'Life Ball', una gala que trasciende al ritmo de Ricky Martin

Desde hace 22 años la capital austriaca es sede de uno de los eventos más importantes del mundo en la lucha contra el sida

COMPARTIR 
01/06/2014 08:11 Reuters

VIENA, 1 de junio.— El cantante Ricky Martin junto con la ganadora de Eurovisión, Conchita Wurst encabezaron la noche de ayer en Viena la gala benéfica de sida, Life Ball —la más grande en Europa—, además de contar con invitados como el ex presidente de Estados Unidos, Bill Clinton, la actriz Lindsay Lohan, Ke$ha, la actriz Marcia Cross y la diseñadora Vivienne Westwood.

El Life Ball, realizado en el Ayuntamiento de la capital austriaca es, desde hace 22 años, una de las galas benéficas más importantes del mundo en la lucha contra el sida, y en la que se celebra la vida, la tolerancia y donde a la fecha se han logrado recaudar más de 20 millones de euros para proyectos de apoyo a los pacientes de sida convirtiéndose en una cita esencial en la lucha contra esta enfermedad y los prejuicios que aún la rodean.

Ojalá que un evento como este se pueda celebrar en todos los países, donde la organización es impecable, dijo Ricky Martin, “pero lo más importante es el mensaje a la tolerancia, a la igualdad, a la educación.

Ricky Martin aseguró que la gala fue muy divertida y “una gran fiesta”, añadió.

El cantante subió al escenario frente al Ayuntamiento de Viena para interpretar su tema Vida, dentro de la fiesta que desde hace 21 años recauda fondos para proyectos contra el sida, al tiempo que hace frente a los prejuicios que rodean aún a esta enfermedad. Martin creó hace una década una fundación dedicada a proteger los derechos de los niños, especialmente de la trata de personas, explicó que ha conocido a muchos menores que se infectaron de VIH al ser forzados a ejercer la prostitución.

La gala en Austria, donde se había disfrutado la victoria de Conchita Wurst a inicios de mayo,  ha dado la imagen, aunque sea temporal, de un semillero de tolerancia.

Los trajes provocativos fueron una constante así que los organizadores calificaron los atuendos para ver quién podría ganar una entrada a mitad de precio a la gala en Viena, de la cual normalmente son distribuidos por la lotería y tienen un costo de 160 euros.

Me siento mal vestido”, bromeó Clinton, ataviado en un traje convencional de noche, durante el discurso de apertura.

El Life Ball recaudó alrededor de 2.4 millones de euros el año pasado, la mayor cantidad donada por la iniciativa de acceso a la salud de Clinton ( Health Access Initiative), la cual se encarga de brindar tratamiento y reducir las infecciones de niños con VIH. (Con información de EFE)

 

CONCHITA ALZA LA VOZ

La cantante austriaca Conchita Wurst, ganadora del festival de Eurovisión, ha denunciado que se está “retrasando”la igualdad de derechos de los homosexuales e insistió en que su triunfo en dicho evento musical alimenta la tolerancia y el respeto.

”No entiendo por qué aún no se ha producido la igualdad absoluta y por qué está tardando tanto”, señaló Wurst, el alter ego artístico del cantante Tom Neuwirth en declaraciones a la radio pública austriaca ORF.

La barbuda cantante aseguró que está impaciente y que no necesita ningún debate político en su país, “sino una decisión”.

Tras el triunfo en Eurovisión, Conchita Wurst ha sido elevada a la categoría de heroína nacional y ha sido felicitada como tal por el Gobierno, los medios e incluso la Iglesia católica de Austria.

“Si hay gente que está obligada ahora a ser tolerante hacia afuera, sin quizás ni siquiera serlo, no es para mí, por supuesto, el mejor resultado final pero sí un gran paso en la dirección correcta”, analizó.

Conchita Wurst insistió en separar el personaje con la persona.

“Cuando quiero público y atención es Conchita, y si no es Tom”, explicó.

Relacionadas

Comentarios