Obama se endurece en su mensaje anual

El Presidente de EU dijo sobre el Estado de la Unión que decidirá él solo si el Congreso se niega a legislar en favor de la clase media

COMPARTIR 
28/01/2014 23:19 AFP, EFE, DPA, AP Y Notimex

WASHINGTON, 29 de enero.- El presidente estadunidense, Barack Obama, advirtió  ayer en su Mensaje anual sobre el Estado de la Unión que tomará decisiones administrativas si el Congreso se niega a actuar a favor de la clase media.

Estados Unidos “no se queda quieto y yo tampoco. Así que donde y cuando pueda tomar pasos sin legislación para expandir las oportunidades para más familias estadunidenses, eso es lo que haré”, dijo Obama.

La Casa Blanca lleva días advirtiendo que a Obama se le está acabando la paciencia ante el obstruccionismo del Congreso y que está dispuesto a hacer uso “del poder de la pluma y del teléfono” para hacer avanzar sus intereses, en referencia a su capacidad de firmar órdenes ejecutivas o de hacer llamadas de presión a los legisladores.

Pero el máximo republicano en el Congreso, el presidente de la Cámara de Representantes John Boehner, le advirtió de inmediato a Obama que tenga cuidado con sobrepasar sus poderes.

 Hoy, tras cuatro años de crecimiento económico (...) la inequidad se ha profundizado”, resaltó Obama.

“La cruda verdad es que incluso en medio de la recuperación, demasiados estadunidenses trabajan más que nunca con el mero objetivo de simplemente llegar a fin de mes, y demasiados todavía ni siquiera tienen trabajo aún”, subrayó.

Instó al gobierno y Congreso a trabajar para cambiar esa situación y hacer que 2014, de verdad, sea un “año de acción” como, dijo, espera la ciudadanía.

“Puede ser un año decisivo para el país, ya que por primera vez en más de una década” es el lugar “número uno del mundo” para invertir, destacó el mandatario estadunidense.

Presión a empresas

Barack Obama lazó una orden ejecutiva en la que decretó que las empresas contratistas del gobierno federal eleven, como requisito para cerrar nuevos contratos con el Ejecutivo, el salario mínimo de los 7.25 dólares por hora actuales a 10.10 dólares.

Aunque la medida beneficiará a un estrecho margen de población –trabajadores de la construcción, limpiadores o conserjes, entre otros, contratados a través de empresas para realizar servicios en el gobierno federal– la idea es alentar al Congreso para que apruebe de una vez una propuesta de ley que ampliaría el salario mínimo a todo el país.

Se trata de propuestas “concretas y prácticas para acelerar el crecimiento, reforzar la clase media y crear nuevos escalones de oportunidad para la clase media”, subrayó Obama, quien una vez más extendió la mano a un Congreso que hasta ahora ha rebatido la mayor parte de sus esfuerzos legislativos.

“En los próximos meses vamos a ver dónde podemos avanzar juntos, hagamos de éste un año de acción. Eso es lo que la mayoría de los estadunidenses quieren”, señaló Obama.

Abandonar el pie de guerra

Obama argumentó que Estados Unidos “tiene que dejar atrás esta situación de estar permanentemente en pie de guerra” a pesar de seguir comprometido con perseguir “de forma agresiva a las redes terroristas, mediante esfuerzos mejor enfocados y desarrollando la capacidad de nuestros aliados extranjeros”.

Reiteró su intención de cerrar el penal de Guantánamo cuanto antes, y pidió al Congreso que actúe para facilitar la transferencia de los detenidos que aún quedan en la prisión desde que se abriera en 2002.

Independencia energética

El Presidente de EU señaló que su país está más cerca de la independencia energética de lo que lo ha estado “en décadas”, y señaló que eso obedece en gran medida a la extracción de gas natural.

“Uno de los motivos” es que el gas natural “si se extrae de forma segura” es el combustible que puede proporcionar la energía necesaria a la economía de EU “con mucha menos contaminación de carbono que causa el cambio climático”, explicó Obama.

La primera dama sorprendió con el conjunto elegido para escuchar el discurso sobre el Estado de la Unión en el Congreso, una prenda muy oscura y discreta de color verde botella que le cubría los brazos, algo que desató inmediatos comentarios en las redes sociales.

El secretario de Energía de Estados Unidos, Ernest Moniz, no presenció en el Congreso el discurso del presidente Obama, como medida de precaución en caso de un ataque al Capitolio, informaron fuentes de la Casa Blanca.

Urge una reforma migratoria

El presidente estadunidense Barack Obama hizo ayer en la noche un llamado a republicanos y demócratas a aprobar la reforma migratoria en 2014, como parte de una estrategia de crecimiento económico y reducción del déficit.

“Cuando la gente viene aquí a cumplir sus sueños –a estudiar, inventar, contribuir a nuestra cultura–, hacen a nuestro país un lugar más atractivo para los negocios y la creación de empleos. Así que aprobemos la reforma migratoria este año”, dijo Obama ante el Congreso en su Mensaje sobre el Estado de la Unión.

“Republicanos y demócratas en el Senado han actuado. Sé que miembros de ambos partidos en la Cámara quieren hacer lo mismo”, dijo Obama.

El mandatario habló en sesión solemne de la Cámara de Representantes y del Senado, en cuyas tribunas asistieron como invitados especiales inmigrantes indocumentados como los mexicanos Estefanía García y Cristian Ávila, este último en el palco de honor de la primera dama.

Al evento fue invitado asimismo Rudy López, un joven estadunidense hijo de mexicanos y líder del Movimiento por una Reforma Migratoria (FIRM), quien protagonizó en noviembre una extensa huelga de hambre en demanda de una reforma migratoria en el Congreso.

Ante los legisladores, Obama sostuvo que si el país quiere discutir con seriedad el tema del crecimiento económico, es hora de escuchar los llamados de líderes empresariales, sindicales, religiosos y de la policía para arreglar el “descompuesto” sistema migratorio.

Los republicanos se rehúsan a considerar la versión de reforma migratoria aprobada en junio en el Senado, que incluye un camino a la ciudadanía para al menos 11 millones de inmigrantes indocumentados.

Bloquean ayuda a seguros médicos

La Cámara baja de EU, de mayoría republicana, aprobó ayer un proyecto de ley que prohíbe los subsidios federales a los seguros médicos previstos en la reforma sanitaria promulgada en 2010 si éstos cubren el aborto.

La medida fue aprobada por 227 votos a favor y 188 en contra, pero no tiene posibilidades de avanzar en el Senado, controlado por los demócratas.

Además, en caso de que el Congreso diera el visto bueno a la medida, el gobierno del presidente de EU, Barack Obama, ya ha adelantado que la vetaría.

El proyecto implica que aquellos estadunidenses que reúnen los requisitos para beneficiarse de subsidios previstos en la reforma sanitaria no pueden adquirir planes médicos que incluyan cobertura en caso de aborto.

También elimina los beneficios fiscales para las pequeñas empresas que contraten planes de seguro que cubren el aborto.

Apoyarán legalizaciones

El liderazgo republicano en el Congreso presentará una serie de principios sobre migración que incluirán el apoyo a una ruta a la legalización de indocumentados, pero sin ciudadanía, reportó el diario de The New York Times.

El diario, que cita fuentes legislativas conservadoras que han tenido acceso al documento, señaló que la propuesta sólo incluye una ruta a la naturalización para los hijos de inmigrantes que fueron traídos de manera ilegal a Estados Unidos siendo menores de edad.

La nueva postura de los republicanos en el tema de la reforma migratoria ocurre en momentos que su popularidad entre el electorado latino ha caído en las encuestas de opinión.

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios