Desigualdad económica pone en riesgo el 'sueño americano': Obama

El Presidente dijo que la disparidad de ingresos y la creciente brecha económica suponen el “principal desafío” para EU

COMPARTIR 
05/12/2013 05:12 EFE, AFP, AP y Reuters

WASHINGTON, 5 de diciembre.– El presidente estadunidense, Barack Obama, advirtió ayer de que el “sueño americano está en riesgo” debido a la creciente desigualdad económica en el país, y criticó el “déficit de oportunidades” que sufren los ciudadanos.

En un discurso en el Center for American Progress de la capital estadunidense, Obama subrayó que “las tendencias combinadas de creciente desigualdad y decreciente movilidad suponen una amenaza fundamental para el sueño americano”.

El mandatario puso cifras a esta desigualdad de ingresos que ha registrado EU en los últimas décadas.

Desde 1979, cuando acabé la escuela secundaria, nuestra productividad se ha incrementado en más de 90%, pero el ingreso de la familia media ha subido menos de 8%. El 10% con más ingresos ya no se lleva un tercio del total, ahora concentran la mitad”, dijo Obama.

Asimismo, lamentó que la movilidad social en Estados Unidos sea menor que en otros países ricos como Canadá, Francia y Alemania, y que los niveles de desigualdad de ingresos sean comparables “a los de Jamaica y Argentina”.

Por eso, insistió en que la disparidad de ingresos y la creciente brecha económica suponen el “principal desafío” que enfrenta Estados Unidos en el presente.

Aunque no podemos prometer igualdad de ingresos, sí tenemos que garantizar igualdad de oportunidades”, afirmó Obama, quien aprovechó la ocasión para defender la reforma sanitaria e instar al legislativo a que eleve el salario mínimo, actualmente en 7.25 dólares, como medidas destinadas a aliviar la presión sobre las clases menos favorecidas.

El mandatario, que en las últimas semanas ha visto cómo se hundía su popularidad debido a los problemas del lanzamiento de la web de la reforma sanitaria, insistió en que, una vez en pleno funcionamiento, la nueva legislación permitirá reducir notablemente los costos médicos.

En los tres años desde que aprobamos la ley, el número de estadunidenses con seguro se ha elevado, el ritmo de crecimiento de los precios ha bajado a su nivel más bajo en 50 años, y millones de estadunidenses han conseguido el derecho a acceder al cuidado preventivo gratuito”, señaló.

Criticó, una vez más, la inacción del Congreso y a los republicanos por incidir más en la necesidad de reducir los déficit fiscales que en los problemas que encaran los ciudadanos de a pie.

El implacable y creciente déficit de oportunidades es una amenaza mayor que nuestro déficit fiscal en contracción”, remarcó Obama, apuntando a uno de los principales caballos de batalla para la oposición republicana, que critica el exceso de endeudamiento federal.

Además, el mandatario señaló que las diferencias de oportunidades en EU “no son tanto de raza, como de clase”.

“Debemos avanzar más allá de la falsa noción de que esto es una cuestión exclusiva de las minorías”, agregó.

Obama citó luego una “exhortación” hecha por el Papa el 26 de noviembre: “No es admisible que una persona que vive en la calle y muere de frío no sea noticia, mientras que la caída de dos puntos de la bolsa sí lo sea”.

A principios de octubre, Obama ya había homenajeado al Papa, afirmando estar “enormemente impresionado” con él, alabando su “humildad” y su “empatía”.

Reaccionan republicanos

No obstante, al poco de concluir su discurso, la oposición republicana salió rápidamente al paso e insistió en sus críticas a las políticas “fallidas” de Obama.

El sueño americano está ciertamente ahora más en duda que hace unas décadas, pero después de cinco años en el cargo, el presidente Obama no puede culpar a otro más que a sí mismo”, señaló el republicano John Boehner, presidente de la Cámara de Representantes del Congreso, en un comunicado.

Boehner apuntó, como una de las causas de los problemas del país, el hecho de que Obama “promueve más gobierno en lugar de más libertad”.

Esta lucha entre republicanos y demócratas en el Congreso, que el pasado octubre obligó al cierre parcial de la Administración federal y colocó al país al borde de la suspensión de pagos, volverá a revivir en las próximas semanas.

 

Le roban protagonismo a Bo, mascota presidencial

El perro negro con pecho y patas delanteras blancas fue la estrella en otras navidades en la Casa Blanca del presidente Barack Obama, pero Bo tuvo que dejar que alguien más saliera en la foto de esta temporada navideña: su pequeña hermana Sunny.

Sunny se robó los reflectores cuando la niña de dos años Ashtyn Gardner perdió el equilibrio y se cayó en el tapete en el momento en que la primera dama Michelle Obama se acercó con el perro (que iba sujetado con correa) al Salón del Comedor del Estado, donde la esposa del presidente e hijos de militares estaban decorando galletas, haciendo flores de papel y utilizando fruta seca para formar pequeñas coronas.

Dos réplicas de tamaño natural de los perros de agua portugueses hechos con listón de satín color negro son de las primeras cosas que la gente verá este mes, cuando se espera que 70 mil visitantes recorran la Casa Blanca por la época navideña. Los dos canes mueven sus colas y Bo da la pata. Están rodeados por árboles de Navidad hechos de libros.

Versiones en miniatura hechas de chocolate oscuro con la forma de los perros también son parte del despliegue anual de galletas de jengibre de la Casa Blanca.

Michelle Obama, quien enfatizó el apoyo a las familias de militares, pidió a los estadunidenses reunirse con la familia y amigos para las fiestas decembrinas y también recordó a los uniformados.

En esta época navideña, mientras nos reunimos con nuestros seres queridos, pido a todo estadunidense recordar lo que nuestras familias de militares y miembros en servicio muchas veces pasan en esta época del año”, dijo la señora Obama.

Recordemos los sacrificios que ellos hacen para servirnos con orgullo”, agregó.

Otra pieza importante de las decoraciones es el árbol de Navidad de la Casa Blanca. El de este año es un abeto Douglas de 5.6 metros de alto traído de Lehighton, Pensilvania, que ocupa el Salón Azul. Rinde tributo a las familias de los militares, una tradición de la época de Michelle Obama.

 

Presidente pierde fuerza con jóvenes

Los jóvenes de Estados Unidos están descontentos con casi todas las decisiones importantes que el presidente Barack Obama ha tomado desde su reelección, aunque igualmente volverían a votar por él, según los resultados de un sondeo realizado por la Universidad de Harvard y que fue publicado ayer.

La encuesta  –realizada a más de dos mil personas de entre 18 y 29 años a nivel nacional por el Instituto de Política de Harvard– busca entregar una idea de los puntos de vista políticos de los votantes más jóvenes de Estados Unidos, un sector demográfico cada vez más influyente.

Más de 50 por ciento de los encuestados en el sondeo,  realizado entre el 30 de octubre y el 11 de noviembre, dijo no aprobar la forma en que Obama ha manejado temas clave de su segundo mandato, entre ellos la economía, la salud y el déficit presupuestario federal, además de asuntos de política internacional como Siria e Irán.

Sin embargo, 46 por ciento de los encuestados dijo que volvería a votar por Obama si se realizaran  nuevamente las elecciones de 2012, comparado con 35 por ciento que aseguró  apoyaría al candidato republicano en esas elecciones, MittRomney.

Los resultados llegan después de que un sondeo elaborado por la cadena CNN y la firma ORC, divulgado el 25 de noviembre, mostró que un creciente número de estadunidenses dudaba sobre la capacidad de Obama para conducir a la mayor economía del mundo, en medio de persistentes problemas vinculados principalmente a su política interna  más cuestionada: la ley de reforma del sistema de salud conocida como Obamacare.

Un 57 por ciento de los encuestados en el sondeo de Harvard dijo no aprobar la reforma del sistema de salud.

Ponen presión

Brian Díaz recuerda con claridad aquel día de abril de 2013 en que los agentes de inmigración llegaron a su casa y se llevaron detenido a su padre, un inmigrante centroamericano que cruzó ilegalmente la frontera hace más de una década en busca de un mejor porvenir económico para su familia.

Brian, de 9 años, tiene frescas esas imágenes y el dolor que soportó durante dos meses, hasta que el padre fue liberado. Ahora está con miedo de que su madre sea encarcelada y deportada.

El niño y sus amiguitos de la escuela han escrito cartas a los congresistas en las que piden que aprueben una reforma migratoria que ofrezca un camino hacia la ciudadanía a cerca de 11 millones de inmigrantes que viven sin autorización en Estados Unidos. “Tengo miedo de que le pase a mi mamá”, expresó el pequeño.

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios