Cancelan 4,400 vuelos por la tormenta invernal en EU

El nuevo frente frío provocó caos vial y el cierre de oficinas y escuelas por segundo día

COMPARTIR 
22/01/2014 23:45 EFE, AP y AFP

WASHINGTON, 23 de enero.– La tormenta invernal que azota el noreste de Estados Unidos provocó la cancelación de mil 400 vuelos ayer, que se suman a los tres mil suspendidos el martes por el mal tiempo, informó la web FlightAware.

La página especializada, con una base de datos de vuelos comerciales de todo el mundo, indicó que hasta la mañana de ayer un millar de vuelos operaron con importantes retrasos y se cancelaron más de mil 400, especialmente en los aeropuertos de Nueva York y Boston.

El frente frío y las precipitaciones de nieve que desde el martes se produjeron en la costa noreste provocaron el cierre de escuelas y oficinas, así como importantes problemas de tráfico y el caos en el transporte aéreo.

Los aeropuertos de La Guardia y Newark, en Nueva York, y el de Boston-Logan fueron los que experimentaron el mayor número de cancelaciones, mientras que también se vieron afectados los de Filadelfia, Chicago y los dos principales aeropuertos de Washington DC.

El transporte público en ciudades como Washington sufrió retrasos, mientras que la compañía ferroviaria Amtrak operó en un horario especial.

En Delaware se registraron acumulaciones de hasta 30 centímetros de nieve, mientras que el frente nuboso descargó nieve en Nueva Inglaterra.

Las temperaturas rondaron los 15 grados centígrados bajo cero desde Washington hasta Boston, donde el impacto en la vida cotidiana fue menor que en la capital estadunidense, que el martes cerró casi por completo.

Para ayer, el gobierno federal comenzó a retomar sus actividades.

En Nueva York las escuelas abrieron y la mayoría de las líneas del tren subterráneo no presentaron problemas, pero el nuevo alcalde Bill de Blasio fue acusado por la prensa de demostrar una torpe actuación durante la segunda tormenta invernal de su administración, que lleva menos de cuatro semanas.

Frío afecta a las cataratas

La segunda ola de frío polar de este invierno volvió a convertir la región de las cataratas del Niágara en un espectáculo de hielo y nieve que atrajo a aquellos turistas que se atreven a “disfrutar” de la naturaleza a temperaturas de 20 grados bajo cero.

Con  sólo una pequeña porción de la cara expuesta a la intemperie, el canadiense Juan Carlos Duarte, un guía turístico de origen portugués, acompañó a un grupo de turistas para contemplar la vista desde la catarata de La Herradura, la más espectacular del Niágara.

Duarte calculó que en las zonas más cercanas al lado estadunidense, el hielo tuvo un espesor de 10 metros y que no habría ningún problema para cruzarlo a pie desde el lado canadiense.

En la caída de las cataratas, una espesa costra de hielo cubría la superficie, dejando sólo un pequeño espacio para el agua líquida.

Relacionadas

Comentarios