Migrantes, el grupo más afectado por la ola gélida

De acuerdo con especialistas, los cerca de 1.6 millones de mexicanos que viven en Illinois tienen mayores dificultades para sobrevivir al frío congelante y trasladarse a sus lugares de trabajo

COMPARTIR 
07/01/2014 04:06 Julio Alejandro
La sensación térmica en algunas zonas de Chicago, en Illinois, era ayer de 42 grados bajo cero. Foto: AP

CHICAGO, 7 de enero.– Casi 185 millones de estadunidenses sufrieron ayer las peores temperaturas registradas en los últimos 20 años. Illinois, en donde residen 1.6 millones de mexicanos, fue la primera entidad en declararse en “estado de desastre”, afectando a 150 mil niños de origen mexicano, quienes no tendrán clases en estos primeros días del año.

La temperatura llegó ayer a menos 16 grados Celsius, sin embargo, la sensación térmica llegó hasta los 42 grados bajo cero. Después de este día despejado se prevé que hoy las temperaturas regresen a menos 18 Celsius, a pesar de que hay altas probabilidades de que caiga nieve.

A pesar de que existen 34 millones de personas de origen mexicano en Estados Unidos, la única de las 10 principales urbes que está viviendo un clima extremadamente violento es Chicago. La población de migrantes latinoamericanos en los estados de Minnesota y Dakota del Norte, estados con los climas más fríos de la Unión Americana, tienen una muy pequeña comunidad de indocumentados, al igual que otros estados del medio oeste agrícola.

Silvia Puente, directora ejecutiva del centro de investigación Latino Policy Forum, dijo a Excélsior que los mexicanos son una de las comunidades más vulnerables a los climas extremos que afectan a todo Estados Unidos.

Su explicación es que ellos trabajan principalmente en las industrias de servicios y manufacturas y “tienen que elegir entre ir a trabajar o ir a comer. No tienen la oportunidad de trabajar electrónicamente o a distancia desde su casa. En general tienen muchos menos recursos económicos para ahorrar o comprar ropa pesada, alimentos no perecederos o días de emergencia, cansancio o descanso laboral”.

Puente mencionó que dentro de los 39 centros de refugio citados por el Homeless Shelter Directory, no existe un número abrumador de mexicanos, ya que muchos de ellos tienen familiares de primera o segunda generación que los acogen. Sin embargo, esto crea otro problema: sobrepoblación en el hogar. “Hay un impacto desproporcionado en cómo sufren y viven estas familias”, dijo la egresada de Harvard de origen mexicano.

Añadió que los latinos de Illinois y Estados Unidos son el grupo étnico que menos tiene seguro médico: “no tienen dinero para pagar medicinas, no aplican para el Obamacare si son indocumentados, unas dos terceras partes son migrantes (legales o indocumentados), sin embargo, siguen en un nivel de bajos apoyos gubernamentales muy notable”, refiriéndose a la mayoría de los mexicanos de esta zona.

Frío afecta al transporte

El sitio flightaware.com informó que los dos aeropuertos de la zona de Chicago –O’Hare y Midway– cancelaron mil 500 vuelos y pospusieron cientos de ellos en estos últimos días.

Hasta ayer se habían cancelado otros cuatro mil 20 vuelos en todo el país, pero principalmente en los aeropuertos de las zonas de Cleveland, Chicago, Nueva York y Boston.

Las aerolíneas JetBlue Airways y Southwest cancelaron todos sus vuelos hacia y desde Nueva York, Boston y Chicago.

El saldo de vuelos cancelados por las tormentas Hércules e Ion llegó a 8 mil 700.

Un tren se descompuso en Michigan con 200 pasajeros por más de ocho horas. El camión de un equipo de basquetbol dejó de funcionar sobre la interestatal 57 y sus jugadores tuvieron que dormir en el piso de una iglesia del centro de Illinois.

En Chicago, dos trenes con pasajeros descarrilaron parcialmente lesionando a 14 pasajeros; seis de ellos fueron llevados a hospitales por heridas menores. Se cancelaron las corridas de 27 trenes suburbanos y las ocho líneas del metro local sufrieron retrasos de entre 5 y 20 minutos.

En Aurora  reventaron las instalaciones técnicas de Comcast, dejando incomunicados a 20 mil habitantes.

Otros 40 mil habitantes de Indiana se quedaron a oscuras cuando la compañía Indianapolis Power & Light dejó de brindar electricidad, e incluso el gobierno tuvo que rescatar a 400 de ellos y llevarlos a asilos temporales.

Comentarios

Lo que pasa en la red