Líder norcoreano presume fortaleza tras purga; pide acercamiento con Seúl

En su mensaje de Año Nuevo, Kim Jong Un destaca la eliminación de la 'suciedad divisionista' y llama a Corea del Sur a mejorar las relaciones

COMPARTIR 
01/01/2014 23:24 AP y EFE / Fotos: AP y Reuters

SEÚL, 2 de enero.- El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, alardeó el miércoles que su país inicia el año nuevo con una inyección de vigor después de la eliminación de la "suciedad divisionista", en una referencia al otrora poderoso tío del joven líder, cuya ejecución el mes pasado trajo preocupaciones sobre el creciente control del poder de Kim.

Las declaraciones de Kim en un mensaje anual por el año nuevo —y que incluyó una exhortación para mejorar las relaciones con Seúl— serán analizadas por analistas y gobiernos extranjeros en busca de indicios sobre las opacas intenciones y los objetivos políticos del país.

Existe la preocupación general sobre el futuro del país desde que Kim humilló públicamente y después ejecutó a su tío y tutor, uno de los sucesos políticos más importantes que han ocurrido en años en Pyongyang y ciertamente desde que Kim asumió el poder hace dos años, después de la muerte de su padre, Kim Jong Il.

La acción decidida de Corea del Norte para eliminar la suciedad divisionista dentro del gobernante Partido de los Trabajadores ha impulsado la unidad del país "100 veces", dijo Kim en un discurso difundido por la televisión estatal. No mencionó a su tío por nombre, Jang Song Thaek, quien era considerado el segundo en el poder.

El año pasado se tomó la decidida medida de sacar facciones de escoria del partido (...) y esta purga de elementos antipartido y antirrevolucionarios lo ha fortalecido", declaró.

Kim instó a mejorar las tensas relaciones con Corea del Sur, afirmando que es hora de cada gobierno deje de difamar al otro. Exhortó a Seúl a que escuche las voces que piden la unificación de las dos naciones.

Haremos esfuerzos decididos para mejorar las relaciones entre el Norte y el Sur", dijo Kim, quien llamó a las autoridades surcoreanas a hacer lo mismo, según la agencia surcoreana Yonhap.

Los mensajes de unificación, similares a otros hechos durante el año nuevo, son una mejoría obvia con respecto a las amenazas de guerra atómica del año pasado, aunque existe aún un escepticismo profundo en Washington y Seúl sobre las intenciones de Pyongyang.

La Guerra de Corea, de 1950-53, terminó con un armisticio, no con un tratado de paz, por lo que la península quedó técnicamente en estado de guerra. Unos 28.500 soldados estadunidenses están emplazados en Corea del Sur para ayudar a prevenir una agresión norcoreana.

jrr

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios