España reconoce a hispanos en EU

El presidente Mariano Rajoy destacó en Washington los valores culturales y el impacto social de esa comunidad

COMPARTIR 
25/01/2014 04:51 José David Pérez/ Especial

MADRID, 25 de enero.— El presidente Mariano Rajoy halagó durante su visita a Washington a la comunidad hispana, que desde hace años es uno de los grandes lazos entre España y Estados Unidos.

Mientras trataba de pulverizar los temores de inversores y altos cargos de la administración estadunidense, Rajoy hizo un alto e impuso la Cruz de Isabel la Católica al senador de raíces hispanas Robert Menéndez, a quien definió como “un ejemplo inmejorable del tesón hispano”.

Desde principios de siglo España mira con interés creciente a la comunidad hispana en EU; la cual “crece cuantitativa y cualitativamente”, señaló en entrevista con Excélsior el investigador del Real Instituto Elcano, Carlos Malamud.

Eventos, viajes diplomáticos y otros ámbitos conforman la estrategia española para aprovechar en diversos planos esa “comunidad de sentimientos que favorece las relaciones entre España y los hispanos en Estados Unidos”, afirmó a este diario el antropólogo social Tomás Calvo Bueza.

España vio antes que muchos países natales de migrantes, como México, que (los hispanos) son unos socios clave”, explicó Calvo Bueza, también fundador del Centro de Estudios sobre Migraciones y Racismo.

Florida es el reflejo de lo interesante de esa relación, pues más de 40% de las 600 empresas españolas con sede en Estados Unidos están ubicadas en el estado, recoge ICEX España Exportaciones e Inversiones.

Y es que “las similitudes culturales se configuran como un elemento esencial para facilitar el desembarco en un mercado tan competitivo y diferente como el de Estados Unidos”, señalan en ICEX, a la par que destacan Florida como un campo de inversión.

Sin embargo, el estado ve cómo las empresas españolas, al igual que el resto de la comunidad hispana, son cada vez menos dependientes de su entorno. Y es que las inversiones españolas de 2013 llegaron a Texas, Nueva York o Michigan en mayor número que en años previos, informó el ICEX.

Sin embargo, entornos eminentemente hispanos como éste son “un factor de primer orden y la vía de enganche e introducción de España en Estados Unidos”, según el investigador de la Universidad de Alcalá de Henares, José Antonio Gurpegui.

El crecimiento de los hispanos, que se acercan a una quinta parte de la población de Estados Unidos, también propicia el auge del español en el país; pues es la puerta al idioma y a diversas culturas de origen español.

Posicionan idioma

Instituciones culturales de referencia como la Real Academia Española (RAE) o el Instituto Cervantes decidieron tomar cartas en el asunto.

La RAE protagonizó en 2012 un acercamiento a esta comunidad, al reconocer el estadunidismo, evolución del español en Estados Unidos, en las páginas de su diccionario.

Por su parte, el Instituto Cervantes “entró en el corazón de Harvard”, como dijo su director Víctor García de la Concha, en 2013.

De acuerdo con el Instituto Cervantes, 30% de los estadunidenses, 132 millones, dominarán el español en 2050. Si sucede, será el país con mayor número de hispanohablantes.

Por el momento, 900.000 universitarios ofrecen este idioma como segunda lengua; siendo la más popular de todo el país.

Existen otros intentos por acercar a la comunidad hispana de Estados Unidos a España. La Fundación Consejo España-Estados Unidos, el Instituto  Franklin o la Fundación Carolina son ejemplos de ello.

Desde el Instituto Franklin, su director Julio Cañero enfatiza que " las relaciones con la comunidad hispana son una prioridad".

Cañero ilustra esa inquietud con la fundación de HispaUSA, de la cual el Instituto Franklin fue promotor. El fin de ésta es investigar y estimular la cultura hispana en Estados Unidos y su relación con España.

En la Fundación Consejo España-Estados Unidos existe un apartado destinado a la comunidad hispana donde se recogen diversos eventos.

El director de la Fundación Carolina, Jesús Andreu, explicó a este rotativo que sus programas “brindan a líderes hispanos la oportunidad de profundizar en la realidad española, gracias a una agenda de alto nivel”.

Tampoco deben obviarse los viajes diplomáticos y los eventos organizados por el consulado español.

El pasado noviembre, por ejemplo, el príncipe Felipe viajó a Miami donde destacó el rol hispano en EU.

Además, los organismos diplomáticos españoles suelen organizar diversidad de eventos como degustaciones de vino para atraer y mostrar España a la comunidad hispana.

Para que todas estas medidas sean fructíferas, expertos consideran que la base está en buscar y fortalecer los matices comunes inherentes a cualquier nacionalidad hispanoamericana.

Aunque los hispanos son cada vez más estadunidenses no perderán sus matices, sus raíces; pues el avance de las comunicaciones lo impedirá”, aseguró Carlos Malamud.

Tomás Clavo afirmó que, “un niño de raíces mexicanas puede no hablar español a la perfección; pero conocerá sus orígenes”.

Por otro lado, “los hispano-estadunidenses volverán a sus países de origen movidos por el interés en sus raíces, entre las que se encuentra la herencia española, y gracias a las facilidades para viajar y comunicarse”, afirmó Malamud.

Para formar parte de esas características culturales, expertos insisten en promover la cultura española.

Planes culturales

Como si respondiera al reto, el gobierno español dio luz verde en 2013 a la Comisión para las Conmemoraciones de la Nueva España, para promover los siglos de historia hispanoamericana.

Con este programa se conmemoran hechos como la llegada de Ponce de León a Florida, “una huella del pasado a recobrar en la historia estadunidense, un legado que se conoce poco”, explicó Jesús Andreu.

Esta iniciativa española será la contraparte de la historia y el orgullo independentista de diversos países hispanos.

Otra carta son las “uniones universitarias como la Asociación de Colegios y Universidades Hispanas (HACU, por sus siglas en inglés), generar un conocimiento hispanoamericano”, añadió José Antonio Gurpegui.

Malamud enfatizó en la necesidad de que España “evite una injerencia agresiva o forzosa que provoque un conflicto de intereses grave”.

Andreu hizo un llamado a que tampoco se olvide que los hispanos juegan un doble papel, pues
son estadunidenses, “pero no dejan de ser en cierto modo embajadores de sus respectivos países en Estados Unidos”.

Ver los puntos de unión entre las diferencias y los intereses en conflicto de las diversas nacionalidades, clases, religiones y el largo etcétera que conforma la comunidad hispana es otra de las claves”, reiteró Tomás Calvo.

Y es que el progreso de la comunidad hispana en Estados Unidos abre nuevas oportunidades para toda Hispanoamérica, concluyen varias fuentes.

Relacionadas

Comentarios