Bachelet es favorita para ganar las presidenciales

Los chilenos volverán hoy a las urnas, en menos de un mes, para elegir mandatario

COMPARTIR 
15/12/2013 08:08 María Fernanda Navarro

CIUDAD DE MÉXICO, 15 de diciembre.- Hacia las últimas horas de hoy se definirá el nombre de la mujer que estará al frente de las decisiones políticas y económicas de Chile durante los próximos cuatro años.

En el país que retornó a la democracia hace apenas 23 años, se enfrentan Michelle Bachelet, ex presidenta de Chile y candidata por la coalición de partidos de izquierda y centro izquierda, Nueva Mayoría; y Evelyn Matthei abanderada de Alianza por Chile, que representa a los partidos de la derecha chilena.

Ésta es la segunda ocasión en la que los chilenos acudirán a las urnas en menos de un mes, debido a que el 17 de noviembre ninguno de los nueve candidatos que contendían por la presidencia alcanzó más de 50% de votos, mismos que son necesarios para proclamar la victoria de un candidato, según las normas electorales en ese país.

Sin embargo, Bachelet obtuvo una amplia ventaja en la primera vuelta electoral respecto a sus contrincantes con 47 por ciento de los sufragios, es decir, 22 puntos de ventaja sobre Matthei, quien se adjudicó el segundo lugar en esos comicios.

Ante los resultados anteriores diversos analistas electorales no dan lugar a duda de que Bachelet es la candidata más fuerte para ocupar la Presidencia.

Lo más probable es que gane Bachelet. Ella estuvo muy cerca de ganar la primera vuelta. Y con el mismo número de votos que obtuvo la primera vez obtendría una amplia ventaja”, pronosticó el especialista en sistemas electorales Patricio Navia.

El también profesor de la Universidad de Nueva York consideró que la posible victoria de la ex  presidenta se debe a su credibilidad individual y carisma: “el centro y la izquierda, están muy desprestigiados, la gente confía mucho más en las personas que en los partidos. Bachelet ha sido capaz de generar esa confianza personal, que la va a llevar de nuevo a la Presidencia”.

En entrevista con Excélsior, Navia señaló que Bachelet o la primera persona en ser relecta para la Presidencia de ese país durante la democracia moderna: “eso refleja la confianza que la gente tiene en ella. Fundamentalmente porque ella llevó a cabo cambios graduales moderados y llevó al país en la dirección correcta”.

Por otra parte, y a pesar de que Matthei cuenta con el apoyo del oficialismo, el profesor de origen chileno afirmó que se prevé muy difícil un resultado más elevado del que ya obtuvo en los primeros comicios

El desafío de Mattei fue especialmente difícil, ella no fue la primera candidata de la Alianza. El ganador de las primarias (Pablo Longueira) se tuvo que retirar por cuestiones de salud, así que Matthei era una jugadora que estaba en la banca, no una jugadora titular. No obstante logró un desempeño tal vez razonable considerando que tuvo muy poco tiempo para hacer campaña. Para ella el hecho de que pasara a segunda vuelta es razón más que suficiente para sentirse ganadora”, dijo Navia.

Atrás parece haber quedado la historia familiar que une a Matthei y Bachelet que se remonta a los años en que el gobierno de Salvador Allende fue derrocado. Aquella sobre la ruptura de la profunda amistad entre los padres de cada una de las candidatas: Alberto Bachelet quien falleció a causa de las torturas a las que fue sometido en la cárcel por mostrar repudio ante el golpe de Estado y el general Fernando Matthei que permaneció fiel a las fuerzas armadas.

Eso es un dato anecdótico (…) Pero no ha estado presente en la campaña porque los chilenos están mucho más preocupados por su futuro que del pasado y en notar qué respuestas tienen los candidatos para sus necesidades y problemas de hoy, que de su historia personal”, explicó el especialista.

Pocos votantes pero claros

Una característica que llamó la atención de los comicios celebrados el mes pasado fue la baja afluencia de votantes, en el que sólo acudieron a las urnas menos de siete millones de personas de las 13 que estaban convocadas.

La participación llegó a más de 50 por ciento en la primera vuelta y probablemente se va a acercar a 60 por ciento en esta ocasión. Los chilenos creen que la política económica va a seguir siendo la misma, así que le están prestando menos atención a la elección de lo que ocurría en los años 90, cuando se estaba consolidando la democracia”, consideró Navin.

Agregó que a pesar de que las candidatas son de corrientes políticas antagónicas, no existen diferencias tan profundas entre la coalición de centro izquierda y la coalición de derecha, como ocurre en épocas electorales en otros países de Latinoamérica: “la elección es mucho más sobre quien es el piloto y cuál es la hoja de ruta”.

El país no se juega la vida cada que hay una elección presidencial, los presidentes tienen capacidad para cambiar algunas cosas pero no para cambiarlo todo. Eso genera un país más predecible y también obliga que las reformas sean más graduales y pragmáticas”, dijo el experto en sistemas electorales.

Tiempo de cambio

Tomando en cuenta que Michelle Bachelet es la candidata con enormes posibilidades de triunfar en las elecciones que hoy se celebran, Navin se aventuró a pronosticar acerca del futuro político de Chile.

La coalición política de Bachelet tiene mayoría en ambas cámaras y por lo tanto va a poder pasar alguna reforma como la tributaria que ha prometido tanto”, consideró.

Otra de las grandes promesas de campaña de Bachelet fueron la reforma educativa y laboral, mismas que, de acuerdo con Navin, también tienen amplias posibilidades de éxito una vez que se discutan en el Congreso Nacional.

La inclusión de una ley de aborto y el matrimonio igualitario integran las propuestas de Bachelet, aunque respecto a éstas no existe certeza de si llegaran a consumarse.

Navin espera que la jornada electoral sea un ejercicio de muestra acerca de la consolidación democrática chilena: “Chile no es un auto de carrera que cambia radicalmente de rumbo, sino un barco muy grande y muy pesado que puede cambiar lentamente en distintas direcciones pero no vamos a ver un giro de 90 grados o 180 grados en los próximos meses, porque ningún gobierno independientemente si es de izquierda o derecha puede hacer tal giro dada la institucionalidad que ahora existe”, finalizó.

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios