Descobijan en Estados Unidos a los 'dreamers'

La Cámara baja rechazó poner fin a las deportaciones de ilegales que llegaron a EU cuando eran niños

COMPARTIR 
07/06/2013 04:42 AP, Notimex, Reuters, DPA

WASHINGTON, 7 de junio.– La Cámara de Representantes controlada por los republicanos rechazó ayer la política del presidente Barack Obama de poner fin a la deportación de cientos de miles de inmigrantes que llegaron a Estados Unidos sin permiso cuando eran niños.

La medida, rechazada por 224 sufragios a favor y 201 en contra, se realizó de acuerdo con las líneas partidistas y se produce en momentos en que el Congreso trabaja para reorganizar el sistema que regula la llegada de inmigrantes a Estados Unidos.

La Cámara baja tomó la decisión al concluir su trabajo sobre el proyecto de gastos del Departamento de Seguridad Nacional.

La directora de política interna de la Casa Blanca, Cecilia Muñoz, calificó la medida como “una señal muy interesante” sobre la aplicación de las leyes migratorias, porque “es muy claro que necesitas establecer prioridades. Según la ley, se espera que los agentes deporten a 11 millones de personas. Si no estableces prioridades, entonces terminas sin la capacidad de concentrar tu atención en las personas convictas de los crímenes más serios”.

Según Muñoz, la medida en la Cámara “envía un mensaje muy interesante a la comunidad latina porque busca anular la suspensión de deportaciones para los dreamers, quienes están entre los grupos más importantes de este debate”.

En junio de 2012 Obama anunció el programa que posterga la deportación para muchas personas que fueron traídas al país cuando eran niños, los llamados dreamers.

La decisión de la Cámara baja fue calificada, más tarde, por la Casa Blanca como “contraria a los valores y principios de nuestro país” y por activistas como “antilatina”.

 

Senadores reclaman más control fronterizo

Dos importantes senadores republicanos revelaron una serie de propuestas que demandan una seguridad más fuerte en la frontera entre México y Estados Unidos, antes de que los inmigrantes indocumentados puedan acceder a un estatus legal bajo el proyecto de ley de inmigración que considera el Senado.

Las dos enmiendas presentadas de forma separada por John Cornyn, el segundo republicano en rango en el Senado, y Rand Paul, un potencial precandidato presidencial para el 2016, posiblemente serán criticadas por los demócratas, que han dicho que esas disposiciones erosionarían el camino hacia la obtención de la  ciudadanía, punto central del proyecto de ley apoyado por la Casa Blanca.

Ambos senadores buscan establecer estrictos parámetros de seguridad fronteriza que deberían cumplirse antes de entregar el estatus legal y abrir el camino a la ciudadanía para cerca de 11 millones de inmigrantes indocumentados.

“Mi idea lleva la seguridad fronteriza un paso más allá que cualquier otra persona en el Congreso”, dijo Paul, senador por Kentucky, en  un  comunicado. Su propuesta requerirá que el Congreso redacte un plan de seguridad fronteriza y realice cada año votaciones sobre el cumplimiento de sus metas.

En tanto, la propuesta de Cornyn, senador por Texas, exige que el gobierno tenga la capacidad de supervisar  toda  la frontera sur de Estados Unidos y detenga  al menos a 90 por ciento de las personas que intenten cruzarla de manera ilegal.

Se espera que el Senado empiece a trabajar la próxima semana en la reforma más profunda al sistema de inmigración de EstadosUnidos en cerca de tres décadas.

En respuesta, grupos de cabildeo pro inmigrantes en Estados Unidos criticaron una enmienda presentada por el senador republicano John Cornyn a la propuesta de reforma migratoria que, afirmaron, no es más que un “truco” para sabotear los esfuerzos bipartidistas de la iniciativa cuando se apresta a llegar al Senado.

El sitio electrónico de National Journal destacó que la reunión de la propuesta de inmigración a puerta cerrada del Comité de Estudio Republicano  dejó clara una cosa el pasado miércoles. En dos de las tres misiones centrales que definen la reforma integral los esfuerzos para mejorar el control fronterizo y mejorar el sistema de inmigración legal republicana son parte de la misma propuesta.

Pero cuando se trata de lidiar con los millones de inmigrantes que ya viven ilegalmente en EU, sigue habiendo una persistente e intenso desacuerdo dentro del Partido Republicano.

 

Hablan español y los castigan

Dos empleados de un comercio de la empresa Whole Foods en Albuquerque dijeron haber sido suspendidos por quejarse de una indicación de no hablar en español entre ellos en horas de trabajo.

Bryan Baldizán dijo a The Associated Press que el mes pasado fue suspendido por un día junto con otra empleada tras escribir una carta luego de que el capataz les indicó en una reunión que el uso del español no estaba permitido en horas de trabajo.

“No lo podía creer”, dijo Baldizán, que trabaja en el departamento de elaboración de alimentos de la tienda. “Lo único que hicimos fue decir que no creíamos que la política fuera justa. Sólo hablamos español entre nosotros sobre cosas personales, no laborales.”

Explicó que los directivos de Whole Foods les comunicaron la política de la empresa y emitieron las suspensiones.

El mes pasado, José Gonzáles, del Instituto Militar de Nuevo México, fue penalizado con un punto por hablar español después de que un juez de cancha le advirtiera en un par de ocasiones que hablara sólo inglés durante un duelo en sencillos en el campeonato estatal de tenis.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red