Al-Qaeda extiende sus tentáculos

El grupo Estado Islámico de Irak y Levante controla más territorio que nunca en el mundo árabe. Siria e Irak son hoy sus principales objetivos

COMPARTIR 
26/01/2014 04:46 Israel López
Foto: AP

CIUDAD DE MÉXICO, 26 de enero.- Una red terrorista derivada de Al-Qaeda controla hoy más territorio que nunca en el mundo árabe. Siria e Irak son hoy sus objetivos principales; después...

El grupo “Estado Islámico de Irak y Levante (EIIL)”, considerado como la segunda generación de Al-Qaeda, mantiene presencia en un área de 640 kilómetros de largo a través del corazón de Oriente Medio, desde los alrededores de Alepo, en el oeste de Siria, cerca de la frontera con Turquía, hasta pequeñas áreas en Faluya, en el centro de Irak, no muy lejos de Bagdad.

En Siria la guerra civil, que ha cobrado la vida de más de 130 mil personas, ha servido a la red EIIL para posicionarse y la retirada de Estados Unidos de Irak ha provocado que un día sí, y otro también, se registren atentados terroristas atribuidos en parte a EIIL y algunos funcionarios iraquíes han afirmado que Al-Qaeda/EIIL podría ocupar la capital, Bagdad.

El profesor Manuel R. Torres, director del curso de Experto Universitario en Análisis del Terrorismo Yihadista, Insurgencias y Movimientos Radicales, de la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla, dijo a Excélsior que “estos grupos han sabido aprovechar la ventana de oportunidad ofrecida por la retirada de Estados Unidos en Irak, y las revueltas que tuvieron lugar en el mundo árabe hace unos años. La inestabilidad política ha producido una debilidad de las estructuras policiales, militares y de inteligencia destinadas a reprimir y contener a estas organizaciones”.

El especialista sobre asuntos terroristas resaltó también que EIIL “es la nueva denominación adoptada por la filial de Al-Qaeda en Irak (anteriormente llamada solamente Estado Islámico de Irak). Bajo ese nombre los yihadistas iraquíes pretenden extender su control e influencia sobre la insurgencia islamista siria.

“Sin embargo, esta maniobra de absorción del grupo terrorista sirio Jabhat al-Nusra ha sido muy problemática, puesto que ha sido rechazada públicamente por este último, forzando la mediación del líder de Al-Qaeda, Ayman Al Zawahiri. Esta controversia no sólo ha fragmentado la obediencia de los yihadistas que combaten en Siria, sino también ha provocado confusión entre sus partidarios”, señaló el profesor.

La red terrorista de Al-Qaeda parece controlar actualmente más territorio en el mundo árabe que en cualquier otro momento de su historia, de acuerdo con informes recogidos por canales de noticias en árabe e inglés y sitios web yihadistas.

Esta célula de Al-Qaeda dio su primer paso de consolidación interviniendo en el conflicto de Siria uniendo a los grupos rebeldes que buscan la caída del régimen de Bashar al-Assad, inclusive han desafiado a Irán por el apoyo que le da al gobierno sirio.

Se presume que está conformado por cerca de 20 mil combatientes, entre Siria e Irak, pero muchos son occidentales. Entre ellos hay varios ingleses, alemanes, franceses, holandeses e italianos.

El profesor Manuel Torres, quien es autor de libro Al Andalus 2.0. La ciber-yihad contra España, destacó que “existe una importante masa de musulmanes que viven en Europa (especialmente las segundas y terceras generaciones de inmigrantes) que se sienten atraídos por el discurso de que es su obligación como creyentes acudir a Siria para defender al Islam y a sus hermanos, los cuales son masacrados por un régimen herético y brutal.

“En el nivel más práctico, la posibilidad de combatir en Siria es mucho más factible que hacerlo en otros puntos del planeta donde podría utilizarse la misma justificación. La disponibilidad de vuelos de bajo costo, redes de reclutamiento muy activas y la tolerancia táctica de Turquía que permite atravesar su frontera para unirse a la insurgencia, son razones fundamentales para entender el auge de los grupos yihadistas en Siria”.

El EIIL, o también conocido como ISIS (por sus siglas en inglés: Islamic State of Iraq and al-Sham), se conformó formalmente en abril de 2013, es una fusión entre el Estado Islámico de Irak (ISI), vinculado a Al-Qaeda, y un grupo yihadista rebelde de Siria, el Frente Al Nusra.

Esta facción terrorista está compuesta y apoyada por las siguientes organizaciones: el Consejo de la Shura de los Muyahidines, Al-Qaeda en Irak, Jeish al-Fatiheen, Jund al-Sahaba, Katbiyan Ansar Al-Tawhid wal Sunnah, Jeish al-Taiifa al-Mansoura, entre otros; todos sunitas.

La primordial diferencia entre estos dos actores está en la jerarquía eclesiástica. Los chiitas tienen un líder supremo, el Ashatollah, cuyas fatuas son de obligado cumplimiento. mientras que los sunitas tienen diferentes teólogos que emiten edictos u opiniones. Asimismo, los primeros magnifican al cuarto Califa, Alí, y a su hijo Hussein.

“Uno de sus objetivos es volver a los califatos (gobierno del Islam), es decir, volver a aquello por lo cual peleaba Mahoma”, reveló Jorge Elías, periodista argentino y especialista en temas de Oriente Medio, al sitio Infobae.

En ese sentido, el experto de la Universidad de Sevilla dijo a este diario que “sus miembros buscan sinceramente la islamización forzosa de las sociedades donde viven los musulmanes, los cuales creen deben ser unificados en una única entidad político-religiosa. Cuestión distinta es que de manera táctica puedan beneficiarse del control de aquellos recursos económicos (tanto lícitos como ilícitos) que les facilitan el logro de sus objetivos”.

Manuel R. Torres consideró que geopolíticamente no hay nada más beneficioso para un grupo terroristas que tener control sobre un territorio sobre el cual pueda operar con impunidad y relativa seguridad. Esto no sólo le permite forzar las adhesiones de la población, sino también le permite ser más eficaz, puesto que dedica menos tiempo a la autoprotección y mucho más a reclutar, entrenar, financiarse y preparar nuevas ofensivas, enfatizó.

El especialista destacó que el fenómeno del terrorismo yihadista es complejo y polimorfo, donde resulta posible encontrar organizaciones formales como “Al-Qaeda central” y sus extensiones regionales, sobre las cuales ejerce una influencia estratégica, pasando por células y redes que operan autónomamente aunque
inspirándose en ese relato común, hasta llegar a individuos aislados que a pesar de carecer de vinculación se suman a esa lucha apoyándola a través de diferentes vías o emprendiendo sus propios proyectos terroristas, finalizó.

En África

Las redes de Al-Qaeda no sólo han encontrado terreno fértil en Oriente Medio, también se han extendido a África. En esa zona opera otra rama de esa organización terrorista, el Magreb Islámico (AQMI), implantado en Argelia, el norte de Mali, el sur de Libia y la zona del Sahel (que recorre Senegal, Mali, Níger, Chad, Sudán y Eritrea); Boko Haram y Ansaru, en Nigeria; Al Shabab, en Somalia; Ansar Dine en el norte de Mali, y el Movimiento por la Unidad y la Yihad en África del Oeste (Muyao), también en Mali y Argelia.

Todos tienen reivindicaciones e intereses locales, pero su objetivo común es imponer la sharia o ley islámica. “Estos movimientos trasnacionales inspirados en Al-Qaeda están ganando adeptos en África. Entre ellos se comunican, comparten recursos e ideas y copian sus métodos de ataque”, señaló al diario peruano El Comercio el doctor Peter Pham, director del Centro Africano Michael Ansari, del Consejo Atlántico, de Washington.

“Nuestros objetivos son atacar Londres con operaciones de bajo costo que causarían un gran golpe para la jerarquía y la comunidad judía, usando ataques similares a las tácticas usadas por nuestros hermanos en Bozmbay, India”, son las primeras palabras de un documento encontrado en el cuerpo del alto oficial de Al-Qaeda en África Oriental cuando fue asesinado hace dos años, reportó CNN.

Los planes revelados en el documento son ahora más relevantes e interesantes a la luz del ataque en un centro comercial en septiembre de 2013 en Nairobi, Kenia, que dejó al menos 72 muertos.

Las dos ramas de Al-Qaeda tanto en Oriente Medio como en África pertenecen a la llamada segunda generación de esa organización terrorista, que está buscando su reposicionamiento en el mundo.

Relacionadas

Comentarios