España, aún lejos de la cura ante diversos males socioeconómicos, según análisis

Pese al optimismo de sus gobernantes, todavía se deben resolver temas como el desempleo y la crisis política

COMPARTIR 
08/01/2014 03:32 José David Pérez/Especial
20 por ciento de los contratos de empleo firmados en 2012 duraban menos de siete días

MADRID, 8 de enero.– España inicia el año con datos optimistas sobre la crisis económica y los retos que marcarán el futuro del país.

La agencia evaluadora Fitch y la OCDE, entre otras voces, estiman que el país esquivará una tercera recesión.

La secretaria de Estado de Empleo, Engracia Hidalgo, añadió que “para encontrar una cifra mejor que la de diciembre de 2013 en materia de desempleo, es necesario remontarse a 1999, cuando la economía crecía a más del 4 por ciento”.

Pero según las previsiones de la Unión Europea, el crecimiento es “muy lento”.

El economista de la universidad de Columbia, Xavier Sala i Martin es claro: “Una cosa es que la economía deje de caer y otra, muy distinta, que empice a crecer a un ritmo que permita volver pronto a los niveles de prosperidad de antes de la crisis”.

Las cuentas pendientes

Ante el optimismo aparece la cifra del déficit del país: 40 mil 606 millones de euros hasta noviembre de 2013, tres mil millones más que en el mismo periodo de 2012.

El pago de la deuda contribuirá negativamente a que el país sea capaz de alcanzar el objetivo de porcentaje de déficit, el tanto por ciento por el que los gastos superan a los ingresos, impuesto por la Unión Europea.

Las previsiones ven inviable que España cumpla con los objetivos de déficit, y predicen que vivirá un repunte negativo que lo situará en 6.6%, sólo
0.2% menos que en 2013.

De cumplirse las predicciones, los mensajes de apoyo serán sustituidos por la exigencia de una nueva tanda de “serias reformas económicas urgentes”, como apuntó el comisario europeo de Economía, Oli Rehn.

Los 64 mil 77 españoles reincorporados en el último trimestre de 2013 al mercado laboral y el constraste con los 107 mil 570 que salieron de las listas del desempleo muestran que conseguir trabajo seguirá siendo un reto.

Además, autoridades económicas advirtieron que el aumento en la producción agraria y la tendencia a contratar a trabajadores fijos como autónomos por parte de empresas son explicaciones a parte de este auge.

Mientras tanto, España se enfrenta a modalidades de contratación precarias. Por ejemplo, 20% de los contratos firmados en 2013 duraron menos de siete días.

Partidos en declive

La política y los políticos suponen un problema para 13 millones 519 mil 220 españoles. Así lo revela la última encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), dependiente del Ministerio de la Presidencia de España.

Un 82% de los españoles ve con desencanto la situación política actual y solamente 9% confía en que mejore con el año que entra.

A nivel de partidos la situación no mejora. Los dos grandes, el Partido Popular (PP) y el Partido Socialista Obrero Español (PSOE) van en picada.

Los conservadores del gobernante PP ven cómo su intención de voto pasó de más de 30% a 11% en un año.

Además, en las filas ministeriales cuentan con el ministro peor valorado en la historia de la democracia: José Ignacio Wert, ministro de Educación, con 1.46 de nota. El mejor valorado es el de Agricultura, Miguel Arias Cañete con 3.05.

Además, 70% de los españoles considera que el PSOE gestiona inadecuadamente su rol de oposición.  La intención de voto a los socialistas mermó en un año de 26% a 13 por ciento.

Mientras tanto, su líder, Alfredo Pérez Rubalcaba, despierta la desconfianza de más de 55% de los españoles; algo menos que el presidente Mariano Rajoy, al que miran con recelo 61% de los españoles.

Como resultado, la opción que más adeptos ganó en 2013 fue la de la abstención. Un 22% no votaría en los próximos comicios y 41% no se siente identificado con ninguno de los partidos actuales.

Efectos sociales

“En unos años la ciudadanía española pasó de tener la clase media como estado natural a verlo como una utopía”, reflexionaba el sociólogo José Antonio Gómez Yáñez. Esto provocó fisuras que ahora toca enmendar. 

La ciencia, la salud, la educación son algunos de los frentes abiertos en los que parte de la ciudadanía declaró la guerra al gobierno. Además, hubo cifras récord de 517 desahucios diarios a finales de 2012.

La reforma educativa también levantó asperezas, pues los estudiantes no se sintieron incluidos y los gobiernos locales no ven realista el costo de su aplicación.

Tras el fin de la recesión, comienza el principio de las cuentas pendientes, de los retos de la España a la que cifras y previsiones sacan de la crisis.

 

 

 

Comentarios

Lo que pasa en la red