Histórico apretón de manos entre Barack Obama y Raúl Castro

Los líderes de EU y Cuba, dos naciones en conflicto durante décadas, dejan atrás sus diferencias y se saludan durante el funeral de Nelson Mandela

COMPARTIR 
10/12/2013 23:44 DPA, EFE y AP, con información de Georgina Olson/Enviada / Fotos: AP, Reuters y EFE

JOHANNESBURGO, 11 de diciembre.- El funeral del ex presidente sudafricano e ícono de la reconciliación Nelson Mandela quedó ayer marcado por un gesto inédito: Barack Obama se acercó
a estrechar por primera vez la mano de Raúl Castro, en una imagen no vista en décadas entre presidentes de Estados Unidos y Cuba.

La imagen dio rápidamente la vuelta al mundo. Fue un saludo breve, pero cortés, y de un enorme simbolismo. Obama tendió la mano a Castro mientras se dirigía al estrado para pronunciar su discurso en homenaje a Mandela. El hermano menor de Fidel Castro aceptó el saludo y le sonrió. Ambos intercambiaron además breves palabras.

Tanto la Casa Blanca como Castro restaron después importancia a lo ocurrido. Fue un “encuentro no planeado”, dijo el consejero adjunto de seguridad nacional estadunidense, Ben Rhodes. “Normal, somos personas civilizadas”, comentó Castro frente a la emisora colombiana La F.M. en Johannesburgo.

Washington y La Habana rompieron vínculos diplomáticos hace más de medio siglo tras el triunfo de la revolución de Fidel Castro, y mantienen una enconada enemistad ideológica desde entonces.

Los mandatarios de ambos países no se han encontrado en décadas y se han evitado siempre en cumbres internacionales, sobre todo Estados Unidos.

Reinó la euforia

Miles de sudafricanos rindieron ayer tributo a Mandela en el estadio FNB de Soweto, a pesar de la intensa lluvia que caía sobre Johannesburgo.

Pero el mal tiempo que desde primeras horas de la mañana reinó en Johannesburgo y las dificultades de transporte
hicieron que no se llenaran las más de 90 mil sillas del estadio, que en su momento de mayor afluencia apenas tenía cubiertas tres cuartas partes de las localidades.

El ánimo y la alegría con que los primeros en llegar ocuparon sus lugares hacían vaticinar una formidable fiesta popular, cuyos mejores momentos se vivieron antes de que el acto iniciara oficialmente.

“Nelson Mandela, Nelson Mandela no hay nadie como tú”, cantaban eufóricos miles de sudafricanos en las gradas del estadio FMB, para despedir a Madiba, su padre. Todavía faltaban cuatro horas para que iniciara la ceremonia, pero el canto ya había empezado.

La última vez que dos presidentes en funciones de EU y Cuba se saludaron fue en 2000 durante una cumbre de la ONU en Nueva York. Entonces, sin embargo, no hubo fotos y la Casa Blanca negó inicialmente el saludo entre Bill Clinton y Fidel Castro.

Obama y Raúl Castro fueron dos de los líderes extranjeros designados para el especial honor de pronunciar un discurso en homenaje a Mandela. Ambos simbolizan quizá como pocos los polos opuestos de los admiradores de Madiba, el político que reconcilió al que era quizá el país más desigual del mundo, dividido por el muro racial.

Mandela es reconocido como símbolo “de consagración inclaudicable a la lucha revolucionaria por la libertad y la
justicia”, dijo por su parte Castro.

Cuba fue un temprano aliado de los movimientos de emancipación en África y mandó tropas a luchar en Angola, entre otros contra las fuerzas del
Apartheid sudafricano.

Mandela agradeció siempre el gesto a Fidel Castro, al que calificaba como un “amigo” y al que no volvió nunca la espalda pese a las críticas internacionales.

Obama ya había hablado recientemente de la necesidad de cambiar las políticas de EU hacia la isla, después de más de medio siglo de sanciones económicas estadunidenses. El embargo, el más largo de la historia moderna, es ampliamente criticado a nivel internacional.

 

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios