“Salida de Al-Assad no será negociable”

El líder de la oposición siria advirtió ayer que el Presidente no es capaz de dirigir la nación árabe

COMPARTIR 
24/01/2014 02:25 EFE y Notimex
Personal de emergencia lleva el cuerpo de uno de los 16 muertos que dejó un bombardeo en la ciudad norteña de Alepo. Foto: AFP
Personal de emergencia lleva el cuerpo de uno de los 16 muertos que dejó un bombardeo en la ciudad norteña de Alepo. Foto: AFP

GINEBRA, 24 de enero.— En el marco de  las negociaciones de paz para Siria, la oposición al gobierno de Bashar al-Assad, cuya familia ha dirigido el país durante más de 40 años, dejó claro que la salida del mandatario no es negociable.

El mundo está convencido de que el régimen no puede mantenerse (en el poder), que es parte del pasado. Si Al-Assad pudiera dirigir Siria, esta conferencia no tendría lugar”, declaró en su primera comparecencia ante la prensa en Ginebra el presidente de la Coalición Nacional Siria, Ahmed Yarba. “Su salida no es negociable”, advirtió.

Esta alianza representa a la oposición siria en las negociaciones que se llevan a cabo en la ciudad helvética y que se desarrollará en rondas, la primera de las cuales se espera que dure entre siete y diez días.

La conferencia de paz para Siria, conocida como Ginebra 2, supone la mayor oportunidad para alcanzar un arreglo político a la guerra civil, que estalló hace casi tres años.

Por primera vez, el gobierno sirio acepta negociar con una fuerza política que aglutina a facciones opositoras, combatientes y en exilio, pero que ha llegado a este proceso algo mermada en su representatividad tras la retirada de importantes grupos que la componían.

Esos grupos se oponían a entablar un diálogo con un régimen al que acusan, entre otros crímenes, de usar armas químicas contra aquellos que intentaron oponerse a él y de torturar de forma sistemática y utilizando los peores métodos a quienes considera sus enemigos.

Mil 400 muertos en tres semanas

Casi mil 400 personas han muerto en 20 días de enfrentamientos entre las fuerzas rebeldes y combatientes del Estado islámico de Irak y el Levante (EIIL), vinculado con Al-Qaeda, en el norte de Siria, según un balance difundido ayer por activistas.

Entre los mil 395 fallecidos figuran 760 rebeldes moderados, 426 combatientes del EIIL, 190 civiles y otros 19 cuyas identidades no han sido confirmadas, precisó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), citado por medios árabes.

Los 190 civiles murieron por el fuego cruzado en los combates y por atentados, aunque 21 personas fueron ejecutadas por el EIIL en el que fue su cuartel general en la ciudad de Alepo, ya tomado por los rebeldes sirios.

El OSDH, que cuenta con amplia red de activistas y médicos en el terreno, realizó el recuento de los fallecidos desde el pasado 3 de enero hasta la noche del miércoles durante los enfrentamientos en Alepo, Idleb, Al Raqa, Hama, Homs y Deir al Zur.

Ayer, el líder de Al-Qaeda, Ayman al Zawahiri, exhortó a los grupos que luchan en Siria a dejar de enfrentarse entre ellos y unir sus fuerzas para combatir a Al-Assad.

Relacionadas

Comentarios