Correa critica el apoyo de la CIA

El Presidente ecuatoriano se refirió a la ayuda que dio la agencia en un golpe a las FARC

COMPARTIR 
24/12/2013 03:01 AFP y Notimex
Imagen de archivo de una operación del ejército colombiano contra las FARC. Foto: AP

QUITO.— El presidente Rafael Correa juzgó ayer como “gravísimo” el apoyo de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) a un ataque colombiano contra la guerrilla de las FARC en Ecuador en 2008, revelado por la prensa estadunidense.

Correa, que rompió temporalmente relaciones diplomáticas con Colombia a raíz de la acción militar, considerada por la Organización de Estados Americanos (OEA) como una violación a la soberanía ecuatoriana, se hizo eco de las revelaciones del diario The Washington Post acerca de la ayuda de la agencia de inteligencia estadunidense al gobierno colombiano para eliminar en Ecuador al líder rebelde Raúl Reyes.

En su cuenta de Twitter, el mandatario tildó de “gravísimo” el informe del periódico y se preguntó si esas “revelaciones”, además de recientes desencuentros de su gobierno con Washington, “serán casualidad”.

O por el contrario, planteó Correa, buscan “afectar las relaciones” de Ecuador con Estados Unidos y Colombia y, “sobre todo, el proceso de paz” que lleva a cabo desde hace un año el presidente Juan Manuel Santos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

“A estas alturas, ya no creo en casualidades. ¡La extrema derecha colombiana e internacional es capaz de todo!”, agregó el mandatario.

En su informe publicado el domingo, el Washington Post señaló que la CIA y la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) estadunidense colaboraron con Colombia en acciones contra jefes de las FARC, a través de un programa secreto que contó con “presupuesto multimillonario”.

La ayuda incluyó el suministro de un sistema de rastreo por GPS para bombas, artefactos que permitieron convertirlas en armas de altísima precisión.

Apoyadas en esa tecnología, las Fuerzas Militares de Colombia dieron muerte a Raúl Reyes, entonces el número dos de las FARC, durante un ataque en marzo de 2008 a un campamento rebelde en Ecuador. La acción dejó en total 24 muertos, incluido un ecuatoriano y cuatro mexicanos.

El caso desató una severa crisis diplomática entre Bogotá y Quito, que siempre sospechó que el ataque fue orquestado con ayuda de Estados Unidos pese a que las autoridades colombianas lo desmintieron. Los gobiernos restablecieron plenamente sus relaciones en 2011.

Apoyo en inteligencia

El ex embajador de Colombia en Estados Unidos, Gabriel Silva, aseguró que la ayuda de la CIA en las operaciones contra insurgentes colombianos fue sólo en materia de inteligencia.

“La colaboración es permanente, por lo tanto uno tiene que presumir que hubo una comunicación útil para esos propósitos”, dijo Silva.

El diplomático y ex ministro de Defensa se abstuvo, por razones de seguridad nacional, de entregar detalles sobre la cooperación de la CIA para atacar a la cúpula de las FARC.

El diplomático insistió en que la ayuda de la CIA no afectó la soberanía de Colombia, ni la independencia de la Fuerza Pública de este país andino.

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios