Mauricio Islas regresa más salvaje en la telenovela 'Las Bravo'

El actor retoma la imagen de “chico malo” que al público le atrae, en la telenovela que hoy llega a la pantalla y en la que comparte créditos con Edith González y Saúl Lisazo

COMPARTIR 
18/08/2014 06:22 Eva Díaz Moreno
“Leonardo (su personaje) no cree en el amor, su móvil es la venganza y eso lo va a pagar caro.” Mauricio Islas, actor

CIUDAD DE MÉXICO, 18 de agosto.- Más delgado, con una imagen dura, rebelde, solitaria, moviéndose con agilidad, con escenas de acción y montado en su propia moto, es como Mauricio Islas retoma la imagen de chico malo que le ha redituado tanto éxito a lo largo de 22 años de carrera, ahora vía Las Bravo, telenovela que se estrena hoy a las 20:00 horas y en la que comparte créditos con Edith González y Saúl Lisazo.

Estoy encantado porque vuelvo a interpretar a un personaje salvaje, rebelde, me encanta, además tiene muy buena aceptación con la gente y espero que este no sea la excepción. El bad boy tiene su encanto, además lo complemento con el dolor que tiene este personaje, lo que hace una combinación explosiva”, comentó a Excélsior.

Islas se preocupó por cada detalle de este nuevo rol a tal grado que es una extensión del propio actor.

A Leonardo (su personaje), lo fui creando con cosas mías, llevé chamarras, cinturones, le puse anillos míos, collares, cada cosa tiene un significado, trae muchas calaveras porque para él la muerte es algo muy fuerte. Lo fui haciendo más cómodo y afín a mí, de hecho la moto que usa es la mía, porque quise que el personaje fuera muy orgánico”, explicó con detalle.

Y aunque ahora muestra una imagen ágil y esbelta que hace relacionarlo a roles de antaño, para el actor fue precisamente lo más complicado que ha tenido que realizar en esta nueva producción.

Fueron seis meses de grabaciones y el reto más fuerte para mí fue mantenerme en el peso. Me costó mucho bajar y es que hice otros personajes que necesitaba estar más pesado. En teatro, Panorama en el puente, así fue; en la telenovela Cielo rojo igual, en Mismo destino bajé un poco, pero este rol en particular tiene que ser un hombre ágil, que se mueve rápido, solitario. Mantener el peso fue lo más complicado, pero encontré una cosa maravillosa que fue cenar atún”, compartió entre sonrisas.

Otra situación a la que tuvo que enfrentarse fue a grabar completamente la historia antes de estrenarla, es decir, no tuvo la oportunidad de rectificar detalles que no le hayan gustado, situación que lo tiene un tanto ansioso.

“No estoy acostumbrado, a mí me gusta trabajar pegado al aire, que si algo no funciona se pueda cambiar inmediatamente, pero es la nueva fórmula que se está manejando en la empresa y nos sumamos al proyecto y vamos a ver el resultado con la gente”, dijo.

“Lo bueno es que tuve tiempo para meterme a clases de box porque tiene mucha acción. El Vampiro Canadiense me ayudó mucho en la creación de Leonardo, en la cuestión física”, ahondó.

Repiten mancuerna

Para la televisora del Ajusco,  Mauricio Islas no es un protagonista más, sino el más importante con el que cuentan hasta el momento, esto se debe a la confianza que existe en ambas partes.

Hemos hecho una buena mancuerna desde hace cuatro años y medios. Tengo con la empresa excelentes proyectos. Le han apostado, han creído en mi trabajo y de mi parte tienen la misma respuesta. Creo en los proyectos de Azteca y cada vez que me han pedido algo aquí estoy y estaré porque somos un equipo muy padre, además son los que me abrieron las puertas cuando regresé a México y eso siempre se los voy a agradecer”, comentó.

Y repetir pareja con Edith González es otro de los atractivos que tiene esta trama. De hecho por la amistad que tiene con la rubia es que entiende y apoya el hecho de que en escenas candentes eche mano de una doble.

“Con Edith me llevo increíble ya trabajé con ella en Cielo rojo, hicimos una gira de teatro, ya cruzamos los foros, es decir tenemos una gran amistad, me llevo muy bien con su marido. Ahora bien, si con el uso de una doble en las escenas candentes respeta a su familia, la verdad es que se lo aplaudo porque es una manera inteligente de cuidar a su hija, a su marido y de mí siempre va a tener el apoyo incondicional”, expresó.

Esta trama que es un remake de Las Vega’s, historia chilena que gira en torno a una familia de mujeres que al morir el patriarca, (hijas y esposa) se enteran de la doble vida del fallecido. Heredan un antro y una deuda millonaria, así que la única forma de salir adelante es administrar el lugar, aunque con reformas, pues la atracción son strippers, hombres que bailan para entretener a las mujeres.

Por supuesto, habrá un triángulo amoroso y el personaje de Edith González tendrá que elegir entre su apuesto cantinero (Islas) o el emblemático abogado Enrique Vázquez, interpretado por Saúl Lisazo.

Lo que me gusta es que Edith tendrá que escoger entre dos amores. No se trata de buenos o malos, es cuestión de seres humanos, de personas y de pasados que es lo que conformará el presente y es lo que va a hacer que ella tome decisiones”, adelantó.

Drama, amor, comedia y pinceladas de realidad es lo que según Islas tendrá este nuevo proyecto.

“En la actualidad hay negocios de todo tipo, se toca el narcotráfico de una manera muy sutil, no es el tema de la historia, pero tiene mucho que ver porque mi personaje es el que está involucrado en ese asunto”, refirió.

Del teatro y otros negocios

Finalmente y como ya está completamente grabada esta historia, el actor compartió con Excélsior sus proyectos profesionales.

“Quiero hacer teatro, pero será para octubre.
Espero que mi película, El entrenador  ya vea la luz el próximo año que es lo que está más atorado. Ya abrí una cantina en Playa del Carmen, se llama La 38. Lo de la empresa de redes sociales está creciendo mucho, el Twitter y Facebook son plataformas muy importantes con las que se pueden hacer campañas, ya hice la de Tortugas Ninja, Transformers, hasta de políticos, es un campo muy bueno para la publicidad. Los tacos de Mau los cerré, estoy buscando un local más grande”, concluyó.

 

Comentarios

Lo que pasa en la red