Enrique Iglesias seduce al DF

Ante un Auditorio Nacional a su máxima capacidad, el cantante español realizó su primer concierto en la capital y, a pesar de las deficiencias vocales, conquistó al público

COMPARTIR 
30/05/2014 05:50 Fabiola Ávila

CIUDAD DE MÉXICO, 30 de mayo.- La espera se hacía eterna. Casi diez mil personas aguardaban a que Enrique Iglesias saliera al escenario para presentar el primero de dos conciertos en el Auditorio Nacional de la Ciudad de México.

Quince minutos después de las 21:00 horas, el español apareció enfundado en una entallada playera negra que resaltaba su abdomen, jeans y botas oscuros y su clásica gorra, a ritmo de Tonight, uno de sus más recientes éxitos.

Acompañado por siete músicos y una corista, el hijo de Julio Iglesias logró prender a la audiencia, conformada en su mayoría por mujeres, poniéndolas a gritar y a bailar, y hasta perder los estribos cuando hacia algunos de sus sensuales movimientos.

I Like How it Feels de su nuevo disco Sex + Love fue el siguiente tema, que puso de pie a la audiencia, mientras él improvisaba algunos pasos en el escenario.

“¡Quiero verlos bailar, México!”, dijo.

Si bien la calidad vocal del también compositor no era la mejor, eso no impidió que sus seguidoras disfrutaran de todos y cada uno de los temas que entonó, como No me digas que no y Bailamos.

La euforia se desató desde los primeros minutos de la noche, a tal punto que apenas en la cuarta canción Enrique ya traía dos brasieres en la mano.

Sin embargo, el cantante decidió bajarle a la intensidad de la velada con un set de temas románticos, para lo cual preparó algunas bebidas ante la mirada expectante de sus fans.

Cuando me enamoro fue con el que inició esta parte del show, en el que el novio de Ana Kournikova pidió las palmas y la voz de la gente, que lo acompañó en esta parte de su gira Sex + Love World Tour 2014.

“Hace ocho años que  Descemer (Bueno) y yo nos conocimos. ¡Cómo pasa el tiempo! Descemer vas a viajar por todo el mundo, porque creo en su música, pero siempre te vas a acordar de esta noche. ¡No hay fans como los de México! ¡La lealtad, el amor y el cariño, son insuperables!”, dijo a modo de bienvenida para después entonar El perdedor, que en su versión original interpreta junto a Marco Antonio Solís.

Un caballito con lo que parecía ser tequila le dio valor para volver a interpretar los temas que lo dieron a conocer a mediados de los 90.

“Vamos a regresar a 1995”, dijo para entonar Por amarte, que volvió locas a sus fanáticas que corearon y ovacionaron la canción.

La emoción de las fans era tal, que los más de 30 elementos de seguridad que custodiaban el escenario, tuvieron que apoyarse en una valla extra, ya que las enardecidas jovencitas buscaban el contacto con su ídolo.

El romanticismo característico de Enrique seguía. A ritmo de Loco, acompañado por su corista, el español derritió a más de una, mientras que al interpretar Lloro por ti desafinó, hecho que no importó a nadie, ya que el cantante dejaba su carisma en el escenario.

La segunda parte del show comenzaba y Enrique abandonó la playera negra para quedar únicamente con una camiseta blanca que dejaba sus musculosos brazos al descubierto.

Be With You fue la siguiente canción, en la que su propia emoción estuvo a punto de poner en jaque a los guardias que resguardaban la valla, ya que estuvo a punto de brincarla, sin embargo, la mirada suplicante de uno de los guardias lo hizo desistir, ya que las fans comenzaban a abalanzarse.

Brincos y baile de sus admiradoras fueron los elementos que adornaron la interpretación de I’m Freak, tema en el que Enrique optó por quedarse en la rampa que estaba en medio del recinto para así estar cerca de sus seguidoras sin arriesgarlas.

Sin embargo, Enrique quería más cerca a sus fans y, por ello, puso nuevamente en aprietos a los de seguridad al acercarse al extremo del balcón izquierdo y pedirle a todas las chicas que se acercaran a él. Incluso el custodio a cargo de la zona fue objeto de una de sus bromas, ya que le quitó los lentes y se los puso para saludar a las chicas, quienes ni tardas ni perezosas, arrasaron con la seguridad.

La adrenalina subía y aunque Enrique se despidió por primera vez, las fans no abandonaban sus posiciones y fueron recompensadas con Bailando, mismo que interpretó de nueva cuenta al lado de Descemer Bueno, con quién mostró gran química en el escenario del Coloso de Reforma.

La noche casi llegaba a su fin y Enrique se volvió a poner romántico y, de en medio del recinto, salió con una hoodie negra para cantar Nunca te olvidaré en un pequeño templete, especialmente dispuesto para la ocasión.

El final estaba cerca, pero Enrique no dudó en mostrar su amor por México, por lo que se arrodilló en su templete y besó el escenario.

La noche parecía finalizar en medio de un festín de luces y ritmos cargados de energía, así como de pelotas blancas grabadas con las iniciales del artista, quien volvió a arrodillarse emocionado por la calidez del público y el tema I Like It, así como una gran ovación.

Pero fue gracias a los gritos de las fans que el español volvió al escenario y compartió con ellas algunas canciones de sus inicios, como Dónde están y Experiencia religiosa.

“Muchas gracias, hace calor, ¿verdad? A todos, una gran historia se escribió esta noche y de todo corazón, muchas gracias. Parece que fue ayer 1995; increíble cómo pasan los años. Hoy estoy en el lugar en el que comenzó todo, los tengo aquí esta noche. Ya sé que me repito mucho, pero gracias, muchas gracias. Toda la gente que tenga penas, olvidarlas esta noche, que la pasen bien”, dijo a modo de despedida.

Los temas

  • Tonight.
  • I Like How it Feels.
  • No me digas que no.
  • Bailando.
  • Cuando me enamoro.
  • El perdedor.
  • Por amarte.
  • Loco.
  • Lloro por ti.
  • Be with You.
  • I’m a Freak.
  • Escape.
  • Bailando.
  • Nunca te olvidaré.
  • I Like It.
  • Donde están / Si tú te vas.

Video Recomendado

Comentarios

Lo que pasa en la red