Desigualdad actual llega a niveles de la Segunda Guerra Mundial

Según un informe de Naciones Unidas, la desigualdad creció 11 % en los últimos 24 años

COMPARTIR 
29/01/2014 15:40 EFE / Foto: Especial
Según el informe "Humanidad dividida", publicado tras dos años de trabajo, la desigualdad creció un 11 por ciento en los últimos 24 años.

NUEVA YORK, 29 de enero.- El aumento de la desigualdad desde 1990 devolvió al mundo a los niveles de la época de la II Guerra Mundial, según afirma un informe presentado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).

La desigualdad creció un 11 % en los últimos 24 años

Según el informe "Humanidad dividida", publicado tras dos años de trabajo, la desigualdad creció un 11 por ciento en los últimos 24 años y más de un 75 por ciento de la población en los países en desarrollo vive en sociedades donde el ingreso se distribuye de manera más desigual que en 1990 y lo acerca a las cifras de 1945.

Este informe explora las causas y las consecuencias de la desigualdad que nos divide entre los países y dentro de los países, y muestra cómo no hay nada inevitable en este crecimiento de la desigualdad", dijo la administradora del PNUD, Helen Clark, al presentar el documento.

Entre las causas de esta situación, el informe, subtitulado "Cómo hacer frente a la desigualdad en los países en desarrollo", apunta al cambio tecnológico del que están excluidos aquellos sin acceso a internet, y la globalización financiera y comercial, que si bien ha incluido a muchos países emergentes en la dinámica de los mercados los ha hecho más vulnerables a su volatilidad.

Mala distribución de la riqueza

Y es que, en un mundo más rico que nunca, más de mil 200 millones de personas todavía viven en situación de extrema pobreza y la distribución de la riqueza es tal que el 1 por ciento más rico de la población mundial posee cerca del 40 por ciento de los recursos del mundo, mientras que el 50 por ciento de la población posee el 1 por ciento de todos los recursos.

Sin embargo, al margen de causas de contexto internacional, el PNUD señaló la importancia de la política interna de cada país, que tiene en sus manos redirigir la distribución de la riqueza mediante legislación fiscal y la de acceso a sanidad o educación.

Además señaló que las desigualdades han crecido más en los países que han experimentado un crecimiento rápido que en aquellos donde su prosperidad económica se ha desarrollado de manera más paulatina.

Pese a estas cifras, el PNUD hizo hincapié en los avances conseguidos por la comunidad internacional y los trabajos de cooperación al desarrollo y señaló que el producto interno bruto per capita de los países de ingresos bajos y medios aumentó más del doble desde 1990.

Según la directora de crecimiento sostenible del departamento de pobreza del PNUD, Anuradha Seth, "no es necesario sacrificar el crecimiento para conseguir la igualdad", y aseguró que de los 24 países en desarrollo que han crecido por encima de la media mundial (en torno al 3 por ciento), en 11 se ha ampliado la brecha de la desigualdad y en 13 se ha reducido o sigue igual.

Las dos caras de la misma moneda

Seth quiso distinguir entre la desigualdad de niveles de ingresos o educación y la desigualdad de oportunidades, que "están íntima y proporcionalmente relacionadas, son las dos caras de la misma moneda pero responden a diferentes causas", afirmó.

Respecto a la diferencia en los niveles de ingresos y educación, la región del África Subsahariana, Latinoamérica y el Caribe la han combatido con éxito en los últimos veinte años y no así el este de Europa, Asia Central o el sudeste de Asia.

Mayor riesgo en zonas rurales

En cuanto a la desigualdad de oportunidades, relacionadas con el acceso a empleo, sanidad o educación, el informe asegura que, por ejemplo, las mujeres que viven en zonas rurales tienen 3 veces más probabilidades de morir durante el parto que aquellas que viven en centros urbanos y el 87 por ciento de la brecha en las tasas de mortalidad infantil viene dada por la desigualdad en la riqueza.

En estas desigualdades, la marginación por género, etnia o religión sigue teniendo un peso importante, según el informe.

Podemos soportar la pobreza, la podemos asumir como parte de nuestro destino. Pero no podemos tolerar la desigualdad en cuestión de derechos humanos y justicia social", añadió el director del departamento de pobreza del PNUD, Selim Jahan.

gak

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios