Difunden imágenes de los supuestos 'dealers' de Philip Seymour Hoffman

Tres hombres y una mujer están relacionados con el caso por la muerte del actor Philip Seymour Hoffman

COMPARTIR 
07/02/2014 14:38 Agencias

Se dio a conocer que los agentes que investigan la muerte del actor encontraron el número de teléfono del actor en los móviles de tres de los presuntos traficantes

CIUDAD DE MÉXICO, 7 de febrero.- La Policía de Nueva York detuvo el miércoles a cuatro personas sospechosas de haber vendido al actor Philip Seymour Hoffman la heroína que le causó la muerte el pasado fin de semana, y ahora se difunden imágenes de los sospechosos de distribuirle.

Los agentes encontraron 350 dosis de esta droga en tres apartamentos de un edificio del Bajo Manhattan, el número 302 de la calle Mott, donde tuvieron lugar los arrestos, según las fuentes.

Los cuatro sospechosos, tres hombres y una mujer, están siendo interrogados sobre el suceso en las dependencias policiales.

Estas detenciones se enmarcan en la investigación de la muerte de Hoffman el pasado fin de semana por una supuesta sobredosis de heroína en su apartamento del West Village, a solo un kilómetro y medio (una milla) del edificio donde la Policía detuvo a cuatro personas que presuntamente le vendieron la droga.

Los procesados

 

Robert Vineberg, Juliana Luchkiw y Max Rosenblum fueron inculpados en una corte con cargos de posesión de drogas. Tres de los cuatro detenidos por estar vinculados a la muerte de Philip Seymour Hoffman, fueron procesados en una corte con cargos de drogas.

El cabecilla del grupo Robert Vineberg, a quien las autoridades describieron como a un músico relacionado con la industria del entretenimiento que vendió drogas a Hoffman, se declaró no culpable de posesión de heroína con la intención de vender.

Juliana Luchkiw –quien se declaró no culpable y dijo no conocer a Hoffman– y Max Rosenblum no están acusados de posesión de heroína, aunque sí les acusaron de un cargo a cada uno por posesión de cocaína.

Y finalmente el que se libró de cargos por falta de pruebas fue Thomas Cushman.

La hijastra de Vineberg, Christina Soto, admitió al diario New York Post que su padrastro es traficante de drogas, pero  que no vendió la heroína que mató al famoso intérprete.

 

pdg

Relacionadas

Comentarios