Tren que descarriló en NY viajaba a exceso de velocidad

El tren viajaba a 132 kilómetros por hora en una zona en la que debía circular a 48, aseguró un investigador federal

COMPARTIR 
03/12/2013 04:26 AFP, EFE, AP y DPA

NUEVA YORK, 3 de diciembre.– El tren accidentado el domingo en Nueva York con un saldo de cuatro muertos y 67 heridos circulaba a más del doble de la velocidad permitida al entrar en la curva donde descarriló, indicaron ayer las autoridades.

La información preliminar indica que el tren circulaba a 132 kilómetros por hora (km/h) en la entrada de una curva de 48 km/h”, señaló un experto de la Junta Nacional de Seguridad del Transporte (NTSB), Earl Weener.

“Hasta el momento no estamos al tanto de ningún problema o anomalías con los frenos”, agregó este responsable en una conferencia de prensa brindada tras el primer análisis de la “caja negra” de la formación.

Los investigadores agregaron que el hecho de que el tren se haya detenido en todas las estaciones programadas sin ningún problema es un indicativo de que no presentaba problemas.

“No hay constancia de ningún problema o anomalía en los frenos”, señaló Weener, quien indicó que los detalles técnicos sobre la velocidad son “preliminares”.

El espectacular descarrilamiento del tren suburbano en el Bronx, en el norte de Nueva York, que terminó con un vagón al borde de un río de aguas congeladas, dejó un saldo de cuatro personas muertas y 67 heridas, 11 de ellas de gravedad.

Los muertos son dos hombres y dos mujeres de entre 35 y 59 años, todos ciudadanos norteamericanos, según la Autoridad de los Transportes de Nueva York (MTA).

Antes de la conferencia de prensa del responsable de la NTSB, el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, afirmó que “la velocidad” podría ser la razón del accidente.

Tras haber trabajado una jornada con los expertos, creo que está vinculada con la velocidad”, dijo Cuomo al canal de televisión NBC, enumerando tres hipótesis para el accidente: “un problema con los rieles, un problema de equipamiento o un error del operador”.

El accidente ocurrió a las 7:20 horas, tiempo local, cuando el tren trataba de tomar una curva poco antes de la estación de Spuyten Duyvil, en la confluencia de los ríos Hudson y Harlem.

El tren había partido de la ciudad de Poughkeepsie, en Nueva York, un poco antes de las 6:00 horas y debía llegar a la estación Grand Central hacia las 7:43 de la mañana.

Varios pasajeros afirmaron que al llegar a la curva el convoy iba “mucho más rápido” de lo normal.

Los siete vagones del tren descarrilaron en momentos en que transportaban a unos 150 pasajeros. Cuatro vagones salieron de la vía y terminaron inmovilizados en un espacio boscoso cercano. Uno de ellos quedó detenido a tan sólo unos metros de la rivera Harlem del río, que separa el Bronx del norte de Manhattan y cuyas aguas se encuentran congeladas en esta época del año.

Weener precisó que cinco segundos antes de la detención de la locomotora diesel, que se encontraba al final del convoy, la presión de los frenos cayó a cero sin que los investigadores pudiesen explicar la razón.

La investigación durará entre una semana y diez días, de acuerdo con la NTSB, y se ocupará de las vías, la señalización, los frenos, la mecánica, los procedimientos, así como de las razones por las que los pasajeros resultaron muertos o heridos.

El conductor del tren ya fue interrogado y se encuentra hospitalizado, precisó de su lado el jefe de Policía de Nueva York, Ray Kelly.

 

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios