Nueva Jersey, marcado por la corrupción

En la última década, al menos 150 miembros de Consejos municipales de ese estado han sido acusados por ese delito

COMPARTIR 
10/01/2014 01:37 José Carreño Figueras
Bridget Kelly (foto), jefa del gabinete de Christie, ordenó el cierre parcial de un puente en venganza contra el alcalde de Fort Lee. Foto: AP
Bridget Kelly (foto), jefa del gabinete de Christie, ordenó el cierre parcial de un puente en venganza contra el alcalde de Fort Lee. Foto: AP

CIUDAD DE MÉXICO, 10 de enero.- El humorista Jon Stewart lamentó el miércoles el escándalo que rodea al gobernador Chris Christie, como uno que “rebaja la rica cultura de corruptela” de Nueva Jersey.

El escándalo en torno al gobernador es que uno de sus ayudantes ordenó dificultar el tráfico hacia una ciudad del estado como venganza porque el alcalde de ella no apoyaba políticamente a Christie, considerado hasta ahora como uno de los principales aspirantes a la candidatura presidencial republicana de 2005

Y si Stewart es un satirista feroz, la verdad es que Nueva Jersey, el estado vecino de Nueva York, es visto con frecuencia como sinónimo de corrupción, tanto que algunos lo bautizan como “el estado Soprano”, en referencia a la famosa serie de televisión sobre una familia mafiosa.

La cultura de corrupción “está tan arraigada (en Nueva Jersey) que es imposible resistir cuando aparece un sobre”
con dinero en efectivo, advirtió Michael Barbaro en The
New York Times
en 2009.

Sólo en la última década, casi 150 de los senadores, alcaldes, ejecutivos y miembros de Consejos municipales han sido arrestados y acusados mientras saltaban a la oportunidad de involucrarse en este crimen del más bajo común denominador, y a veces por visiblemente bajas sumas de dinero”, agregó.

Los problemas se encuentran en sindicatos y obras públicas, en una tradición que se remonta a los años 1870, por lo menos de manera documentada, cuando dos comisionados de policía fueron acusados de otorgar contratos a cambio de regalos en efectivo.

Un siglo después “fraude, extorsión y mordidas se han vuelto tan comunes como los tapones de tráfico” en las congestionadas autopistas de la región Nueva Jersey-Nueva York, consignó el Times.

Por supuesto hay explicaciones: se trata de un estado con 566 municipalidades pequeñas, presupuestos mínimos, y equipos administrativos básicos, donde un alcalde puede ganar tan poco como siete mil 500 dólares anuales.

Legalmente, además, en algunos casos pueden ocupar dos puestos a la vez, lo que los hace muy proclives a la corrupción “porque tienen enorme influencia en dos niveles de gobierno”, se quejaba en ese momento un ex fiscal estatal.

¿Su nombre? Chris Christie.

Relacionadas

Comentarios