Conflicto de Siria contagia a sus naciones vecinas

La ACNUR dice que ese conflicto es el más peligroso desde la Segunda Guerra Mundial

COMPARTIR 
17/12/2013 04:18 Notimex, AFP y EFE

GINEBRA, 17 de diciembre.–  El Alto Comisionado de Naciones Unidas para Refugiados (ACNUR), Antonio Guterres, consideró que la crisis en Siria es el conflicto más peligroso desde la Segunda Guerra Mundial, ya que puede tener dimensiones catastróficas en la región.

Guterres afirmó, en rueda  de prensa en Ginebra, que el conflicto en Siria empieza a trascender hacia Líbano, y empieza a generar tensiones sectarias en Irak, lo que resulta “extremadamente preocupante”.

Además, la guerra civil afecta las economías de los países vecinos que han acogido a más de 2.5 millones de refugiados, se han incrementado las tensiones entre Irán y Arabia Saudita así como entre Palestina e Israel, agregó.

Asimismo, en el terreno se encuentran peleando milicias de diversas partes del mundo, lo que ha radicalizado el conflicto, “esto es una amenaza masiva para la paz en el mundo y debe ser enfrentada como tal”, subrayó.

Por su parte, la titular de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU, Valerie Amos, señaló que la cifra requerida para ayudar a millones de sirios afectados en 2014 asciende a seis mil 500 millones de dólares, “el monto más alto jamás requerido por la ONU para una sola crisis”.

“Al mirar hacia el cuarto año de esta crisis espantosa, su brutal impacto en millones de sirios está poniendo a prueba la capacidad de la comunidad internacional para responder”, sostuvo.

“Con la ayuda de la comunidad internacional, las Naciones Unidas, la Media Luna Roja y las ONG asociadas, vamos a seguir entregando ayuda vitalmente necesaria, y seguiremos asistiendo en la medida de lo posible a las mujeres y niños atrapados en medio del conflicto”, dijo Valerie Amos.

En tanto, al menos 76 personas murieron, entre ellas 28 niños, en el bombardeo más mortífero del ejército del aire sirio sobre barrios rebeldes de Alepo, mientras que las agencias internacionales advirtieron ayer de la “peor crisis humanitaria en décadas”.

“La cantidad de mártires que murieron (el domingo en Alepo) en los bombardeos con barriles explosivos es de 76, entre ellos 28 menores de 18 años, y cuatro mujeres”, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), que basa sus informaciones en una amplia red de activistas y fuentes médicas.

La ONG y militantes aseguran que el régimen de Bashar al-Assad utiliza en su guerra contra los insurgentes “barriles de explosivos” fabricados en metal, con una capa de cemento en su interior y llenos de TNT que lanzan desde helicópteros y aviones militares.

 

Efectos

1.- Las potencias mundiales deben encontrar soluciones rápidas al conflicto bélico en Siria, para que los países vecinos no pierdan la sensible estabilidad.

2.- El incremento de la violencia en ese país podría obligar a los países de la OTAN a reconsiderar una posible intervención que podría adelantar la caída del presidente Bashar al-Assad.

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios