Impactante final de ‘Las trampas del deseo’

Luego de las escenas de la muerte de su personaje, Diego Soldano se refugió en el budismo para recuperar la calma

COMPARTIR 
05/04/2014 02:11 Eva Díaz Moreno

CIUDAD DE MÉXICO, 5 de abril .- Traficar con personas, tener la sangre fría para empuñar un arma, eliminar a quien le estorbe además de introducir a jóvenes en la prostitución  fueron algunas de las características del papel que hizo Diego Soldano en Las trampas del deseo, teleserie que terminó ayer por Cadenatres.

Sin embargo, para el actor implicó una serie de conflictos emocionales, particularmente la secuencia de la muerte de su personaje,  en la que definitivamente al terminar tuvo que recurrir a técnicas especificas para recuperar su tranquilidad.

“En esas escenas de acción, de tiros, de sangre y violencia física, me quedé como muy cargado de adrenalina. Al final sí tengo un sentimiento feo, entonces recurrí a las meditación budista, para conectarme con la calma, porque me quedó una sensación desagradable y la verdad fue muy desgastante”, comentó.

Pese a estos inconvenientes, para Soldano participar en esta teleserie fue un acierto en su carrera.

“Hacer un villano con mucha intensidad fue algo increíble, fue un privilegio estar en Las trampas del deseo”, comentó emocionado.

En cuanto a la grabación de su muerte, el argentino explicó que fue un trabajo muy arduo pero que bien valió la pena con los resultados que se vieron en pantalla.

“Las escenas de acción son tardadas porque se cuidan todos los detalles, con movimientos muy precisos. Además se debe estar   concentrado, porque son escenas fuertes que demandan mucho de lo físico y lo emocional”, aseguró.

“Grabamos toda la noche, desde la tarde hasta las seis de la mañana. Con  esta secuencia terminamos el proyecto. Todo fue muy movido. Fue una noche muy intensa”, recordó.

 

 

 

Comentarios

Lo que pasa en la red