Irán y potencias acuerdan aplicar pacto nuclear a finales de enero

Teherán y el Grupo 5+1 establecen que el acuerdo de Ginebra empezará en el último tercio del mes

COMPARTIR 
01/01/2014 10:00 EFE

TEHERÁN, 1 de enero.- Los representantes de Irán y el Grupo 5+1 acordaron en negociaciones técnicas las fórmulas para aplicar el acuerdo nuclear alcanzado en Ginebra el pasado 24 de noviembre, que empezará a cumplirse a finales de enero, señaló hoy un alto cargo iraní.

Las dos partes han logrado alcanzar un entendimiento sobre la aplicación del acuerdo y ahora su visión e interpretación (del acuerdo) son las mismas", dijo Hamid Baedineyad, director de Asuntos Políticos e Internacionales del Ministerio de Exteriores de Irán y miembro del equipo negociador, informó la agencia local Tasnim.

Las declaraciones tienen lugar tras dos días de negociaciones en Suiza de los equipos técnicos de ambas partes, en los que se definió el modo de poner en marcha el pacto nuclear por el que Irán se compromete a parar parcialmente durante seis meses su programa atómico a cambio de un limitado levantamiento de algunas sanciones internacionales.

En base a las conclusiones alcanzadas, la aplicación del acuerdo de Ginebra empezará en el último tercio de enero", precisó Baedineyad.

Por otro lado, hoy se anunció en Teherán que dos políticos conservadores iraníes supervisarán al equipo negociador nuclear durante las próximas conversaciones.

Gran parte del Parlamento iraní, controlado por los ultraconservadores del régimen islámico, considera que los resultados de las negociaciones no han sido todo lo favorables para Irán que deberían.

La semana pasada, 201 parlamentarios de los 290 que componen la Cámara propusieron la aprobación de una norma que obligue al Gobierno del moderado Hassan Rohani a incrementar el nivel de uranio enriquecido al 60% desde el 20% actual en el caso de que fracasen las negociaciones nucleares.

Irán y el Grupo 5+1 (Estados Unidos, Rusia, China, Alemania, Francia y Reino Unido) alcanzaron en Ginebra un pacto por el que Teherán se comprometía, entre otras cosas, a dejar de enriquecer uranio al 20 % y diluir la mitad de sus reservas que alcanzan ese nivel.

También se comprometió a dejar de instalar nuevas centrifugadoras y abrir las plantas nucleares a una inspección estricta del Organismo Internacional para la Energía Atómica (OIEA).

El G5+1 y Teherán se dieron entonces seis meses para consensuar un pacto final que acabe con el contencioso nuclear que enfrenta a Irán con el mundo desde hace una década.

Desde los años ochenta Irán lleva adelante un avanzado programa atómico que asegura está destinado a fines civiles, en concreto a investigación médica y producción de energía.

La comunidad internacional, sin embargo, teme que el programa oculte intenciones de desarrollar una bomba nuclear, algo que el OIEA afirma que no ha podido descartar en sus inspecciones y que Teherán niega tajantemente.

jrr

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios