Llegaron a Madrid los restos mortales de Paco de Lucía

Sus restos llegaron este viernes a España, donde la muerte del guitarrista ha causado una gran pena entre sus admiradores

COMPARTIR 
01/03/2014 02:09 EFE

MADRID, España, 1 de marzo.- La palabra, de pesar y de alabanza “al músico más importante y querido de los siglos XX y XXI” ha sustituido en la última “gira” de Paco de Lucía al rasgueo de su guitarra, que sólo se ha escuchado en los minutos finales a su paso por el Auditorio Nacional.

Cancún, Newark, Madrid y Algeciras son las ciudades que en poco menos de 48 horas debe cubrir su comitiva fúnebre para llegar a su destino: la tumba de sus padres, en el cementerio de su localidad natal, Algeciras (Cádiz), donde será enterrado.

“Buen viaje, papá”, deseaban en su corona sus tres hijos mayores, Curro, Casilda y Lucía para el trayecto que ya sólo sus restos harán.

Y mientras los adultos penaban por su ausencia, el pequeño de sus vástagos, Diego, de 7 años, con el que jugaba el pasado martes al futbol en la mexicana Playa del Carmen cuando notó los síntomas del infarto que acabó con él, se afanaba en recoger las flores que muchos de los cinco mil admiradores, que han pasado por el Auditorio entre las dos y las cinco y media, dejaban al borde del escenario.

Del Príncipe al ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert; de la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, a la delegada del Gobierno, Cristina Cifuentes; de Alejandro Sanz a José Mercé, de Pepe Habichuela a Rosario, del más humilde de los aficionados a su luthier, todos han coincidido en manifestar un cariño y una admiración inmensa por uno de los artistas “más universales”.

“Todas las gitanas están llorando hoy su muerte”, aseguró  Rosario. Sus compañeros han querido dejar por escrito su admiración en dos banderolas, convencidos de que era el guitarrista “más importante y querido de los siglos XX y XXI”.

Un hombre, dicen, “bueno, tímido y divertido; genio indiscutible, sabio, pionero... embajador del arte flamenco”.

Relacionadas

Comentarios