Estallarán más conflictos; crisis políticas y religiosas

La revista Foreign Policy prevé que varios enfrentamientos, que ya han costado las vidas de miles de personas, se agravarán y contagiarán a sus vecinos; además, podrían comenzar otros, como en el Cáucaso norte y Honduras

COMPARTIR 
04/01/2014 04:10 José Carreño Figueras

CIUDAD DE MÉXICO, 4 de enero.- Los atentados explosivos realizados presuntamente por chechenos parecen anunciar uno de los conflictos potencialmente más salvajes en el mundo, en el norte del Cáucaso, donde la Rusia de Vladimir Putin enfrenta una formidable rebelión islámica.

Si Rusia invirtió 47 mil millones de dólares en la realización de los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi, en el Mar Negro, la seguridad es la principal preocupación: Sochi es la sede de las Olimpiadas invernales y los rebeldes separatistas no sólo reclaman que es parte del “Emirato del Cáucaso”, sino prometieron perturbar los juegos.

Pero el conflicto del Cáucaso es sólo uno de los problemas provocados por el crimen organizado y el narcotráfico o la competitividad política, por el autoritarismo o la amenaza de insurgencia, entre las causas de posibles conflictos en 2014 de acuerdo con una lista de la revista Foreign Policy.

La gama de causas es tal que va lo mismo de problemas de identidad racial que al “contagio” de conflictos en países vecinos, de regionalismos al colapso de gobiernos.

Algunos de los conflictos ocurren en lugares con nombres ya familiares o donde hay crisis que ya están bajo los reflectores internacionales, y también en algunos sitios menos evidentes, o menos explosivos en apariencia.

Según Foreign Policy, habría que incluir por supuesto a Siria, Líbano, a la República Centroafricana, a Asia Central, a Irak o la región norte del Cáucaso.

El menú es amplio. De hecho incluye a Libia, a la región del Sahel, como se define a la zona geográfica y ecológica que constituye la “frontera” entre el desierto de Sahara y la sabana africana, en el sur de los países saharianos y el norte de los países subsaharianos.

Está Honduras, pero también se incluye a Sudán y Bangladesh.

Las causas son diferentes, ricas y variadas, pero conducentes a la inestabilidad y por tanto al conflicto.

Siria y Líbano son dos países hermanados por el conflicto.

Un logro diplomático en septiembre, traducido en un acuerdo para destruir las armas químicas del gobierno de Bashar al-Assad, dio esperanzas sobre la posibilidad de un acuerdo de paz en Siria. La verdad, sin embargo, es que la violencia continúa y los costos humanos son cada vez mayores.

La división entre los grupos opositores, que incluye a los “patrocinados” por Arabia Saudita, Qatar y Al-Qaeda, todos ellos con plataformas islamistas competidoras, contribuye tanto a la supervivencia del régimen como a la violencia de la lucha y su consecuencia en Líbano, que recibió un influjo de refugiados que según Foreign Policy equivale a 25 por ciento de su población.

Otro país donde la guerra civil siria tiene impacto es Irak, donde el gobierno del shiita Nouri al-Maliki ha intensificado su represión contra sectores sunitas, que a su vez “se han tornado hacia Siria con la esperanza de que un triunfo de la oposición ahí les permita un regreso político en casa”.

En 2014 probablemente verá un mayor entrelazamiento de los conflictos iraquí y sirio; mientras más se debilite el estado iraquí más se erosionará su frontera con Siria”, advirtió la revista.

En Libia, la transición política post-Gadhafi “amenaza con descarrilarse”, en la creciente atomización de una oposición que había sido hermanada por la enemistad hacia el viejo régimen. “Como otros países árabes en transición, Libia está cada vez más dividida a lo largo de varios ejes distintos: islamistas contra liberales, conservadores vs. revolucionarios y centro vs. periferia, todo lo cual contribuye a la inestabilidad”, consignó la publicación.

Además, “como mínimo, las milicias locales y la proliferación de armas plagará a Libia (y sus vecinos) por años”, apuntó Foreign Policy.

Honduras es uno de esos conflictos creados en buena medida por su debilidad. Considerado como la capital mundial del asesinato, con más de 80 muertes violentas por cada cien mil habitantes, el país tiene un débil aparato judicial, de policía y de gobierno.

Además, precisó Foreign Policy, “las débiles, corruptas fuerzas de seguridad han convertido a Honduras en una estación de paso ideal para drogas que van de los Andes a los mercados en Estados Unidos” y en ese marco, los grupos criminales se han fortalecido lo suficiente “para que el Estado haya efectivamente perdido control sobre partes del país”.

La República Centroafricana está al borde del colapso. “Casi la mitad de la población necesita de alguna forma de ayuda y los servicios del estado, incluso la policía y el ejército, ya no existen”, subrayó Foreign Policy.

La revista recordó que la República Centroafricana es objeto de una intervención militar de fuerzas de paz africanas apoyadas por mil 600 soldados franceses, en medio de un proceso de radicalización de cristianos y musulmanes que amenaza desbordarse a otros países.

En Sudán, las condiciones son de fragilidad económica, intranquilidad política y múltiples tensiones entre el centro y la periferia, especialmente en el sur del país donde hay conflictos tribales y religiosos.

En el Sahel, diferentes problemas abarcan a Mali, Níger y Nigeria, que sin embargo comparten problemas de corrupción, tensiones políticas e infiltración criminal de los rangos gubernamentales.

Bangladesh, por su parte, llega a 2014 en una situación de creciente polarización política, traducida en violencia que ha llevado a veintenas de muertos y heridos en choques entre la oposición y las fuerzas de seguridad.

En el Cáucaso y Asia Central, al igual que en varias regiones de África, confluyen fuerzas explosivas: el petróleo y problemas de identidad racial y religiosa, autoritarismo y gobernabilidad. Los resultados mantendrán alerta al mundo y aunque hoy los focos son Chechenia y Afganistán, los problemas se extienden mas allá.

De hecho, en el centro de Asia la mayoría de los países de la región “son gobernados por líderes envejecidos y no tienen mecanismos de sucesión, lo que es en sí una potencial receta para el caos. Todos tienen poblaciones jóvenes, alienadas e infraestructuras en deterioro”, indicó Foreign Policy.

Uzbekistán, Tayikistán, Kirguistán, Kazajstán y Turkmenistán tendrán que enfrentar cada uno sus propios retos, y los de la región donde se encuentran.

En el Cáucaso la situación inmediata es complicada por la realización de los Juegos Olímpicos de Sochi, que han  llevado al gobierno ruso a fortalecer sus medidas de seguridad para prevenir la llegada de posibles combatientes.

Infortunadamente, algunas de esas medidas pueden empeorar la situación”, consideró Foreign Policy en referencia a la tendencia de usar mano dura.

 

Putin supervisa la sede de los juegos de invierno

El presidente ruso, Vladimir Putin, esquió ayer en Sochi, lugar al que se desplazó para inspeccionar una vez más el avance de los preparativos de los Juegos Olímpicos de invierno, que tendrán lugar en un mes en esa ciudad del Mar Negro.

Putin estaba acompañado del primer ministro, Dimitri Medvedev. Ambos esquiaron cerca del complejo de esquí de fondo y biatlón “Laura”, situado cerca de la estación de invierno de Krasnaia Poliana.

El complejo “Laura” acogerá las competencias de los Juegos Olímpicos, previstos del 7 al 23 de febrero de 2014.

Según el portavoz del presidente, citado por la prensa rusa, Vladimir Putin se quedará unos días en Sochi para analizar a fondo el estado de la puesta a punto para el evento.

En los próximos días, el Presidente examinará atentamente todas las sedes de montaña y de costa, y verificará una vez más cómo están los preparativos de cara a la apertura de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos”, dijo.

Putin ordenó reforzar la seguridad en Sochi luego de los atentados terroristas cometidos en la ciudad de Volgogrado por islamistas del Cáucaso Norte, que en junio pasado amenazaron con intentar sabotear los eventos deportivos.

–AFP y AP

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios