Aumentan a ocho los muertos por incendio en asilo de Quebec

Las temperaturas heladas han obstaculizado las tareas de rescate tras el incendio registrado el pasado jueves en el hogar para ancianos

COMPARTIR 
26/01/2014 03:06 AP
CANADÁ, 26 de enero.- Los investigadores revisaban este viernes los escombros congelados de un hogar para ancianos en Quebec para identificar más víctimas de un incendio que dejó ocho muertos y 30 desaparecidos en lo que ahora parece un macabro palacio de hielo en ruinas.
El primer ministro Stephen Harper dijo que hay pocas dudas de que la cifra de muertos aumentará por la tragedia en L'Isle-Verte.
 
Mientras las cuadrillas usaban vapor el viernes para derretir la gruesa capa de hielo que cubre los escombros, Marc-Henri Saindon espera por la recuperación del cuerpo de su madre. Marie-Jeanne Gagnon, a quien la faltaban cinco meses para cumplir 100 años, se acababa de mudar al hogar el 31 de diciembre, dijo su hijo.
 
"Le encantaba estar aquí. La trataban bien y tenía amigos. Su vecina de muchos años estaba viviendo aquí también", dijo Saindon. "Estaba lúcida, conservaba bien la memoria"
 
El viernes todavía estaba bajo investigación la causa del incendio que arrasó el edificio de tres pisos el jueves, y la policía pidió al público cualquier video o fotos que puedan dar pistas.
 
Equipos de búsqueda integrados por la policía, bomberos y especialistas de Medicina Legal recorrían metódicamente los escombros, trabajando en turnos en medio del fuerte frío unos 225 kilómetros al noreste de Quebec. Por la tarde la temperatura era de -16 C (3 F).
 
La cifra de fallecidos confirmados aumentó a ocho con el descubrimiento de otros tres cadáveres.
 
El primer ministro Stephen Harper dijo que hay pocas dudas de que la cifra de muertos aumentará por la tragedia en L'Isle-Verte, en el este de Quebec, donde las temperaturas heladas han obstaculizado las tareas de rescate.
 
El teniente Guy Lapointe, de la policía provincial de Quebec, dijo que los equipos de investigadores suspendieron las labores durante la noche y que la reanudarán el sábado por la mañana, explicando que las autoridades decidieron darles el receso por el brutal frío y la dificultad de la tarea
 
La tragedia ha provocado tan reacción en el pequeño poblado de mil 500 personas que las autoridades han enviado a sicólogos puerta por puerta.
 
"La aflicción es absoluta", dijo la alcaldesa Ursule Theriault.
 
Los testigos contaron historias escalofriantes. La mayoría de los habitantes del hogar probablemente nunca tuvo oportunidad de escapar ya que muchos tenían más de 85 años, usaban silla de ruedas o bastón y algunos padecían del mal de Alzhéimer.
 
Pascal Fillion dijo haber visto a algunos usar una escalera en un intento por rescatar a un hombre acorralado en un balcón del tercer piso. El hombre pedía auxilio hasta que se precipitó al vacío envuelto en llamas.
 
Un documento del Departamento de Salud de Quebec indica que la residencia, que operaba desde 1997, sólo tenía un sistema parcial de rociadores contra incendios. El hogar fue ampliado en el 2002 y los rociadores en la parte nueva del edificio activaron la alarma.
 
Yvan Charron, jefe de bomberos de L'Isle-Verte, dijo que sus colegas pudieron entrar en la parte del edificio que quedaba en pie pero que el resto seguía inaccesible. La ministra de Servicios Sociales de Quebec, Veronique Hivon, dijo que muchos de los bomberos voluntarios del pequeño pueblo tenían familiares en el hogar incendiado.
 
Hivon aclaró que la residencia cumplía las normas de habitabilidad y tenía un plan de evacuación razonable.
 
El incendio en el edificio de tres pisos se registró a las 12.30 de la madrugada del jueves y se propagó rápidamente. Los bomberos llegaron ocho minutos después de recibir la alarma y varios servicios de bomberos de la región fueron llamados como refuerzo, pero no pudieron evacuar completamente la instalación debido a la intensidad de las llamas.
 
Unos ancianos fueron rescatados.
 
El incendio estalló en medio de una temperatura de -20 C (-4 F), que provocó que el equipo se congelara, dijo Charron.
 
kgb 

Comentarios

Lo que pasa en la red