Uribe acepta que CIA lo ayudó en golpes a FARC

La agencia de inteligencia estadunidense colaboró en la ubicación de guerrilleros

COMPARTIR 
26/12/2013 05:38 DPA, EFE, AP y Notimex

BOGOTÁ, 26 de diciembre.— El ex presidente colombiano Álvaro Uribe afirmó ayer que la actuación de la Agencia Central de Inteligencia estadunidense (CIA) durante el gobierno que encabezó entre 2002 y 2010 fue bajo su responsabilidad, aunque aseguró que los golpes contra la guerrilla de las FARC fueron con agentes de Colombia.

Uribe salió así al paso de un artículo publicado el domingo pasado por el diario The Washington Post que señaló que al menos dos docenas de jefes de las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) murieron en los últimos años en operaciones con participación de la CIA.

El ex mandatario aclaró que las acciones que emprendió su administración para ubicar a los líderes de las FARC se hicieron con equipo y personal colombiano.

Varios observadores, militares retirados y el actual ministro de Defensa de Colombia, Juan Carlos Pinzón, coincidieron en afirmar que la nota periodística no era una primicia, pues no es un secreto que Estados Unidos colabora desde hace años con las autoridades colombianas en el marco del conflicto armado que azota al país.

Bajo mi responsabilidad se efectuaron operativos militares”, escribió Uribe en Twitter, tras agregar que los ataques contra las FARC se realizaron con agentes y equipos de la fuerza pública colombiana y que Estados Unidos “ayudó para detectar la ubicación de narcosecuestradores”.

No ven novedad

Las palabras de Uribe se conocieron después de que el ministro Pinzón dijera el lunes que “todo el mundo sabe” de la participación de la CIA en operaciones militares en territorio colombiano.

La verdad es que todo el mundo sabe, esto no tiene nada de nuevo, que tenemos una cooperación fuerte, muy fuerte, con los Estados Unidos”, expresó Pinzón.

Según The Washington Post, que entrevistó a más de 30 ex funcionarios estadunidenses y colombianos, el programa se puso en marcha durante la administración del presidente George W. Bush y continuó en el gobierno del mandatario Barack Obama.

La publicación afirmó que Estados Unidos suministró informaciones en tiempo real sobre el paradero de los dirigentes guerrilleros y apoyó ataques mediante un sistema de control que aumenta considerablemente la precisión de las bombas lanzadas sobre sus objetivos.

El diario señaló que entre los jefes guerrilleros que murieron en bombardeos con ayuda de la CIA están Tomás Medina, alias Negro Acacio (2007), y Luis Édgar Devia, alias Raúl Reyes (2008).

En bombardeos de la Fuerza Aérea Colombiana (FAC) también murieron los dos principales jefes de las FARC, Guillermo Sáenz, alias Alfonso Cano (2011), y Víctor Suárez, alias Mono Jojoy (2010), aunque The Washington Post no relacionó esos ataques con la colaboración de la CIA.

Uribe, quien gobernó entre 2002 y 2010, libró una guerra frontal contra las FARC, en la cual dio muerte a varios jefes del grupo insurgente y logró rescatar con ayuda del gobierno norteamericano a rehenes estadunidenses y colombianos en poder de esa organización.

 

Piden cese al fuego como un compromiso de paz

Las FARC y el ELN, las dos mayores guerrillas de Colombia, pidieron ayer al gobierno que se concrete un cese al fuego y de hostilidades como demostración de que las partes enfrentadas están comprometidas con el fin de la guerra.

En un mensaje de Navidad y Año Nuevo, los grupos rebeldes señalaron que “corresponde a la sociedad colombiana realizar el más grande esfuerzo para lograr que se atienda y concrete el llamado a acordar un cese bilateral del fuego”.

Aseguraron que “la población colombiana que vive en medio del conflicto (armado interno) así lo requiere, y ello sería la mejor demostración de que en verdad las partes enfrentadas estamos por la paz”, tras medio siglo de confrontación.

Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) mantienen desde noviembre de 2012 negociaciones con el gobierno del presidente Juan Manuel Santos en Cuba, para acabar con una guerra que ha dejado seis millones de víctimas.

Por su parte, el rebelde Ejército de Liberación Nacional (ELN) se declaró dispuesto a iniciar conversaciones de paz con el Ejecutivo, proceso que, según allegados a las partes, podría comenzar a comienzos del próximo año.

En el mensaje, publicado ayer, las dos guerrillas concluyeron que la guerra que han librado durante más de medio siglo “no es la salida más conveniente para el país” y que “el camino correcto es el de la paz (y) la reconciliación”.

Las máximas instancias de las FARC y el ELN consideraron en la misiva, difundida por internet, que esa paz debe estar “cimentada en la justicia social, capaz de superar las causas que originaron el terrible conflicto que consume hoy a Colombia”.

Mientras tanto, dos policías resultaron heridos cuando presuntos rebeldes de las FARC hicieron detonar un artefacto explosivo de manufactura casera en una pista de aterrizaje, informaron las autoridades.

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios