Muere el diseñador español Manuel Pertegaz, maestro de la alta costura

El modisto, que vistió a personajes como Ava Gardner, Audrey Hepburn y Jacqueline Kennedy, fallece a los 96 años en Barcelona

COMPARTIR 
30/08/2014 11:04 EFE / Fotos: EFE y Especial

BARCELONA, 30 de agosto.- El diseñador Manuel Pertegaz murió esta madrugada en Barcelona a los 96 años de edad, según informaron fuentes de su estudio de diseño.

Los funerales tendrán lugar mañana a las 12:30 en el tanatorio del barrio de Sant Gervasi.

Su muerte supone la desaparición de uno de los grandes maestros de la alta costura.

Pertegaz, que había nacido en Olba (Teruel) hace 96 años, aunque siempre fue ciudadano de Barcelona, donde vivió desde los 9 años, culminó una de las carreras más largas y fructíferas de un artista español con el diseño que, quizá, es el sueño de cualquier modisto: vestir de novia a una futura reina.

El modisto cumplió el suyo diseñando el traje de boda que la reina Letizia llevó al casarse con Felipe VI en mayo de 2004, un encargo que consideró un gran honor y un gran broche para una carrera que arrancó cuando era casi un niño.

Cuando doña Letizia eligió a Manuel Pertegaz para crear su vestido de novia, el diseñador aragonés ya era un mito de la alta costura, con seis décadas de éxitos a sus espaldas, si bien consideró el encargo como una gran responsabilidad porque, según explicó entonces, "es un traje que pasará a la posteridad y en él he puesto toda mi experiencia, interés y cariño".

Tenía trece años cuando Pertegaz empezó a trabajar en una sastrería de Barcelona, que abrió una sección de moda de mujer, y fue entonces cuando descubrió que lo que más le gustaba era la moda femenina. A partir de ahí empezó una meteórica carrera que le consagró como maestro de la alta costura.

El nombre de Manuel Pertegaz también estará para siempre asociado a grandes actrices de la época dorada de Hollywood, como Ava Gardner, Audrey Hepburn o Paulette Goddard, a mujeres famosas de la alta sociedad nacional e internacional, como Jacqueline Kennedy, Aline de Romanones, Bibis Samaranch, y a la realeza, como la reina Sofía cuando todavía era princesa o la duquesa de Windsor.

Tras la postguerra, sus estilosos trajes sastre y sus vestidos comenzaron a destacar entre las mujeres españolas, y a medida que mejoraba la economía, se hacía un hueco en Barcelona y en Madrid, porque vestir de Pertegaz era símbolo de elegancia y de modernidad.

Su maestría con la aguja hizo incluso que le ofreciesen suceder a Christian Dior al frente del taller de la casa Dior cuando el diseñador francés murió de forma repentina de un ataque al corazón, pero siempre prefirió quedarse en su taller de Barcelona y seguir cosiendo en su país.

Tras la boda de los actuales reyes de España, Pertegaz empezó a retirarse, pero todavía tuvo tiempo, con 90 años, para presentar en Barcelona su primera colección de joyas, caracterizadas por el trazo de la M de su nombre y los círculos, como símbolo del botón.

En 2012 su taller de la Avenida Diagonal de Barcelona dejó de coser, coincidiendo con la jubilación de sus costureras más fieles, pero el estudio siguió abierto y continúa trabajando en las líneas de complementos que desarrolla su equipo creativo, y que hasta el final supervisó Pertegaz.

El modisto vivía retirado en una casa de las afueras de Barcelona, pero hasta el último momento nunca dejó de visitar su famoso taller.

El señor de la moda

Aunque Manuel Pertegaz fue el primer modisto español que conquistó la Quinta Avenida de Nueva York y vistió a celebridades y actrices americanas, las generaciones más jóvenes le recuerdan hoy por haber diseñado el traje de novia de la Reina Letizia

Soy un pizca en el mundo de la moda. He sabido hacer un poco de moda y me gusta mucho el arte", decía Manuel Pertegaz.

Sin embargo, este diseñador ha sido uno de los grandes creadores de alta costura. Ahora, en la historia de la moda española su nombre se escribe junto a Balenciaga y Pedro Rodríguez.

Creador favorito de la alta sociedad española, conquistó con su talento París y Nueva York e ideó patrones para la reina Sofía y primeras damas como Jacqueline Kennedy, además de vestir a las actrices Marina Berenson, Audrey Hepburn o Ava Gadner.

Yo le cocino y el me cose", contaba la protagonista de 'The Killers' (1946)

Autodidacta, trabajador infatigable, humilde y exquisito en los detalles, Manuel Pertegaz, que siempre supo adaptarse a la personalidad y peculiaridades de cada mujer, su modelo perfecta se encarnaba en la actriz Audrey Hepburn, "una mujer cisne, esbelta, estilizada, elegante y etérea", decía.

Nacido en Olba (Teruel, noreste de España), en 1917, su primera prenda fue un abrigo de paño negro que confeccionó para su hermana, con quien comenzó a trabajar en una pequeña habitación de su casa de la calle Peñai.

Pero antes, tras descubrir su amor por la confección femenina, se empleó en una sastrería donde aprendió la técnica del patronaje.

Tras la Guerra Civil española, los hermanos Pertegaz se trasladaron al afamado Paseo de Gracia de Barcelona, desde donde vistieron a la burguesía catalana.

Corría el año 1948, cuando Pertegaz inaugura su primer salón en Madrid. Ese mismo año hace su primer viaje a París y entra en contacto con al alta costura de Dior y Balenciaga.

En 1954, Manuel Pertegaz empezó a ser conocido a nivel internacional cuando presentó sus colecciones en Nueva York, Boston, Atlanta y Filadelfia junto a Valentino, Pierre Cardin y Pierre Balmain.

Sus creaciones enamoraron a las damas americanas de la alta sociedad y a los expertos en moda, quieren decidieron otorgarle el 'Oscar de la Costura' de la Universidad de Harvard.

En 1960, este turolense de nacimiento y catalán de adopción, abandera la alta costura española y se consagra junto a Valentino y Pierre Cardin, con quienes asiste en México a la primera Gala de la Moda Europea.

La década de los sesenta fue su época gloriosa, de gran productividad y gran reconocimiento. Alrededor de quinientas personas trabajaban bajo el paraguas Pertegaz en Madrid y Barcelona, pero lamentablemente llegó la crisis de la alta costura y el diseñador no tuvo mas remedio que subastar el material de sus talleres.

En 1992 presentó su última colección. Desde ese momento, Pertegaz se refugio en su taller de alta costura haciendo trajes de novia y vestidos de fiesta especiales, exquisitos y únicos.

La historia de la moda se ha encargado de tildar sus diseños de atemporales, pequeñas joyas gracias a que el creador supo armonizar su particular estilo clásico con las últimas tendencias de la moda.

El diseñador vivió por para su trabajó hasta bien cumplidos los noventa años. Comenzó haciendo prendas simples muy bien estructuradas y luego fue evolucionando hacia un estilo más personal y colorido.

Cuando se le preguntaba por los diseñadores españoles decía: "les deseo que tengan pasión y que esta la vuelquen haciendo lo que les gusta. Lo importante de la costura es hacerla y que luego se la pongan las mujeres".

Sobre la situación actual del diseño dijo que nunca establece comparaciones, aunque reconoció que la alta costura sufre una crisis debido a sus costes y a la situación social.

Hay una gran libertad en el vestir, se va como se quiere y nadie se asombra", expresó.

Entre los galardones recibidos a lo largo de su carrera destacan el Premio Nacional de Diseño de Moda.

jrr

Comentarios

Lo que pasa en la red