Imagine Dragons es parte del relevo generacional

En su tercer día de actividades, el Firefly Music Festival conjugó el talento de propuestas emergentes con figuras consolidadas como Beck

COMPARTIR 
22/06/2014 19:00 Luis Felipe Castañeda / Enviado / Fotos: Especial

DOVER, Delaware, 22 de junio.- De pronto la edad no es un límite que valga. El festival no entiende de fronteras generacionales y ofrece a todos, sin distinción, la posibilidad de vivir la magia de un grupo, nuevo, viejo o a medio andar. 

Exige, eso sí, que quienes se aventuren en su territorio lo hagan con la certeza de que no habrá pretexto válido, que una vez ahí se habrá de dejar atrás la incertidumbre generacional para abrazar las propuestas desconocidas y aquellas de largo recorrido.

Sucedió en la tercera edición del Firefly Music Festival, encuentro en el que bandas como Imagine Dragons y Kaiser Chiefs competían con leyendas como Beck o Outkast. El resultado dejó como único vencedor al público: 70 mil personas según datos de los organizadores.

Kaiser Chiefs, en plena promoción de Education, Education, Education & War, su más reciente disco de estudio, pusieron el toque bailable de la jornada. Los ingleses echaron mano de todo su arsenal para que todos los que estuvieran a su alrededor se entregaran al baile.

Ricky Wilson, el cantante, capturó a la audiencia con temas como Everyday I Love You Less and Less, Never Miss a Beat, Coming Home, Ruby y I Predict a Riot, entre otras,

El suyo fue un concierto en el que no era posible permanecer impávido, había que contagiarse del ánimo encendido que la banda proyectaba sobre la gente. Una hora parecía poco, la gente pedía más, pero la agenda dictaba otra cosa. 

Era momento de correr, de atravesar un mar de gente para ir al extremo opuesto del festival para ser testigos de la actuación de Imagine Dragons, una de las bandas del momento, que hizo honor al momento que vive, pues congregó a miles.

Los originarios de Las Vegas se mantuvieron fieles a la fórmula que les ha funcionado, canciones pop, de corte pegajoso y una intensa presentación en vivo. Las percusiones como aliados invaluable daban otra dimensión a cada uno de los temas que interpretaron.

Sonaron, por supuesto, los sencillos más exitosos de Night Visions (2012), su único material de estudio, y con ellos miles, jóvenes adolescentes y adultos, bailaron de principio a fin.

Fallen, Tiptoe, Battle Cry e It’s Time se escucharon en el primer tramo del concierto que dejó lo mejor, lo más esperado por sus fans, para el final.

El momento llegó con Demons y On Top of the World, dos de las consentidas de la gente, que fueron coreadas de principio a fin. Para finalizar Imagine Dragons tocó Radioactive, acompañado por los músicos de Cage The Elephant que acababan de terminar su actuación en el escenario contiguo.

Después, y como si aquello se tratara de una competencia de obstáculos, había que regresar, enfrentar de nueva cuenta a miles, para ser capaz de llegar al concierto de Beck, el legendario músico que visitará México por primera vez en octubre próximo, como parte del cartel del festival Corona Capital.

El veterano, con la tranquilidad que le daba la experiencia, se bastó de sus canciones para enloquecer a la multitud. Beck es un showman, capaz de mezclar el poder de sus canciones con el evidente carisma que presume sobre el escenario.
Baila, juguetea con el público y bromea con los músicos que lo acompañan. Lo hace con gracia mientras suenan sus éxitos como Devil’s Haircut, Black Tambourine o Loser.

El de California conoce el oficio y explota con eficacia los momentos de la noche. Arenga al público, les ofrece una divertida interpretación de Billie Jean, de Michael Jackson y los invita a vivir la música.

El público que lo ha acompañado le celebra todo. Lo despide en medio de una fuerte ovación luego de que los últimos acordes de Blue Moon y Where It’s At señalaban el final de su presentación.

El concierto de Outkast representaba el fin de la maratónica jornada sabatina. Con Andre 3000 y Big Boi terminaban los conciertos del día, así que en sus manos quedaba la responsabilidad de una despedida cabal con lo que se había vivido durante 12 horas antes.

No decepcionaron. Sus canciones conectaron de inmediato con el público que había saturado los alrededores del escenario principal. Todos querían ser parte de la presentación que significaba una continuación del reencuentro oficial del grupo luego de su paso por el festival Coachella en abril pasado.

El baile contagió a todos. Canciones como B.O.B., Gasoline Dreams, Rosa Parks y Ms. Jackson convirtieron en una fiesta la zona.

Fueron casi dos horas que se vivieron como si hubieran sido unos minutos. Sin pausa, sin concesiones, los raperos conquistaron con otras canciones como Hey Ya!, Elevators (Me & You), Roses y The Whole World con la que finalmente dieron el cerrojazo definitivo a la noche.

Ayer, en su último día de actividades, el festival contaba con un elenco en el que figuraban nombres como The Lumineers, Jack Jonhson, Weezer, Jake Bugg y Ziggy Marley, entre otros.

cmd

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red