Francia inicia intervención en República Centroafricana

La ONU autorizó que el ejército galo entre a esa zona para restaurar la seguridad

COMPARTIR 
06/12/2013 03:27 AFP, Reuters y EFE
El presidente francés, François Hollande, anunció que tras la aprobación de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que autoriza a Francia a utilizar la fuerza en la República Centroafricana. / Foto: Reuters
El presidente francés, François Hollande, anunció que tras la aprobación de la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que autoriza a Francia a utilizar la fuerza en la República Centroafricana. / Foto: Reuters

BANGUI, 6 de diciembre.– El ejército francés, con el acuerdo de la ONU, comenzó ayer su intervención para restaurar la seguridad en República Centroafricana, donde la situación comenzó a degenerar con la matanza de al menos 130 personas en Bangui.

El presidente francés François Hollande anunció una acción militar “inmediata” en ese país poco después de que la ONU aprobara una resolución en ese sentido.

La “intervención francesa será rápida” y no está destinada a durar mucho tiempo, dijo el Presidente francés en una breve declaración televisiva.

El gobierno francés “aportará al parlamento todas las explicaciones la semana próxima”, agregó Hollande.

Este anuncio oficial del comienzo de la operación “Sangaris” (nombre de una mariposa roja), tras la votación en la ONU, se produjo al término de una jornada de masacre en Bangui, que se hallaba bajo toque de queda al caer la noche, y donde los habitantes vivían en la angustia de las horas venideras.

Esta terrible jornada comenzó antes del amanecer, cuando estallaron violentos enfrentamientos en el norte de la capital.

“Grupos armados lanzaron una ofensiva sobre la ciudad. Las fuerzas del exSeleka (exrebelión, en el poder) respondieron”, declaró un portavoz de la ONG Médicos Sin Fronteras.

Más de 80 cuerpos yacían en una mezquita de Bangui y en calles cercanas tras los incidentes violentos de la mañana, constataron periodistas.

En la mezquita del barrio PK5, en el centro de la capital, 54 cadáveres estaban alineados en la sala de oración y en el patio interior, con señales de heridas con cuchillos y balas.

En las calles aledañas, los periodistas contabilizaron 25 cuerpos abandonados en los bordes de las vías.

“Los cuerpos fueron llevados por la mañana por la gente del barrio”, explicó un responsable de la mezquita.

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios