a quienes lleven mucho tiempo sin ocupación.

El acto ilustra el tipo de medidas focalizadas y que no requieren del aval legislativo que Obama prometió llevar a cabo para ampliar las oportunidades económicas.

Año de acción

El presidente declaró 2014 como el año de la acción para su gobierno, pero sus posibilidades de lograr victorias legislativas son pocas en un año electoral y con un Congreso dividido.

Obama volvió a exhortar al Congreso para reinstalar el subsidio por desempleo a los que llevan mucho tiempo sin trabajo, señalando que es una forma de mantener a flote a los trabajadores mientras buscan ocupación.

Las prestaciones se dejaron de dar a finales de diciembre. Los legisladores han estado debatiendo cómo solventar el costo de esta prestación y cuánto tiempo aplicaría.

Entre las empresas cuyos directores acudieron ayer a la Casa Blanca estuvieron eBay, Morgan Stanley, Boeing, Marriott International y McDonald’s.

 

“Consumo de mariguana, cuestión de salud”

El consumo de mariguana en Estados Unidos debe ser abordado como un problema y un reto de salud pública, consideró el presidente Barack Obama y reiteró su preocupación por la disparidad racial en la aplicación de sanciones por la ofensa.

“La mariguana es objeto de abuso como lo es el alcohol y debe ser tratada como un problema y reto de salud pública”, indicó el mandatario durante una entrevista con la televisora CNN.

Días atrás, el mandatario reavivó el debate sobre la percepción de la mariguana durante una entrevista con la revista The New Yorker en la que externó su postura personal sobre la droga.

“No creo que sea más peligrosa que el alcohol”, dijo entonces el mandatario, para quien la droga resulta menos nociva que estas bebidas “en términos de su impacto en el consumidor individual”.

Su comentario fue considerado como una contradicción
de la política oficial de su gobierno.

De acuerdo con la Oficina Nacional de Políticas de Control de Drogas de la Casa Blanca (ONDCP, por sus siglas en inglés) el consumo de mariguana, además de ilegal, “presenta riesgos significativos de salud y seguridad pública para todos los estadunidenses”.

“Como dije en mi entrevista, mi preocupación es cuando se tienen fuertes condenas para consumidores personales que han sido aplicadas de manera desigual y en algunos casos con una disparidad racial”, dijo el mandatario a CNN.

En su entrevista con The New Yorker, el presidente Obama aseveró que muchos jóvenes de la clase media fuman mariguana, pese a lo cual el índice de encarcelamiento por esta ofensa es mayor entre sus contrapartes pobres, en especial afroestadunidenses e hispanos, debido a que no cuentan con los recursos para evitar penas severas.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red