Vladimir Putin promete venganza

El Presidente ruso amenazó con represalias a los instigadores de los atentados suicidas que en los dos últimos días cobraron la vida de 34 personas en Volgogrado, a unas semanas del inicio de los Juegos Olímpicos en Sochi

COMPARTIR 
01/01/2014 05:03  EFE, AFP, DPA Y REUTERS

MOSCÚ.– El presidente ruso, Vladimir Putin, prometió ayer que las autoridades continuarán la lucha contra los terroristas hasta “su completa eliminación”, tras el doble atentado suicida perpetrado el domingo y el lunes en la ciudad de Volgogrado.

“Continuaremos la lucha contra los terroristas de manera segura, despiadada y consecuente hasta su completa eliminación”, afirmó Putin, que viajó ayer a la ciudad de Jabarovsk, en el Lejano Oriente ruso, según las agencias locales.

El Kremlin aumentó el último día del año las medidas de seguridad en todo el país y especialmente en Volgogrado, donde la cifra de fallecidos por los últimos atentados aumentó a 34, después de que tres heridos murieran durante la noche del lunes en el hospital.

En una intervención emitida por la televisión como felicitación navideña, Putin llamó a “inclinar la cabeza ante las víctimas de los crueles atentados terroristas”.

“Este año hemos debido afrontar problemas, desafíos y duras pruebas, como los inhumanos actos terroristas de Volgogrado. (En tales momentos) Rusia siempre ha cerrado filas y se ha mostrado unida”, señaló.

Por vez primera en varios años, el jefe del Kremlin ordenó reforzar la seguridad en todo el territorio nacional, después de que dos atentados suicidas en menos de 24 horas dejaran 33 muertos en Volgogrado, antigua Stalingrado.

“Apoyaremos a todos los afectados, haremos todo lo planeado, restauraremos y reconstruiremos lo que haya que restaurar y reconstruir”, agregó.

Además, Putin hizo votos por celebrar “al más alto nivel los Juegos Olímpicos (de Invierno de Sochi), para los que falta poco más de un mes”.

Precisamente, según todos los expertos, los Juegos de Sochi, que serán inaugurados el 7 de febrero próximo, son el auténtico objetivo de la guerrilla islamista, a la que pertenecerían los autores de los atentados.

Rusia comenzó ayer a enterrar a los muertos en las explosiones, entre ellos el policía Serguéi Nalibaiko, quien evitó que el terrorista suicida accediera el domingo al salón principal de la estación y causara aún un mayor número de muertos.

Aunque se mantiene el secretismo sobre la autoría de los atentados, la prensa informó de que la explosión de la estación pudo haber sido causada por un joven de padre eslavo y madre tártara, Pavel Pechionkin, que se convirtió al Islam y adquirió el nombre de Ansar Ar-rusi.

Al parecer, el presunto terrorista, que había trabajado durante cinco años en una ambulancia de la república de Mari El, se escapó de casa en 2012 para enrolarse en la guerrilla islamista de la república norcaucasiana de Daguestán.

Según la agencia Interfax, las fuerzas de seguridad efectuaron el lunes un análisis de sangre a los padres de Pechionkin para poder realizar un examen genético y confirmar la identidad del terrorista suicida.

Mientras, aumentaron las medidas de la seguridad: el Ministerio del Interior envió a cinco mil 200 policías a Volgogrado para buscar a posibles cómplices de los atacantes y garantizar la seguridad durante las festividades de Año Nuevo, informó el portavoz del Ministerio del Interior, Andrei Pilipchuk. Al menos 87 personas cuyos papeles no estaban en orden han sido detenidas en diversas operaciones, añadió.

El Kremlin ha adoptado acciones en todo el país, aunque ni Volgogrado ni otras ciudades celebrarán el Año Nuevo en señal de luto y también por motivos de seguridad. En Moscú sí se esperaba que miles de personas recibieran 2014 en la Plaza Roja.

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios