Pussy Riot y Madonna cierran filas contra Putin en Nueva York

Las integrantes del grupo punk ruso y la estrella del pop exigen la liberación de los opositores al Kremlin detenidos en su país

COMPARTIR 
06/02/2014 07:32 Reuters / Fotos: Reuters

NUEVA YORK, 6 de febrero.- Dos integrantes de la banda rusa de música punk Pussy Riot aparecieron en un escenario de Nueva York ayer para exigir la liberación de los opositores al Kremlin detenidos en su país en momentos en que Rusia se prepara para iniciar los Juegos Olímpicos de Invierno en Sochi.

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha apostado su reputación en los Juegos de Sochi. Sin embargo, Rusia ha estado bajo presión por parte de activistas de derechos humanos en los meses previos a los Juegos por su intolerancia a la disidencia política y una ley aprobada el año pasado que prohíbe la promoción de la homosexualidad entre los menores.

"Exigimos una Rusia libre y una Rusia sin Putin", dijo la integrante de Pussy Riot, Nadezhda Tolokonnikova, después de ser presentada por la estrella del pop Madonna en el concierto de Amnistía Internacional Bringing Human Rights Home.

El caso de Pussy Riot ha provocado una protesta mundial.

Y el rock no tuvo la culpa

En el 2012, Tolokonnikova, de 24 años, y Maria Alyokhina, de 25, fueron declaradas culpables de vandalismo motivado por odio religioso después de llevar a cabo una protesta en la mayor catedral ortodoxa de Moscú, donde pidieron a la Virgen María que libere a Rusia del presidente Putin.

Después de casi dos años tras las rejas, el mandatario les concedió una amnistía en diciembre.

Antes de hablar en el concierto, la pareja se reunió con la embajadora de Estados Unidos ante Naciones Unidas, Samantha Power para discutir las tendencias "inquietantes" en Rusia, lo que provocó una réplica del enviado de Moscú ante la ONU.

En el concierto, la pareja trató de llamar la atención sobre el destino de ocho manifestantes rusos que serán sentenciados a finales de este mes después de haber sido acusados de desórdenes públicos en una protesta del 2012 contra Putin.

El rock levanta la voz

Aunque Pussy Riot no actuó, la cantante de R&B Lauryn Hill, Blondie, y los grupos de rock alternativo Imagine Dragons y Cake se presentaron en el concierto en el Barclays Center de Brooklyn.

"De muchas maneras Pussy Riot simboliza el espíritu de lo que Amnistía significa, que es que tomamos la injusticia como algo personal y le decimos la verdad al poder", dijo Salil Shetty, secretario general de Amnistía Internacional, en una conferencia de prensa antes del concierto.

"No queremos que nadie se deje engañar por lo que está ocurriendo antes de los Juegos Olímpicos de Sochi", agregó.

En la misma conferencia de prensa, Alyokhina dijo que no se arrepentía de la actuación que la llevó a la cárcel y declaró que no había duda de que iba a seguir viviendo en Rusia.

"Queremos decirle: 'Váyase'", dijo refiriéndose a Putin.

Tolokonnikova y Alyokhina también negaron los rumores sobre la desaparición de Pussy Riot.

"Cualquiera puede ser Pussy Riot. Sólo tiene que ponerse una máscara y organizar un acto de protesta en su país", dijo Alyokhina. "Sólo somos dos personas que pasaron dos años en la cárcel por participar en una acción de protesta de Pussy Riot", agregó.

cmd

Comentarios

Lo que pasa en la red