Final de 'Mad Men' a la vista para Matthew Weiner

El creador de la serie Matthew Weiner ya piensa en un desenlace para la séptima temporada 'que permanezca por siempre en el recuerdo de los televidentes'

COMPARTIR 
08/04/2014 15:16 AP / Fotos: Especial

NUEVA YORK, 8 de abril.- El inminente final de Mad Men está en boca de los seguidores y el creador de la serie Matthew Weiner está determinado a darles lo mejor de sí.

Su meta, dice, es no golpear al público con una gran toma de despedida, sino con algo ligeramente más profundo: "dejar a los personajes en un lugar que permanezca por siempre en el recuerdo de los televidentes".

Weiner ha dicho muchas veces que desde hace varios años se ha hecho una idea de lo que debe ser ese "final adecuado".

Pero acabar con una serie de TV va en contra de los principios de la persona a cargo, dice, la persona cuya labor primordial es mantener la serie viva y bien, semana tras semana.

Aun para un veterano de la TV como Weiner (quien fue escritor y productor de Los Soprano y de la serie de comedia Becker), la tarea de darle fin a Mad Men es "algo completamente antitético, un ejercicio que está fuera de mi campo de experiencia".

Los espectadores recordarán que al final de la temporada pasada, que abarcó el tempestuoso año de 1968, Don Draper (el astro de la serie Jon Hamm) quedó en confusión. Había sido marginado por su agencia de publicidad tras sufrir un colapso durante una reunión con un cliente. Su amada esposa, Megan (Jessica Pare), lo dejó al ver otra de muchas promesas sin cumplir.

La década de 1960 ha sido dura para Don. Como un hombre que años antes asumió la identidad de otro, ha moldeado su sentido de autonomía, y su carrera, en base a modelos culturales que parecen cada vez más obsoletos.

El carismático Don está cayendo en picada al llegar a la edad mediana, pasando a ser rápidamente un viejo verde en una era obsesionada por la juventud.

Pero Weiner no le ve de ese modo.

"Ha habido una constante afirmación de que Don está desfasado, de que para 1968 su estilo publicitario no funciona. Yo nunca he sentido eso", dice Weiner. "Lo que sí siento, particularmente la temporada pasada, es que la sociedad lo alcanzó. Los asuntos de identidad alcanzaron a la sociedad, lo que hizo la sociedad más parecida a Don. Él nunca ha estado menos desfasado".

"El mundo está cambiando", añadió el creativo. "Esa era la intención original de la serie. Y el cambio hace que todo el mundo se sienta fuera de lugar".

De hecho, ha habido señales de que Don, agobiado por un doloroso reconocimiento, se prepara para tomar medidas correctivas.

La temporada pasada, el hombre que al principio guardaba ferozmente su pasado se sinceró con sus tres hijos: se paró con ellos frente al antiguo depósito donde él, nacido Dick Whitman, creció en un orfanato.

-¿Cómo se retomará el tema en la nueva temporada?

-Como de costumbre, Weiner se aseguró de acompañar el adelanto que compartió con críticos de TV con un listado de detalles que no deben divulgarse: cosas como cuándo sucede y qué pasa con el trabajo y la vida privada de Don.

- ¿Qué, entonces, se puede revelar?

- Que el episodio, escritor por Weiner, es altamente gratificante. Que el reparto (que también incluye a Elisabeth Moss, John Slattery, Vincent Kartheiser, Christina Hendricks y Aaron Staton) sigue siendo formidable. Y que la serie parece encaminada con confianza hacia su fin.

cmd

Comentarios

Lo que pasa en la red