Santifican el teatro con el musical 'Godspell'

El elenco de 'Godspell', musical basado en parábolas bíblicas, visitó por primera vez el recinto que ocuparán

COMPARTIR 
15/02/2014 05:30 Nancy Méndez C.

CIUDAD DE MÉXICO, 15 de febrero.- La compañía del musical Godspell está de estreno. José Ron, Ana Victoria, Alex Sirvent y Óscar Schwebel, así como el resto de los actores y bailarines que forman parte de este montaje, entraron por primera vez al lugar que será su casa: el Teatro Milán, un nuevo espacio escénico, propiedad de los actores Mariana Garza y Pablo Perroni.

El momento fue emocionante. Por fuera, la marquesina expuesta anuncia la obra dirigida por Lorenza Maza y producida por Juan Torres, Guillermo Wiechers y Freddy Ortega a estrenarse el 7 de marzo. Por dentro, un telón de Godspell se ve al fondo del escenario.

Algunos se conmovieron, hubo rostros de sorpresa, pero sobre todo sonrisas que se multiplicaron al pisar, por primera vez, la duela del teatro recién reconstruido, que estuvo en el abandono durante 28 años debido a las afectaciones que sufrió por el terremoto de 1985 en la Ciudad de México.

Ahora todo es nuevo y el Milán recibió a la compañía con un olor a arena, a paredes recién pintadas, a plástico proveniente de la envoltura que envuelve a las butacas nuevas, y a trabajo constante de obreros y creativos que aún afinan los detalles del edificio ubicado en la esquina de Lucerna y Milán, en la colonia Juárez.

“Nos da muchísimo gusto tenerlos. Estamos seguros que va a ser un exitazo. Saben que esto es un sueño hecho realidad, es amor y no ponerse a ver obstáculos, sino posibilidades. Así le llamamos a este lugar: ‘el teatro del sí se puede’. Así que todo lo que quieran, pídanlo y se hará lo imposible para que lo tengan.

Sabemos lo que representa estar arriba del escenario y que a uno le pasan cosas en el estómago y en la cabeza. Hablamos el mismo idioma, admiramos su trabajo y nos vamos a encargar de que Godspell sea el éxito que tiene que ser para que la gente lo vea. Somos un equipo, bienvenidos y muchas gracias por unirse a esto. ¡Estamos haciendo historia! ¡Disfrútenlo!”, expresó Mariana Garza en símbolo de bienvenida y entonces iniciaron los ensayos.

Un viaje musical

La compañía de Godspell salió del Teatro Rafael Solana, en Coyoacán, en un camión directo a su nuevo hogar de ensayos y de próximas funciones, el Teatro Milán, ubicado a unos pasos del entronque con las avenidas Insurgentes y Paseo de la Reforma.

El trayecto, al que Excélsior tuvo acceso, fue una fiesta de amigos, sin distinciones de ningún tipo, en la que también estuvieron invitados los productores.

Hubo baile, canto, bromas, gritos, una energía desbordada en una mañana joven, previa a las horas de preparación que les esperaban aún. “Sentimos emoción, nervio, ansiedad por estar en el nuevo teatro.

Sabemos que esto es algo muy especial no nada más para nosotros, sino también para la gente de este recinto.

Hoy en día, la industria del teatro está bastante golpeada, así que estrenar uno en nuestro país es muy valiente. Además vamos a crecer como personas cuando comuniquemos lo que queremos gracias a esta obra”, expresó Óscar Schwebel, también integrante del grupo OV7.

Godspell, que los productores montaron en Broadway en 2011, aborda la historia de un grupo de hombres y mujeres, quienes con distintas posturas filosóficas y estilos de vida, tienen problemas de comunicación. De pronto, aparece Jesús quien a través de sus parábolas los invita a experimentar vivencias como el amor al prójimo, el perdón y la humildad, hasta que se presenta una revelación.

José Ron interpretará a Jesús. El actor habló pausado acerca de este personaje, que no sólo implica gozo y responsabilidad, sino también conmoción y controversia.

“A todos nos han llegado de una manera muy especial los textos de la obra. Te conmueve y te toca el corazón. Realmente crear esta atmósfera es un regalo del cielo. Todos estamos aquí por algo, no es una casualidad, y compartir esto con estos actores es lo mejor que me pudo haber pasado.

Es una responsabilidad hacer teatro musical, no es nada sencillo, pero más allá de eso trato siempre de vivir y poner mi corazón y mi alma. Este es un regalazo que hay que disfrutar para llevarle un mensaje al público”, destacó Ron.

Urbano, más que religioso

Ana Victoria, después de bailar en el camión y tras calificar de valientes a Perroni y Garza por el esfuerzo del nuevo recinto, señaló que Godspell es un musical que transforma y que más allá de cualquier religión habla de la esencia de las parábolas de Jesús en un concepto urbano.

La obra profundiza los temas a un punto en el que realmente entiendes lo que vas a crear. Es un punto de trabajo muy interesante, porque te da muchas herramientas. Esperemos comunicar el mensaje y que conmueva el corazón de la gente, porque se habla de las leyes divinas, que están en común con cualquier filosofía, creencia y ser, en un recordatorio cool, es muy urbano”, dijo la hija de los cantantes Amanda Miguel y Diego Verdaguer.

Alex Sirvent acotó: “En este teatro, de 260 butacas, será como si la gente estuviera arriba del escenario, porque van a estar muy cerca. Tratamos de desmenuzar el mensaje, mismo que a través de los años se transforma, así que partimos de la raíz del mismo y lo hemos entendido. Nos ha tomado tiempo explorarlo, pero queremos sembrar esa semilla en los corazones de las personas que vayan a verlo”.

El salón de ensayos abrió sus puertas a Godspell, musical creado por John-Michael Tebelak y Stephen Schwartz, que durante 12 horas se prepara diariamente para su debut el 7 de marzo en una calle que, desde el punto de vista de los productores, en unos años se convertirá en un corredor teatral, pues a tan sólo una cuadra se ubica el Teatro El Milagro, de Daniel Giménez Cacho, y del otro lado de la avenida Paseo de la Reforma, el Teatro Arlequín, en espera de remodelación.

hch

Comparte esta entrada

Relacionadas

Comentarios