‘Pancho Claus’, El Papá Noel Tex-Mex

En el estado de Texas existen famosos personajes que en estas fechas se dedican a entregar juguetes y regalos a niños hispanos de escasos recursos

COMPARTIR 
24/12/2013 05:09 AP

HOUSTON, 24 de diciembre.- Por lo general tiene cabello y barba negros, a veces sólo bigote. Al igual que Santa, usa gorro, aunque con frecuencia es un sombrero. También se echa encima un sarape y en uno de los casos se pone un traje rojinegro. Y llega a lo grande a los lugares en motocicletas Harley o acompañado de burros en vez de renos.

Conozca a Pancho Claus, el Santa Tex-Mex.

En medio de todo el debate sobre la raza de Santaclós, impulsado por la aseveración de una comentarista de Fox News de que tanto Santa como Jesús eran blancos, en Texas hay una versión hispana de Santa que distribuye regalos a los niños de familias de bajos ingresos desde la frontera hasta las planicies.

Pancho Claus es propio de Texas. Lorenzo Cano, profesor del Centro de Estudios Mexicoamericanos de la Universidad de Houston, dice que Pancho aparentemente fue concebido en Estados Unidos cuando estadunidenses de ascendencia mexicana buscaban “crearse un lugar y un espacio” en la década de  los 70.

Ahora Pancho es un personaje adorado en Navidad en muchas ciudades texanas.

Hay niños a los que les preguntamos: ‘¿Santa vino a verte?’, y dicen ‘No, no vino. Pero Pancho Claus sí vino’, dice Robert Narvaiz, segundo jefe del American GI Fund de Lubbock y coordinador del proyecto.

En las planicies del oeste de Texas, Pancho Claus es Pancho Clos, para que no lo confundan con los demás.

Pancho Claus viene del Polo Sur y Santaclós viene del Polo Norte, y todos los años se reúnen aquí en Lubbock”, dice Narvaiz. “¿Santa... era anglo? ¿Era negro? ¿Era hispano? Creo que todos están tratando de hacer lo mismo: agregar un poco de su cultura”.

Hoy, Pancho visita escuelas, iglesias y supermercados, pero el mayor evento, que ahora es apoyado por tres clubes de automovilismo y docenas de motociclistas, sigue siendo el del Parque Rogers, donde el domingo antes de Navidad Pancho entrega regalos.

Sólo tratamos de llegar a esos niños que pudieran quedarse sin nada”, dijo Narvaiz.

Julián Pérez, de 71 años y técnico de climatización retirado, es el Pancho de Lubbock desde hace 30 años y recuerda cuando a tres hombres, todos fallecidos ahora, se les ocurrió la idea.

Yo he querido dejarlo, pero no puedo. Tengo que hacer algo por los niños”, dice Pérez, con su larga barba cana, un sombrero mexicano y un colorido poncho cuando hace el papel de Pancho.

Atrapado en los 40

“¡Pancho Claus! ¡Pancho Claus!”, gritan miles de niños saltando. Cuando la algarabía llega a su punto máximo, Pancho llega, vestido con su traje rojinegro y sombrero de fieltro, saludando desde una moto mientras lanza animales de peluche a la multitud.

Este es el Pancho de Houston, también conocido como Richard Reyes, que viste a la moda de los años 40.

Reyes, de 62 años, se convirtió en Pancho a principios de los años 80, cuando mezcló su interés por el teatro con su herencia hispana y el deseo de trabajar con niños de familias de bajos ingresos, una misión que comenzó después que su hermana adolescente pereció en un tiroteo.

Dio forma a su propio Pancho con el traje de los años 40 y produce un espectáculo basado en el poema “’Twas the Night Before Christmas” (La Nochevieja), que llegó a ser una obra con una banda de diez músicos y bailarines de hip-hop, a muchos de los cuales Reyes conoció mientras trabajaba en centros de detención y comunitarios. Su labor sin fines de lucro tiene ahora un presupuesto de 40 mil dólares con tres patrocinadores.

El crecimiento ha sido asombroso”, dice Reyes. “Ahora regalamos cientos, quizás miles de juguetes, junto a otras entidades y también tenemos una fiesta de Nochevieja para unas 300 familias... y entonces celebramos Navidad, día en que vamos a los barrios con autos antiguos modificados con sirena, y regalamos juguetes”.

A unos 360 kilómetros hay otro Pancho, pero este viste con sombrero mexicano y sarape, se pasea por el Paseo del río de San Antonio y posa frente al Álamo. Y según los volantes que se reparten, los regalos van en un carrito jalado por burros. El burro jefe se llama “Chuy”.

En San Antonio, Pancho visita escuelas e iglesias para entregar regalos y pavos a 50 familias de bajos recursos. Pancho, representado por Rudy Martínez, se ha convertido en una figura tan popular que hasta tiene un funcionario de información.

El resultado”, dice su portavoz, Patrick Reséndez, “es que los niños sonríen”.

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios