Ataques en Rusia, contra la justa olímpica

Los atentados buscan generar terror antes del mayor evento en la región desde la desintegración de la Unión Soviética

COMPARTIR 
30/12/2013 23:48 AFP, EFE y DPA

MOSCÚ, 30 de diciembre.- Los dos atentados cometidos en Volgogrado, que llevan la marca de los rebeldes islamistas del Cáucaso Norte, tienen el objetivo de crear el terror a escasas semanas del inicio de los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi y suponen un desafío para el presidente Vladimir Putin, estimaron ayer los expertos.

“Es evidente que estos atentados están relacionados con los Juegos Olímpicos de Sochi”, que se celebrarán del 7 al 23 de febrero en esta estación balnearia situada entre el mar Negro y las montañas del Cáucaso, declaró Alexandre Konovalov, presidente del Instituto de Estudios Estratégicos.

“Esta serie de explosiones busca crear una atmósfera de terror antes de los Juegos Olímpicos”, coincidió el analista ruso independiente Pavel Felgenhauer.

Al menos 14 personas perecieron en la explosión registrada la mañana de ayer en un trolebús en Volgogrado, en el suroeste de Rusia, y donde un atentado suicida dejó 17 muertos el domingo en la estación central de esta ciudad vecina al inestable Cáucaso Norte, a unos 900 kilómetros de distancia de Moscú.

Putin ha hecho de los Juegos de Sochi uno de los pilares para mejorar la imagen del país y la de su gobierno en el extranjero y se comprometió personalmente a hacer de esta cita “una experiencia segura, agradable y memorable”.

Moscú ha gastado ya más de 50 mil millones de dólares en la preparación del evento, el presupuesto más alto que jamás han tenido unos Juegos Olímpicos de Invierno, pero los islamistas amenazan con arruinar el deseo de Putin.

El jefe de la rebelión islamista del Cáucaso, Doku Umarov, llamó en julio a “impedir por todos los medios” la celebración de los Juegos de Invierno.

Los dos atentados perpetrados en la víspera del Año Nuevo, la más importante de las fiestas que se celebran en Rusia, son “una gran bofetada para Putin”, estimó el experto del Centro Carnegie de Moscú, Alexei Malachenko.

“Esto es lo que nos espera para los Juegos. Tras esta serie de explosiones, tendremos varios miles de espectadores que no vendrán a Sochi”, añadió.

Los atentados de Volgogrado son obra de “un grupo organizado que ha golpeado en un lugar donde nadie se lo esperaba”, explicó Malachenko.

Las autoridades concentran sus esfuerzos de seguridad en Sochi, dejando de lado otras ciudades, lo que podría explicar la elección de Volgogrado, según Felgenhauer.

EU pide más cooperación

Estados Unidos pidió ayer mayor cooperación en seguridad con Rusia de cara a los Juegos Olímpicos de Sochi.

“Daríamos la bienvenida a la oportunidad de una mayor cooperación para la seguridad de los atletas, los espectadores y otros participantes”, dijo la portavoz del Consejo de Seguridad Nacional de EU, Caitlin Hayden.

Por su parte, el primer ministro británico, David Cameron, ofreció el “apoyo” del Reino Unido a Rusia para llevar ante la justicia a los autores del “repugnante” atentado suicida.

El presidente de México, Enrique Peña Nieto, reprobó los ataques terroristas.

“El gobierno de México condena los atentados perpetrados en Volgogrado, Rusia”, escribió en su cuenta Twitter el mandatario, quien además envió sus “más sinceras condolencias al pueblo y al gobierno de la Federación de Rusia, así como a los familiares de las víctimas”.

Refuerzan plan antiterrorismo

Por vez primera en su gobierno, el presidente ruso, Vladimir Putin, ordenó reforzar la seguridad en todo el territorio nacional debido a una alerta terrorista, y no sólo en Volgogrado o en el conflictivo Cáucaso.

De acuerdo con el Comité Nacional Antiterrorista, el mandatario ruso exigió informes diarios sobre las medidas que se adoptan para prevenir nuevos ataques.

La decisión de Putin entró en vigor después de una reunión urgente en la que se habló de los atentados terroristas ocurridos el domingo y ayer.

Todos los analistas apuntan que el objetivo de la guerrilla es abortar la inauguración el próximo 7 de febrero de los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi, proyecto con el que Putin quiere mejorar la imagen de Rusia en el exterior.

Hasta antes de los atentados de ayer y el domingo, el Kremlin había destinado a cerca de 40 mil policías para garantizar la seguridad en Sochi.

Entre las medidas que ya se habían tomado está la prohibición de acceder a la ciudad en coche para los no residentes a partir del 7 de enero, un mes antes de la ceremonia de apertura de los Juegos.

Además, pequeños drones vigilarán la ciudad las 24 horas del día y los servicios secretos rusos controlarán todas las llamadas telefónicas y accesos a internet de todos los participantes en la cita, incluidos atletas y periodistas, según denunciaron asociaciones pro derechos humanos.

Pide combate en todo el mundo

El gobierno ruso llamó ayer a la comunidad internacional a combatir un terrorismo que no tiene fronteras.

“No vamos a bajar los brazos y continuaremos una política firme y coherente con un astuto enemigo que no sabe de fronteras y que únicamente puede ser frenado de manera conjunta”, asegura la Cancillería rusa en un comunicado.

Moscú considera que los atentados de Volgogrado y los perpetrados en Siria, Irak, Egipto o Estados Unidos “son organizados a partir de un mismo molde y tienen los mismos inspiradores”.

Dan visa a Jodorkovski

Mijail Jodorkovski, que reside temporalmente en Berlín desde que salió de prisión en Rusia, obtuvo un visado de tres meses para Suiza, donde vive su familia, anunció ayer la embajada suiza en Berlín.

“Suiza aceptó la petición de Mijail Jodorkovski de un visado Schengen”, que le permitirá circular por los 26 países europeos que forman parte del espacio Schengen, entre ellos Suiza, durante tres meses, informó un breve comunicado de la embajada.

El ministro de Relaciones Exteriores suizo confirmó el otorgamiento de este visado, que había sido solicitado el 24 de diciembre.

Por el momento no se conoce la fecha en la que Jodorkovski saldrá de Berlín, donde se aloja en el lujoso hotel Adlon, frente a la puerta de Brandenburgo.

Jodorkovski, que fue indultado por sorpresa el 20 de diciembre por el presidente ruso, Vladimir Putin, había recibido un visado para un año en Alemania, y había mostrado su intención de no volver a Rusia, debido a que aún pesa sobre él una condena de 550 millones de dólares.

Su deseo es instalarse en Suiza, donde van al colegio sus hijos gemelos.

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios